Trump distrae a los mexicanos de los problemas que agobian a nuestro país

febrero 23rd, 2017

México se verá precisado a enfrentar en los próximos 2 años quizá los peores momentos de su historia

Nuestro país desde su nacimiento ha venido acarreando un sinnúmero de calamidades ya incrustadas profundamente en su cuerpo, al punto de estar cerca de conflictos que resultarán muy difíciles de solucionar en el transcurso del corto y mediano plazo. Más allá de su problemática derivada de lo que sucede en el plano internacional los desajustes en su interior hacen urgente una reorganización capaz de salvarlo de la debacle.

Ejemplos que podemos señalar: una falta de educación de calidad masiva, un campo abandonado y pobre, ausencia de conciencia de nacionalidad, patrioterismo y menosprecio a nuestras raíces. Pereza, abulia, desinterés por prosperar, cada día menos fuentes de trabajo frente a más demanda de las mismas derivadas de tantos deportados que tendremos que acoger. Extranjeros que aprovechan nuestra indiferencia. Pésimos gobiernos, sindicatos amafiados, corrupción, ignorancia, abuso y cinismo por parte de los gobernantes, etc. Todo lo antes anotado estará acumulado en un saco en paralelo a un próximo proceso electoral previsto para arrancar y terminar en los años 2017 y 2018.

Para EPN Trump ha venido a ser una válvula de escape. Antes de que el segundo fuera nominado, la nación ya estaba inmersa en el hartazgo. Las declaraciones hechas por el Secretario de la Defensa Nacional en términos de un no rotundo a la presencia de un ejercito en las calles a muchos nos pusieron a temblar. Sonaban como advertencia que en mi caso me hicieron hasta suponer el surgimiento de un posible golpe de estado militar.
Así las cosas a estas fechas no sé realmente qué nos pudiera deparar el destino en un marco en el cual se da un panorama a mi juicio en extremo negativo.

Está claro que la realidad en el caso de todos nuestros partidos políticos hace ver que adolecen de prestigio. Con Enrique Peña Nieto el PRI fue a dar al traste y es de esperar que solo los incautos volverían a votar por él. Por el lado del PAN a partir del año 2,000 todo resultó en fracaso y no cuenta con elementos capaces de reivindicarlo. Me preocupa seriamente MORENA con López Obrador al frente. Se ha sabido mantener discreto pero bien sabemos que en sus afanes está muy lejos él y los que lo integran de abrir un camino para un México mejor. Por el contario, seguramente sus acciones estarían orientadas a un populismo aberrante y demagogo. El PRD y los demás no atraen pero sí, sumados al PRI, al PAN y a MORENA todos en conjunto absorberán a manera de una esponja un dinero que debido a nuestras leyes electorales pasará a ser un desperdicio en detrimento de muchas otras urgencias que exhibe la nación. De ahí entonces mi pregunta: ¿Y por qué no dar paso a un camino a futuras elecciones que abra las puertas a personas preparadas y decentes dispuestas a trabajar a favor de un México que en relación a este tema es tan solo un basurero…?

Todo lo anotado suena fuerte. Propicia temor y enojo. Pero se hace necesario tomar conciencia de la realidad, reflexionar y luego plantearnos un qué hacer.

Nunca es tarde para empezar. Tampoco para limpiar la casa. De no hacerlo ya y mientras más tiempo nos tardemos, el trabajo a realizar demandará esfuerzos extraordinarios que en proporción a nuestras energías resultarán insuficientes.

Conclusión: tomar lección de nuestros errores, igual de nuestras indiferencias e impaciencia, actuar sin egoísmos y no hacer las cosas a cambio de solo beneficios inmediatos. Debemos regalarle al país el tiempo necesario pero trabajando fuerte en paralelo y sin esperar cosechas de sembradíos que nos aportarán frutos acorde al tiempo que implique su desarrollo.

@ap_penalosa

A falta de educación y nacionalismo México no impacta con sus manifestaciones

febrero 16th, 2017

La jornada en contra de Trump el domingo 12 de febrero no causó preocupación al norteamericano

Siempre he sostenido que quizá la mayor desgracia que vive México desde que nació en 1821, radica en que adolece de una plataforma de educación de calidad masiva que dé por resultado una verdadera conciencia de nacionalidad. Nuestro país sobrepasa en población de más de 100 millones de habitantes ubicados en un territorio, más no en una superficie que sume a una familia consciente de lo que significa el concepto patria. De ahí entonces la falta de vocación por crecer en todos los ámbitos cada día para dar paso a una nacionalidad fortalecida.

Haciendo un análisis de nuestra historia encontramos que muy pocas veces México ha sufrido calamidades que nos obliguen a mantenernos verdaderamente unidos en pos de metas que resulten favorables a toda la comunidad. Es propio de los mexicanos dar preferencia primero a sus intereses y poner en segundo término las urgencias de tantos compatriotas que demandan nuestra comprensión y ayuda.

Comparando nuestro devenir con el de muchos otros países poderosos o pobres, México denota que no sabe verdaderamente lo que significa invertir grandes esfuerzos y el término sufrir. Somos un país rico en recursos donde en general salvo excepciones prevalece la paz. Estamos beneficiados por todo tipo de recursos naturales, climas, desiertos, bosques, litorales, montañas, etc. a más de ser vecinos del país más poderoso del mundo como consumidor.

Son tantas nuestras riquezas y facilidad para alcanzarlas lo cual nos aleja de la capacidad para verdaderamente valorar. De ahí entonces que el ocio, la abulia, la falta de ambición, la resignación a sistemas gubernamentales ineptos, corruptos y propiciadores de muchos otros males, que hacen que México se ubique en medio de la mediocridad.

Por mi parte he sostenido que estoy totalmente en contra de Donald Trump, individuo que imagino causará enormes problemas en su propio país así como en muchos otros rincones del mundo. Pero dicho mal le podría resultar a México una buena oportunidad que lo lleve a recapacitar actuando con amor al trabajo, madurez, realismo y objetividad. Es tiempo para reflexionar, reaccionar y darnos cuenta que si nuestra nación se hubiera preparado para este tipo de contingencias no habría tenido que estar sufriendo el menosprecio, despotismo, abuso y tantas otras agresiones como las que ahora a mediano plazo por nuestra propia culpa nos esperan.

La verdadera independencia de los países se alcanza a base de grandes esfuerzos en común, con educación, con un uso responsable de sus recursos, con un auténtico sentido de nacionalismo, etc., todo eso proyectado en nuestro caso a largo plazo. Solo que condición sin equa non es arrancar no ya sino desde ayer.

Las manifestaciones que se llevaron a cabo el pasado domingo en la ciudad de México y en otros estados en contra de aquel gorila en nada nos benefician. Solo resultaron acciones en un país por demás disperso en términos culturales de grupos protagonistas y oportunistas con el único afán de ganar adeptos ignorantes que no saben a donde van y por qué.

Pregunto a los que me leen: ¿De verdad Ustedes creen que acciones como las referidas pudieran prosperar en un México en el cual la mayoría de su población adolece de una educación de calidad que a todos beneficie y de la cual emane un auténtico sentido de nacionalismo…?

Todo lo anterior lo dejo a su consideración.

@ap_penalosa

La madre de Donald Trump inmigrante

febrero 6th, 2017

Donald Trump tan fascista, y según él nacionalista, se olvida que es hijo de una inmigrante que trabajaba como doméstica.

Debemos reconocer que USA alcanzó su poder a base de grandes esfuerzos. Pero muchos norteamericanos olvidan, entre otros Trump, que la mayor parte de su población está constituida por inmigrantes.

Hispanos de todos los rincones de América Latina, europeos, asiáticos, musulmanes, otros de distintas religiones, etc. han coadyuvado con sus aportaciones en forma de trabajo y de dinero a favor del desenvolvimiento de un gigante falto de agradecimiento y envuelto por una nube de soberbia e ignorancia.

México luego de más de 300 años de sumisión a la corona española finalmente alcanzó su independencia en el año 1821 acorde a la firma de los Tratados de Córdoba firmados por Don Agustín de Iturbide en representación de nuestra nueva nación y con el aval de la corona española en la persona de Don Juan O’Donojú. Lo anterior nos hizo poseedores de un territorio excepcional sobrado de todo tipo de riquezas. Lo malo de lo anterior está en el hecho de que un buen número de sus habitantes sin la necesidad de grandes esfuerzos cuentan con todo tipo de satisfactores sin mediar los tantos sacrificios para obtenerlos en comparación con los que demandan otros países del orbe. De ahí entonces la pereza, abulia, la falta de educación de calidad masiva, etc. tristemente han entorpecido el alcance de una auténtica conciencia de nacionalidad.

Nuestro devenir hasta el día de hoy está salpicado de calamidades. La burguesía en la etapa de Iturbide inserta en nuestro primer congreso terminó desconociéndolo para después desterrarlo y finalmente ordenar asesinarlo. A partir de ese capítulo la actividad política del país hasta hoy en día ha resultado una sucesión de afanes personales, ansias de poder y la presencia de presidentes provisionales que en mucho han superado en número a los constitucionales.

Muerto Don Agustín y en orden de importancia, la llegada al poder de Antonio López de Santa Anna vino a resultar nefasta. Ya para entonces los yanquis denotaban un especial interés por nuestro territorio y eso aunado a la frivolidad del primero dio paso a una perdida de nuestro patrimonio en el orden de un 53%. O sea que a los que convivían en la alta sociedad y en el gobierno, dicha desgracia denotaba ser menos importante que su apetito por tantas concesiones personales a las que aspiraban tantos que se decían patriotas y nacionalistas. Mientras tanto en el terreno del campo la gente humilde e ignorante no tenía un camino para manifestarse.

Santa Anna es tan solo un ejemplo de una triste historia que a esta fecha sigue prevaleciendo. Podemos ir agregando conforme ha pasado el tiempo yo diría salvo excepciones a una pésima mayoría de presidentes que además de ineptos se han distinguido como sinvergüenzas, corruptos, cínicos y más como es el caso de Enrique Peña Nieto.

Muchos se preguntarán después de leer lo antes anotado: ¿eso qué tiene que ver con el actual fenómeno de los migrantes que ahora tanto sufren a consecuencia de su eventual deportación…? Yo pienso que mucho. Si los mexicanos desde un inicio hubiéramos podido imaginar la magnitud de la desgracia que tendremos que afrontar, nos habríamos preocupado por prever haciendo de lado ligerezas y de esa forma mandar a la chingada a Trump.

@ap_penalosa

Sin auténticos negociadores, EPN no podrá hacer que Trump dé marcha atrás

enero 31st, 2017

En el marco de su gabinete no existe gente capaz para derrotar a Donald Trump

México sigue pagando las consecuencias derivadas de su historia. Desde su nacimiento la falta de educación de calidad masiva siempre ha estado presente. A partir de 1821 surgida nuestra independencia no nos hemos preocupado por alcanzar un status de desarrollo para descansar en una cimentación que nos permita hacer frente a calamidades como las que ahora nos agobian. Irónicamente una buena parte del problema radica en el hecho de contar con un territorio que sin demandar mayores esfuerzos nos provee de todo. De ahí entonces la falta de planeación, la pereza, la ausencia de nacionalismo, la corrupción y más nos han colocado como presa fácil a favor de los poderosos.

Muchos millones de migrantes mexicanos están en riesgo de ser deportados por parte de USA a sabiendas de que la escases de oportunidades de trabajo crece y crecerá de manera geométrica. Debemos preguntarnos por qué esto suceda en nuestro país pudiendo hacer de su territorio terrenos productivos y de sus mares recursos explotables en el marco de la modernidad. Que sus paisajes inviten cada día a más turistas, que su petróleo sea sujeto en su totalidad de refinación. Creación de escuelas de calidad al alcance de un grueso de población en su mayoría joven, etc. Mientras lo antes anotado no sucede nuestra patria se seguirá exhibiendo como un gran cuerno de la abundancia pero cada día más en manos de extranjeros que saben valorar aquello que da la impresión de algo que es infinito.

A los mexicanos nos hace mucha falta ser objetivos y realistas. Descubrir y reconciliarnos con nuestro devenir. Enfrentar una verdad que nos han mantenido escondida. El fenómeno Trump es algo que venimos arrastrando a partir del momento en que nuestra patria nació. A lo largo de toda nuestra historia USA ha sido protagonista. Veamos
:
1. Posterior a la muerte de Iturbide hacedor de nuestra independencia, apareció Santa Anna quien puso en manos de los yanquis el 53% del total de nuestro territorio.

2. Arribó Juárez después para obtener de USA protección y apoyo en contra de los franceses. Actuó como usurpador, traidor (véase el Tratado McLane-Ocampo) y dictador ofreciendo a cambio el estado de Sonora, parte de la Baja California y el libre paso a lo largo de nuestra frontera al norte y también a lo largo del Istmo de Tehuantepec.

3. En la época del porfiriato Díaz procuró abrirse a otros países para así evitar comprometerse al extremo con los gringos ansiosos de nuestro petróleo y demás recursos naturales.

4. A partir del estallido revolucionario y hasta la aparición de Lázaro Cárdenas, mientras los mexicanos luchaban entre sí, los americanos se frotaban las manos junto con los ingleses ávidos de beneficiarse. Fue hasta 1938 cuando entró en vigor el artículo 27 de nuestra constitución defendiendo nuestros recursos naturales.

5. Después de 1938 y hasta hoy, USA ha participado activamente en la composición de los rompecabezas de los distintos gobiernos cuidando siempre de mantener a México como su patio de atrás.
En mi opinión lo que ahora pasa con México no es algo que nos deba sorprender y seguirá sucediendo en la medida en que nuestro país no se fortifique y cambie su visión preparándose con todo ahínco.

A mí no me asusta Trump. Siento que durará muy poco en el poder. Prefiero verlo como una oportunidad más a favor de México que abra el camino a una nueva organización.

Sobra decir además que de nuestro actual gobierno ya de por sí tan desacreditado, una vez más por nuestra ligereza, ignorancia y pereza podríamos llegar al extremo de una solución radical que se pudiera reflejar hasta en un golpe de estado.

Hoy no existe un terreno propicio que de paso a elecciones presidenciales como a lo largo de las últimas décadas hemos vivido.

@ap_penalosa

Y sí, dice el adagio: “por sus actos los conocerás…”

enero 22nd, 2017

Pensé que el discurso de campaña de Donald Trump habría sido distinto al que vomitó al asumir el cargo

Mesiánico, fascista, prepotente, amenazador, populista, fanfarrón, insensible, ignorante y más lució Donald Trump en la ceremonia prevista para que asumiera la posición como el presidente número 45 de USA. Seguramente no se percató que su público en comparación con el que cobijó en sus momentos a Barack Obama sería en extremo reducido. Conforme avanzaba el tiempo las televisoras exhibían un ambiente que hacía sentir que la fiesta estaba reservada solamente para unos cuantos. Estos serían principalmente los más allegados al nuevo mandatario.

Los reporteros de CNN en español cuidaban acercarse a entrevistar a jóvenes hispanos, mismos que por sus comentarios se notaban renuentes hacia la figura de Trump y nostálgicos a sabiendas del adiós a Obama. Y mientras el circo seguía adelante los medios fueron muy cautelosos tratando de restar importancia al hecho de que muy cerca del espacio para aquella fiesta un gran número de encargados de la seguridad rociaban con gas pimienta para controlar a un gran número de enfurecidos manifestantes.

Los muchos arrepentidos por haber votado a favor de Trump, hoy día tardíamente saben bien que sus votos sumados a los obtenidos por Hillary Clinton habrían llevado a esta última al triunfo. Pero bueno, así las cosas ya el “hubiera” no tiene razón de ser y mejor me concentro en una realidad que me hace ver y estremecer que el futuro de México ahora pende de solo 4 alfileres y 1 más que mencionaré al final de esta publicación.

1. Me temo que el tema relativo al capricho de la construcción del muro a lo largo de la frontera de USA con México y los costos resultantes ya es un hecho. Sobra decir que nuestro gobierno está a tal grado desprestigiado al punto de no contar con argumentos suficientes para hacer que las cosas cambien.

2. La continua devaluación de nuestra moneda con respecto al dólar seguirá avanzando en paralelo a la inflación. No sé de qué herramientas se pudiera hacer nuestro banco central a efecto de detener la fuga de capitales incluyendo aquellos que Trump está urgiendo a que regresen a su país, ej. la industria automotriz.

3. El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA) está amenazado de desaparecer. Pero aún en caso de que persista, México en las nuevas condiciones derivadas de las arbitrariedades de Trump será un socio muy débil como para seguir participando. Esto es que se reducirá su capacidad de oferta a precios competitivos y con ello se verá la misma seriamente menguada.

4. El número de inmigrantes que el nuevo gobierno de USA pretende deportar a nuestro país y que sumaría millones enfrentados a las escasas oportunidades de trabajo, se convierte en tema por demás candente. Salida de capitales igual a desempleo. Disminución de la demanda igual a menor producción, incremento del costo unitario de la misma y por tanto un serio aumento de los precios. Lo anterior conllevará una espiral inflacionaria que en las nuevas condiciones será muy difícil controlar. La falta de oportunidades de trabajo generará un ambiente dramático en el ámbito social determinante de una inseguridad a todas luces alarmante.

Existe hoy día un factor adicional de la triste realidad que nos embarga. Se llama un gobierno presidido por un gobernante incapaz, corrupto y al mismo tiempo indigno y que lleva por nombre Enrique Peña Nieto.

Me pregunto ¿qué futuro le espera a nuestra nación?

@ap_penalosa

La torpeza de Felipe Calderón al sacar al ejercito a las calles

enero 6th, 2017

Si le abrimos las puertas a un toro de lidia, con su tamaño, furia y fortaleza arrasará con todo

Hoy día México se encuentra inmerso en un cúmulo de calamidades. En el ámbito económico el triunfo de Donald Trump motiva temor, salida de capitales, especulación que puede propiciar una inflación incontrolable y más. Iniciamos el año observando la caída de un telón que nos hizo ver atónitos más mentiras del presidente Peña Nieto quien antes aseguró que la gasolina ya no volvería a subir de precio. También había prometido lo mismo en torno a la electricidad y el gas. Todo esto vino a ser un remate en contra de su popularidad que comparada con la de 5 presidentes que lo precedieron ha sido la más baja.

Lo peor de todo lo anterior se vino a significar en el hartazgo de un pueblo que empieza a dar señales de un camino a la violencia que en mi opinión de seguir avanzando vendría a significar cada vez más tragedias. Carreteras bloqueadas, invasión de estaciones de servicio, suspensión del tráfico de mercancías a lo largo del país, etc. Y mientras lo anterior comenzó a suceder las noticias anunciaban que con motivo de la navidad y el año nuevo diputados y senadores recibirían dos bonos: uno por 150 mil pesos y otro por 104 mil respectivamente. Véase así el cinismo de un gobierno incapaz, insensible y burlón que no obstante todo lo anotado pretende convencernos en el sentido de que las cosas van marchando bien.

Hace poco más de un mes el Secretario de Defensa del país hizo declaraciones a mí entender inauditas. Manifestó en forma clara y tajante que se hacía urgente que los miembros de las fuerzas armadas deberían regresar a sus cuarteles para continuar su vida de soldados y hacer responsables de la seguridad nacional solamente a las organizaciones policiacas. Esas declaraciones las hizo estando presente nuestro propio presidente, quien como es costumbre saliéndose de la tangente pretendió justificar sus acciones ante el militar con un discurso estúpido que una vez más dio por resultado exhibir su ignorancia, cobardía, demagogia y con todo ello su irresponsabilidad.

A mi parecer todo lo antes anotado me lleva a la conclusión de que nuestra nación se encuentra ya en la orilla. La veo como un barril de pólvora que en cualquier momento podría estallar lo cual resultaría muy triste y además dramático. Ver a un México moderno en el cual sus pobladores entre sí se mantienen enfrentados sería algo que nunca había sucedido aún con todo y otros descalabros.

Recuerdo la fecha 1 de diciembre de 2006. Felipe Calderón Hinojosa juró como presidente en el marco de un ambiente turbio y dividido. En esa fecha en su discurso de toma de protesta fue cuando cometió el error de convocar a las fuerzas armadas a fin de que las mismas combatieran a la delincuencia, esto es convertir a los soldados en policías. Lejos de que tal decisión diera buenos resultados por lo contrario el crimen organizado se incrementó notablemente. En la misma fecha pero del año 2012 Enrique Peña Nieto no solo no tomó conciencia de aquellos pésimos resultados, por el contrario, urgió a los militares a continuar con el mismo plan y vemos que al día de ahora la criminalidad lejos de decrecer ha aumentado considerablemente. Por mi parte entiendo la posición y argumentos del Secretario de Defensa, sin embargo me da la impresión que su discurso fue una advertencia al presidente y al país en el sentido de que la ruta que se está siguiendo podría dar por resultado hasta un golpe de estado. Así de grave.

Muy pronto sabremos qué pasará en nuestra patria en la cual 20 por ciento de gobernados son burócratas inútiles y un buen número de ellos además corruptos.

@ap_penalosa

¿Podría ser 2017 un parte aguas en el proceso de la historia…?

diciembre 30th, 2016

Las cosas no se ven bien para el año entrante. Cada rincón álgido en el mundo puede ser un detonador

Encuentro al año 2016 por demás dramático. Venezuela, Siria, USA, Rusia, el propio México y muchos otros países distribuidos en el orbe son apenas una muestra de lo mal que el mundo está. Estos nos hacen ver que en el año 2017 se pueden suscitar acontecimientos que dejarán una huella trascendente pero en nada positiva. Todavía no culmina 2016 y da la impresión que la humanidad se está preparando para enfrentar lo peor.
Luego del triunfo de Donald Trump quien todavía no toma oficialmente el mando sobre su país, en México empezamos a perfilarnos a enfrentar todo tipo de calamidades en parte derivadas de la actitud y personalidad de aquel hombre. En materia económica debido a la desconfianza y con ello a la especulación, nuestra moneda ha sufrido una devaluación que ha hecho que la inflación se torne muy difícil de controlar. A eso debemos agregar los pésimos resultados de un gobierno a mi juicio nefasto, inmoral, corrupto e ignorante del cual nada podemos esperar en el transcurso de sus todavía próximos dos años. Viene entonces luego a colación la pregunta ¿Y quién vendrá a gobernarnos después a la luz de la escasez de personas con vocación capaces y dispuestas para reacomodar las cosas…?

Hoy no existe en nuestra patria una auténtica organización política rica en miembros que la conformen y que den constancia de cualidades que nos permitan visualizar un panorama llamémosle ideal. En las cabezas y los conformantes de nuestros partidos políticos solo se observan actitudes megalómanas, pobres en materia de nacionalismo y que solo se expresan de manera visceral por supuesto con solo la intención de hacer fortunas indebidas.

Debemos reconocer que nuestras relaciones con USA son muy ambiguas y dependientes de la mentalidad de cada uno de los presidentes que en su momento han transitado por aquel país. Siento que Barack Obama denotó una gran visión exhibiéndose apoyador, respetuoso y con una magnífica disposición para colaborar también a favor de México.

Me causa angustia pensar en un año 2017 el cual todavía sin antes iniciar ya acusa la imagen de un panorama en varios sentidos a mi gusto siniestro. El proceso electoral en USA dejó entrever un futuro que nos puede hacer temblar y del cual México no está exento.

No somos un país autárquico que se pueda dar el lujo de vivir de solo sus propios recursos. Pero igual gozando de grandes riquezas no las sabemos explotar ni administrar. De ahí entonces nuestra dependencia respecto a un resto del mundo inmerso también en un continuo plano de ansiedad.

Sublimar significa convertir un impulso o un instinto en una actividad moral o intelectual de carácter superior. Pienso que dicha palabra la debemos memorizar los mexicanos y entenderla. Si bien las circunstancias por las que atravesamos son en mucho decepcionantes, también pueden ser una lección a efecto de que los mexicanos tomemos conciencia para así crecer. Estoy seguro que estando unidos podríamos aprender de nuestras desgracias para después superarlas y de esa manera madurar.

Somos un pueblo de alguna manera bendecido. A más de lo que nos da la naturaleza poseemos una mentalidad que nos hace disfrutar la vida, la cual comparada con las vivencias de otros que se saben poderosos es un remanso que muchos envidian y en el cual desearían vivir.

Aprovecho la oportunidad para desear a mis lectores un feliz año nuevo 2017 y que en el transcurso del mismo el termino “sublimar” no lo olviden y lo traigan en todo momento presente.

@ap_penalosa