MIGUEL MIRAMÓN Y CONCEPCIÓN LOMBARDO

Desde que México se inicio como país independiente, Uno de Crímenes que gobiernos, Iglesia e “historiadores” deshonestos han cometido: falta de exposición de la verdad, solo la verdad y nada más que la verdad.

Según los intereses de los distintos sistemas que nos han gobernado, se propalan acontecimientos vergonzosos disfrazados como hazañas para que aunados a la falta de un auténtico programa de EDUCACIÓN DE CALIDAD MASIVA que derive en una real CONCIENCIA DE NACIONALIDAD, los mexicanos persistamos en la obscuridad. Se exhiben intentonas independentistas antes de la llegada de Don Agustín de Iturbide que bien debieran causarnos vergüenza y tristeza. Igual una “Revolución Mexicana” que nunca fue, pero que sirvió solo de estandarte al Partido Revolucionario Institucional, PRI, para justificar su perpetuidad en el poder por más de 70 años.

Miguel Miramón llegó a ser el más joven presidente de México contra su voluntad. Casó con una extraordinaria mujer llamada Concepción Lombardo. Cometieron dos pecados: ser profundamente católicos y nacionalistas. El primero, fue el séptimo “niño héroe” que defendió su escuela en el Castillo de Chapultepec ante una de tantas invasiones norteamericanas. Cuando a aquellos se les rinde homenaje, a Miramón no se le menciona.

Don Miguel ascendió muy rápidamente en su carrera militar. Era uno más entre el ochenta por ciento de la población mexicana, conservador y rebelde a la prepotencia juarista. Por lo mismo se entregó a luchar en contra de las intenciones de aquel traidor cuando a cambio de su apoyo ofreció a USA parte de nuestro territorio nacional. Tampoco comulgó con la invasión francesa, al punto que cuando Napoleón III lo invitó a unirse a las fuerzas galas, éste rechazó tajantemente el ofrecimiento. Cometió un gravísimo error por defender la ciudad de México, lo que lo llevó a descuidar Veracruz a donde Juárez ya había arribado para que se firmara el indigno Tratado Mclane-Ocampo que puso en peligro después de Santa Anna, una buena parte adicional de nuestro territorio respecto del cual ya se había perdido el 53%.

Después de renunciar a la presidencia y ante el acoso de los norteamericanos, se fue a refugiar a Europa con su familia viviendo en la miseria en razón de no estar de acuerdo tampoco con la propuesta que un grupo de mexicanos encabezados por Juan Nepomuceno Almonte, hijo bastardo de José María Morelos, significada en la solicitud a Napoleón III para que en México se constituyera un imperio a la postre encabezado por Maximiliano de Habsburgo. O sea, que Miramón veía por su patria y no por cualquiera de los invasores.

Ya en el poder Maximiliano, y observando Miramón desde lejos la debacle que Juárez estaba causando a nuestra nación, y encontrando además que Maximiliano era más justo y liberal que el “benemérito”, decidió apoyar al primero después de ser abandonado por los franceses y no obstante eso haber decidido en lugar de retornar a Austria, continuar defendiendo a la que llamaba su auténtica patria.

Al retornar a México y a sabiendas de él y de su esposa que eso le costaría la vida, Miramón trató de hacerle ver a Juárez lo mal que estaban las cosas y hasta se ofreció a ayudarle. Don Benito jamás se decidió a conversar ni con Miramón y menos con Maximiliano quien hasta le había propuesto la realización de un plebiscito que se comprometía a respetar por sus resultados. Terminaron encarcelados en Queretaro Maximiliano, Miramón y Mejía y luego fusilados en el Cerro de las Campanas. El pueblo jamás perdonó dicha acción por parte de Juárez.

Y bueno, una desgracia más consecuente de la ambición de un hombre de origen indigena que en el fondo se avergonzaba de sus raíces.

@ap_penalosa

A LOS MEXICANOS QUE ADOLECEN DE MEMORIA

A mí no me gusta López Obrador. Me parece un hombre falso, oportunista, soberbio, deshonesto y manipulador.

Creo que su capacidad de liderazgo deriva de una enfermedad conocida como esquizofrenia. Quienes la padecen tienen mucha facilidad para mover a las masas, máxime en el caso de aquellas que forman parte de una clase media baja y por lo mismo carecen de educación. Tristemente la mayoría de nuestros compatriotas.

Hitler era un gran líder, pero a su interior sufría muchísimo porque era víctima de complejos de persecución. Veía fantasmas por todas partes y de ahí su urgencia de formar una raza pura aria, al margen de la amenaza de tantas otras sociedades que cuestionaban sus intenciones expansionistas y absolutistas.

Se dice que de muy joven, López Obrador vivió la desgracia de matar a un hermano suyo. Eso no lo sé. Pero de ser así, supongo que de ahí le derivaron los tantos miedos que ahora refleja: los complots, el “innombrable”, las “Mafias en el Poder”, etc. Lo imagino a esa edad presionado y cuestionado por su propia familia, sociedad y autoridad. Debe haber sido muy duro para él. Lo malo de todo esto es que tantos problemas en su interior lo convirtieron seguramente en un ser agresivo, a la defensiva y seguramente con afanes de venganza. Sus temores e inseguridades rayan en el extremo. No sabe escuchar, es impositivo e impulsivo. Su falta de humildad y prepotencia hacen que los que lo rodean solo sean gentes mediocres e inmorales. Las gentes que razonan no gustan de acercarse a él.

Tampoco sabe perder. Es revanchista y pese a lo que sea, no se detiene a pensar que sus movimientos derivados de su rencor pueden llevar a muchos miles pobrecitos que lo siguen a caer en calamidades. Muchos taxistas, empleados de hoteles, de restaurantes, afanadoras, etc., perdieron sus trabajos cuando su necedad de bloquear El Zócalo, 5 de Mayo, Av. Juárez y Reforma. Creo que del total de personas que votaron por este hombre en el 2006, no más del treinta por ciento lo volvieron a hacer. Ya se vió su situación en 2012. En mi opinión, el Señor López Obrador está acabado. Pero después de esto, le vendrá lo más duro: quedará inmerso en la soledad. Me temo que la misma, combinada con su soberbia lo llevará a extremos muy dramáticos. No me lo imagino a solas en su recámara por las noches observando un noticiero. Seguramente cada vez que aparecía la figura del presidente Calderon y sabiendo que a sesenta días de las elecciones del 2006 tenía a su favor una diferencia del 16 por ciento de la votación, sintió rabia hacia sí mismo. Por sus culpas todo se vino en su contra ¡Cuánto le costó el “cállate chachalaca” o el no participar en uno de los debates ¡Vaya hombre! Quién sabe qué futuro le espere.

Vean ahora sus última actitud: no obstante luego de formar un nuevo partido político, MORENA, que finalmente aunado a los demás engrosa y en mucho los emolumentos que finalmente salen de los bolsillos de los mexicanos, hoy día la mayoría víctimas de una crisis económica brutal debido a la pésima administración presidencial encabezada por EPN a más de una corrupción cada vez más escandalosa; ahora resulta que pretenda el “peje” inconformarse y hasta atacar la postulación de candidatos independientes. Me pregunto ¿ahora qué existe en la materia gris maquiavélica del cerebro de AMLO? ¿Esa es la democracia que según él tanto resalta y promueve? ¿Qué hace la pandilla de MORENA con los millones de pesos que cada mes recibe de la Comisión Nacional Electoral? Todas estas, desafortunadamente preguntas sin respuesta y mientras tanto una buena fracción de los votantes mexicanos metida en el futbol sentados frente a su televisor y haciendo ronda con sus comparsas y el resto de la familia.

México 2018, fecha cercana a un nuevo circo desgastado, apestoso, con tribunas a punto de desmoronarse y leones y tigres chimuelos por lo viejos y mal comidos.

@ap_penalosa

EVOCACIONES

Sentí oportuno publicar nuevamente este articulo, porque creo nos permite a los viejos recordar lo que fue un país pujante y próspero. Igual nos brinda la oportunidad de comentarlo con los jóvenes de hoy, al fin los dueños del futuro de nuestra nación.

Cuando era niño, de doce años, mi padre me regaló algo que me hizo muy feliz y que todavía conservo: una cámara fotográfica marca Kodak. Con ella saqué tantas y tantas fotografías que fui guardando y que ahora forman parte del álbum de mis recuerdos. Algunas me hacen reír, otras me ponen muy melancólico porque aparecen personajes que ya no están. Mis padres, abuelos, tíos, amigos, maestros, compañeros de la escuela… ¡uf! bendita cámara. Tantas imágenes me hacen regresar a las épocas de un México que fue para mí maravilloso. Tranquilo, su capital fastuosa, segura, sana, pequeña en comparación con la actual. Cualquier rincón de nuestra patria, rico o humilde, recibía a sus visitantes con cordialidad y generosidad. La nación crecía y se desarrollaba a gran escala. La educación a nivel pública como privada nos permitía competir con cualquier otro país del orbe. México era una nación en franco crecimiento y se exhibía con enorme potencial para departir con las naciones de más prestigio. Éramos muy ricos en materia agrícola. Nuestras exportaciones de granos, frutas, legumbres, hortalizas, etc. nos hacían resaltar no obstante la competencia que en aquellas épocas USA o la Unión Soviética significaban. Gozábamos del respeto y admiración de todo el planeta.

Un mal día arribó a la presidencia un pésimo presidente. Se llama Luis Echeverría Álvarez, quien todavía sobrevive. A partir de su gestión, nuestra patria inició el camino del derrumbe. Lo siguieron algunos otros buenos presidentes menos los tres últimos: dos del Partido Acción Nacional, PAN, otro más del Partido Revolucionario Institucional, PRI, que se encargaron de seguir dando al traste con lo poco que iba quedando. No nos actualizamos, la economía llegó a descansar principalmente en el petróleo, el cual por cierto cada día se agota más. Acabó con la industria de los fertilizantes, las aseguradoras agrícolas, los fabricantes de semillas mejoradas, de insecticidas y parasiticidas. También hizo pedazos el sistema de aseguramiento y financiamiento al campo. Todo un desastre. A más de eso, tanto campesino frustrado, supuso que solo las grandes capitales podrían darle solución a sus problemas y con ello vinieron las cada día mayores concentraciones poblacionales en los medios urbanos que hacen que los mismos se ahoguen más en medio del desempleo, la economía subterránea (vendedores ambulantes, si bien nos va), delincuencia, violencia, corrupción, insalubridad, drogadicción, etc.

Recuerdo antes de la época de aquel orangután, que cualquier turista extranjero que nos venía a visitar, regresaba a su país triste porque el tiempo le había resultado muy corto como para terminar de extasiarse de ese México maravilloso. Se prometía regresar cuanto antes.

Me enteré que la empresa Eastman Kodak se declaró en suspensión de pagos. No supo ponerse al día. Si mi cámara se descompone ya no sé quien la podrá arreglar. Creo que la soberbia y la ineficiencia de sus directivos causaron ese desastre. Me preguntó ¿pasará nuevamente lo mismo con mi país, si el nuevo presidente no toma la riendas como debe de ser…?

@ap_penalosa

LA AMNISTÍA QUE PRETENDE AMLO

Tomado del diccionario:

AMNISTÍA: Perdón de penas decretado por el Estado como medida excepcional para todos los presos condenados por determinados tipos de delitos, generalmente políticos.

EJEMPLO: “aquel año se proclamó una amnistía para todos los presos políticos, a excepción de los inculpados por delitos de sangre”.

Anoto lo anterior con objeto de enseñar, corregir o aclarar el significado de una palabra que pocas personas conocen: “amnistía”, misma que hoy en día está en la boca de muchas personas empezando por la de Andrés Manuel López Obrador, quien con su vocabulario dominguero lo único que provoca es confusión.

En el marco de la campaña como aspirante a la presidencia de México abanderado por el partido político bautizado como MORENA, dicho individuo como es costumbre, pretende sacarse un as de la manga a efecto de llamar la atención y que le signifique el apoyo de tantos ignorantes que finalmente le sumen votos en la próxima elección presidencial para el sexenio 2018-2024.

Tristemente México en los últimos 11 años se ha visto bañado de sangre derivado de la torpeza de gobiernos que solo nos han aportado inseguridad, corrupción, drogadicción y muchos males más. Las cárceles del país no se dan abasto a falta de espacios para mantener encerrados a tantos delincuentes que a miles de hogares han enlutado, víctimas de una inaudita violencia que cada día crece más. De ahí entonces mi pregunta ¿Le podría estar claro a AMLO que defender y perdonar a tanta basura, eso significaría poner a la sociedad al borde del infierno…?

¿Y qué pensarán los mexicanos que ya no vieron regresar a su hogar a sus seres queridos, en razón de haber sido secuestrados y luego asesinados en el marco de un entorno que apesta a podredumbre a falta de la capacidad gubernamental necesaria que propicie confianza y paz…?

Definitivamente no entiendo qué pasa por el cerebro de AMLO. Me da la impresión que está saturado de aserrín. Se necesita ser muy imbécil y por demás atrevido tratar de obtener votos a partir de un populismo que solo denota ausencia de capacidad para pensar. Ahora por tercera vez el tipo inicia con un alto nivel de popularidad, misma que a lo largo de los meses de campaña seguramente se irá reduciendo paulatinamente hasta el punto que sus contrincantes lo rebasen debido a ser un individuo de poco alcance, como muchos atletas mediocres que no se entrenaron lo suficiente para estar en condiciones de ganar.

Me viene a la mente un pasaje en la vida de Don Porfirio Díaz estando a punto de abordar el barco que lo llevaría a su destierro a Francia. Comentaba con uno de sus amigos a la vista del desorden que se vivía en el país, resultado de una pseudo revolución abortada encabezada por Francisco I. Madero que al poco tiempo fracasó: “ya soltaron a los tigres, ahora habrá que verse cómo los regresan a sus jaulas…”. Y si, ahora de alguna manera pasaría algo similar con la estúpida declaración de AMLO seguramente los rufianes se sabrían perdonados y protegidos a sabiendas que el gobierno no solamente los pondría en libertad sino también les brindaría facilidades para abiertamente y con gran confianza seguir delinquiendo y con ello sumando cada día más desgracias muy difíciles de asimilar.

En lo personal considero que nuestra patria se encontraría al borde de un precipicio del cual le resultaría muy difícil salir en caso que ganara AMLO. Y si desgraciadamente así sucediera lo mejor sería que los miembros de su gabinete cuidaran de mantenerlo anestesiado.

@ap_penalosa

ELECCIONES EN MÉXICO 2018-2024 ¿PARTE AGUAS?

Hoy día nuestro país se encuentra en un momento crucial al cual nunca se había enfrentado. A partir del gobierno de Ávila Camacho en las décadas de los ‘40 y hasta Ernesto Zedillo quien culminara su periodo a finales del año 2000, la sociedad que conformamos veía y sentía las elecciones presidenciales como un capítulo repetitivo que los mexicanos observaban cada vez como un circo sexenal adicional a los que los espectadores ya estaban acostumbrados. A partir del nacimiento de PRI y a sabiendas que no tenía contrincante, los cambios de gobierno hacían sentir a los votantes interesados en política que no había algo más que hacer.

Actualmente el panorama es distinto. Con la salida de Zedillo enarbolando al PRI y luego la llegada de Vicente Fox avalado por el PAN, por primera vez en nuestra historia México tuvo la oportunidad de abrirse por primera ocasión a un espacio que diera cabida a la democracia. En mi opinión los dos gobiernos panistas encabezado por Vicente Fox y después seguido por un Felipe Calderón por demás ineficiente, solo dejaron un pésimo recuerdo que nos hizo ver que de nada sirve la democracia a falta de educación de calidad masiva que de por resultado conciencia de nación. Paralelamente por vez primera los grupos que se dicen ser de izquierda agrupados en el PRD y encabezados por Andrés Manuel López Obrador estuvieron muy cerca en el año 2006 de hacerse de la presidencia en un marco de desorden y violencia que en mucho dañó a nuestro país.

En el actual sexenio la situación se ve más complicada derivada de tantos tropiezos por la presencia de un presidente joven, inmaduro e incapaz para haber brindado un panorama de auténtico crecimiento, desarrollo, honestidad, seguridad y más a favor de la nación. Su nombre: Enrique Peña Nieto a mi juicio el peor enemigo del país y al interior de su propio partido, al punto que de su institución política, PRI, no se dio la existencia de un sucesor confiable. De ahí entonces la necesidad de buscar a un candidato ajeno a dicho partido de nombre José Antonio Meade, persona de la cual se dice que por su preparación, sensibilidad y honestidad podría sacar, en caso de ganar, al buey de la barranca, pero advirtiendo que si al día de hoy se llevaran a cabo las elecciones, muy probablemente el ganador por el nuevo partido político conocido como MORENA sería por mucho Andrés Manuel López Obrador.

Del resto de los partidos políticos potenciales, PAN, PRD, NUEVA ALIANZA, etc. y candidatos independientes, no sumamos uno y si en cambio representan una enorme erogación de dinero que bien nos hubiera podido servir para ayudar a tantas gentes afectadas por las inclemencias de la naturaleza y también para darle un respiro a las necesidades de la educación.

Y bueno, ahora habremos de ver qué sucede a lo largo de 6 meses reservados para campañas políticas de cada uno de los aspirantes deseosos de triunfar.

Tengo la impresión que en el corto plazo antes anotado, México será un hervidero que entre otras cosas requerirá una atención cada vez más urgente para dar cabida a todo aquello que de paso a la continuidad de un proceso que signifique la estabilidad necesaria en la cual descanse el día a día de un país urgido de crecer en un ámbito de paz, misma que de no existir, hará que nuestra nación caiga en un retroceso que tanto a nivel nacional como internacional seriamente nos podría afectar.

De pronto reflexionando he concluido que cualquier proceso electoral en todo el mundo, es como una especie de radiografía que permite observar para luego analizar el estado de salud de un paciente. Si el mismo está bien nutrido, fuerte y consciente de las prevenciones a las que se debe someter, vivirá con energías suficientes para hacer de su vida un buen camino a transitar. Si por el contrario la persona es desordenada, débil y enfermiza, el poco tiempo de su vida no será productivo y tendrá que afrontar sufrimientos difíciles de superar.

México es un paciente con salud muy limitada desde su nacimiento, 1821, que a lo largo de su devenir ha crecido denotando grandes malestares. Adolece de vacunas, como la educación, que no le permiten razonar con suficiente lucidez. Siempre ha sido presa de achaques que entre otras cosas afrentan a su personalidad y que derivan de la inexistencia de un criterio propio. A más de esto debemos de agregar que debido a su ignorancia a falta de suficientes conocimientos se deja llevar por la pasión y no por la convicción. Es triste decir pero debemos de reconocer que nuestra tasa de crecimiento poblacional está muy por encima de una oferta educativa que para efecto de una elección presidencial signifique la herramienta que nos lleve a estar libres y preparados.

Sea quien sea el próximo que nos vaya a gobernar, el porcentaje de los votantes con conocimientos y el buen criterio anotado se antojará ínfimo en comparación con los que lo hicieron manipulados por parte de aquellos que con una torta, un refresco o una despensa se aprovecharon de su miseria y todo lo demás que solo sabe a corrupción y politiquería.

La educación es un hábito que lleva mucho tiempo asimilarse. Se hace indispensable cada día que nuestra patria contenga una plataforma de calidad masiva que de por resultado una auténtica conciencia de nacionalidad. Pasarán muchos años para que ambas condiciones prevalezcan, pero lo importante es arrancar ya, a sabiendas que nuestros hijos, nietos y hasta bisnietos no serán testigos de aquel escenario. Pero mientras tanto con esfuerzo y paciencia algún día se podría alcanzar, lo cual es indispensable para estar situados en un mundo de primera.

@ap_penalosa

¡Y SI…! LAS CAMPAÑAS POR LA PRESIDENCIA ESTÁN A LA VUELTA

No sé si por falta de tiempo, inspiración o pereza, en las últimas semanas he dejado de escribir. El hecho es que hoy día en México el panorama relativo a la sucesión presidencial nos hace ver que los ciudadanos que están en edad para votar me da la impresión que se encuentran desinteresados, desilusionados, pasivos o fastidiados. Mientras décadas atrás, a la altura del mes de noviembre del año anterior a las elecciones, la gente denotaba enorme nerviosismo, espíritu de participación y determinación por apoyar a como fuera al candidato que a su gusto resultaría el mejor para gobernar a nuestro país.

En mi opinión lo anterior ahora es por mucho distinto debido a factores entre ellos la ausencia de auténticos líderes que por su comportamiento a lo largo de seis años o más hayan dejado una huella que los haga aparecer como finalmente una solución a desgracias que tienen al país atrapado como son los casos de corrupción, inseguridad, violencia, incapacidad y muchas calamidades más.

Si observamos al PRI ¡vaya que la tiene complicada! su historial reciente en la persona de Peña Nieto propicia a reflexionar o suponer que quien lo suceda será uno más del mismo club que en los últimos cinco años nos ha tenido puesta una soga al cuello muy difícil de quitarnos y además sin lastimar ¿Cuántos ciudadanos estarán dispuestos a aceptar que de dicho partido surja el sustituto de un inútil, ligero, con pésimos antecedentes y más desde que actuara antes como gobernador del Estado de México…? Se menciona ahora al Licenciado José Antonio Meade, actual Secretario de Hacienda, del cual se tiene una muy buena impresión. Habremos de agregar que ocupó el mismo cargo con Felipe Calderón Hinojosa quien surgió del PAN. A esta fecha y observando al resto de los integrantes del actual gabinete, yo solamente podría apostar por Meade pero advirtiendo que tendría que hacer grandes esfuerzos en su campaña para que resurja la confianza en favor del partido en cuestión, acción que siento tendrá que ser titánica y sin con ello asegurar un eventual triunfo.

Vayamos con el PAN, partido que tiene a sus peores enemigos a su interior, y que demuestra con sus conductas y actitudes una postura muy lejos de hacernos pensar que esté capaz para que de sus filas aparezca un candidato con sensibilidad, capacidad, honestidad y verdadera conciencia de nacionalidad. Adentro de su casa hoy solo se observan ansias de poder, de protagonismos y de un sin número de acciones propias de egoísmos y de mala fe. Resulta irónico pensar que luego de tantas décadas que llevaron por fin al PAN a triunfar, en tan solo los dos últimos sexenios que precedieron al actual, el partido en cuestión se haya convertido en un auténtico muladar. Me temo en conclusión que a este día el PAN está acabado y no tendrá qué hacer para competir para el próximo periodo presidencial.

Y bueno, ahora queda MORENA con López Obrador. Por supuesto que no comulgo con él pero me asusta ya no solo en razón de su persona sino también por tantos sinvergûenzas, mequetrefes (as) que se han aglutinado a su alrededor dispuestos a usar y aprovechar sus acciones populistas para engañar a la parte (mayoría) de un pueblo agobiado, ignorante y por ello inocente, sumando un altísimo porcentaje de población que bien podría llevar al poder a AMLO, situación que en caso de darse pondría peor las cosas en México más allá de lo que ahora están.

Respecto de los demás no hay mucho de qué hablar. A esta fecha si agregamos a los “independientes” y partidos “patito” llegaríamos a la conclusión de que es triste y peligrosa la situación actual de México.

Si a esta fecha se llevaran a cabo las elecciones presidenciales para el sexenio 2018-2024, pienso que el ganador y por mucho sería Andrés Manuel López Obrador quien ha sabido manejarse en términos de un muy bajo perfil y con eso en adición, mientras el PRI y el PAN no saben como salir del atolladero, MORENA ya desde hace un buen rato ha venido llevando a cabo una campaña a nivel nacional que suma varios años dando pie a los espectadores a tomar una decisión que en suma daría por resultado el arribo de una “izquierda” que por vez primera terminaría ubicándose en Los Pinos.

http://www.elfinanciero.com.mx/economia/incertidumbre-si-lopez-obrador-gana-presidencia-en-2018-fitch.html