Archive for 23/02/2012

El justo medio

23/02/2012

 

El justo medio

El concepto anotado simple y sencillamente implica el estar siempre en el mismo, para terminar ubicándose la persona lejos de los extremos de la existencia. Resulta brutal lo segundo. A mí me sucedió alguna vez y si no hubiera recibido la ayuda de terceros, seguramente, si siguiera “viviendo”, mi vida sería un infierno.

Luego, si por ventura logramos convencernos y colocarnos en ese espacio,  a veces resulta que no estamos satisfechos y pretendemos retornar aquello, resultado de que no hemos trabajado consistentemente. Los seres humanos y los animales en ocasiones somos tan estúpidos, que pretendemos suponer que aunque fuera en el extremo, éramos más felices y productivos, sin tomar conciencia de los grandes daños que por esa vivencia seguimos arrastrando. Nos aferramos, insistimos, imaginamos nuevas metas desde ese falso lugar y luego, ni hablar: al despeñadero ¿Se puede razonar y planear nuevas expectativas cuando las personas están enfrascadas en la necedad y no deciden, por difícil que sea, tomar el camino de nuevos rumbos? Por supuesto que no. En los extremos no existe la humildad, solo la soberbia y la sordera. Los extremos alejan a las personas del conocimiento de sí mismas y acaban derrotadas finalmente en la auto conmiseración, sin tomar en cuenta que mientras tanto pasó, pasó y pasó, un tiempo que ya no se recuperará.


A mí que tanto me gustó la equitación, un día tuve la oportunidad de cabalgar con “Mister Ed”, el único caballo que hablaba ¡¡je, je…!! Un día le pregunté por qué de su capricho al punto que de pronto caminaba como cansado, luego se lanzaba a un galope casi incontrolable y al final terminaba con un trote que hacía que mis pompas se lastimaran. Le pregunté “¿qué te pasa baboso?”  Me contestó: “es que no sé ni a dónde voy…”

México y un buen nùmero de personas casi nunca han estado en el justo medio. A veces porque no se lo permitían. Otras porque otros le señalaban que lo mejor eran los extremos. Cuando llegó a él, gentes taimadas le decían “salte de ahí”.  Muchos se decían organizar a nuestra nación desde el justo medio y resultaron los más extremistas que nuestra patria ha sufrido. En los dos últimos sexenios, nuestros gobernantes ni siquiera han sabido en qué punto se encuentran. Simplemente porque están locos y por lo mismo son ineptos, ególatras y ¡vaya que ineficientes! ¿Podríamos soñar en que un día nuestra patria alcance el justo medio? Creo que sí, hasta deberíamos hacerlo, a condición que asimilemos que ello implica un trabajo de muchas décadas en las que ya no estaremos presentes.

www.antoniopatriciopeñalosa.com

 

 

Diferencia entre propòsitos e ilusiones

22/02/2012

He conocido muchas personas que dicen tener ilusiones pero que están muy lejanas del propósito. Una cosa es que un niño se dé al gozo de la espera de Santa Claus y otra muy distinta es el que éste realmente exista. Y si ya mayor uno no se impone el reto de alcanzar lo que un ser imaginario no nos regalará, entonces se hará necesario trabajar en aras de alcanzar por sí mismo un objetivo. No es fácil, se requiere preparación, confianza en sus valores, buena ubicación y estar bien claros que existen muchos otros que nos superan, a veces por mucho. También se impone el ser constante y no perder el rumbo.

A lo largo de nuestra historia, muchos merolicos formaban parte de una especie de club llamado el “¡Ya van a ver que conmigo si…!” “Yo sí sacaré a México de la mediocridad”, “yo sí cambiaré el rumbo a umbrales que nos pongan como ejemplo”, “yo si haré que la economía derive en educación y agricultura…” Y mientras tanto, muchos de nosotros, “babotas”, gritando con euforia “¡Por fin, ahora sí!” Esto se intensificó a partir de Luis Echeverría Álvarez. Salvo Salinas de Gortari y aunque en menor medida Ernesto Zedillo quien finalmente nos abrió la puerta a la democracia, todos los demás ineptos y frívolos, ahora se turnan por ser presidentes, secretarios, tesoreros, etc. de ese club ridículo y estúpido de retirados que yo rebautizaría como “El Club de los Mentirosos y Cínicos”.


Ahora bien ¿quiénes son esas personas? Muy fácil, las mismas que como ciudadanos comunes y corrientes, antes de arribar a la política, hacían, o bien lo mismo de siempre a lo largo de muchos años porque según ellas no tenían otro remedio o, porque era tal su terror y desconfianza a su persona, al punto de no atreverse a escalar a otros estadios, no obstante sus verdaderas capacidades potenciales para ellas desconocidas o menospreciadas. Prefirieron el estatismo en medio de ambientes poco favorables.

A mí el escribir el Libro “La Patria que No Rumbo al 2012”, me hizo ver que existen muchos caminos a recorrer cuando se hacen bien las cosas. Pero ¡uf!, para que dicho manuscrito tenga éxito, tendré que tomar en cuenta que atrás de mí, existen muchos mejores que yo y que además se me adelantaron. Hoy, mi tristeza de ayer se convierte en alegría, me doy cuenta que a mis 64 años de edad, con salud, ilusiones y tantos que se interesan en mí, sigo teniendo grandes oportunidades en la vida ¡Qué sabio aquello de cerrar círculos y haber sabido tomar el consejo de quien me recomendó: ¡escriba!

www.antoniopatriciopeñalosa.com

 

 

 

Mèxico casado, viudo, amante

21/02/2012

México casado, viudo, amante…

A mí me pasa que cuando releo la historia de mí país, de pronto lo comparo con el de mujeres que he conocido. Han sido de todo, menos  lo que hubieran querido ser. México primero fue forzado a casarse o a vivir en amasiato por más de 300 años, con un hombre que a su vez tenía muchas hembras, España. De esa relación surgieron hijos como Hidalgo y Morelos, según ellos, ávidos de salvar a su progenitora de los yugos a la que era sometida. Pero éstos últimos eran más bien oportunistas y mesiánicos. Solo complicaron más las cosas y el resto de la familia terminó hecha añicos después de intentonas independentistas que lo único que causaron fueron masacres, muertes y más y más miseria.


Apareció por ahí un descendiente, Iturbide, que en forma madura y pacífica promovió que el divorcio quedara concluido y la patria encaminada a la paz y al desarrollo. Pero a su alrededor, otros pelafustanes interesados en una supuesta herencia o indemnización, hicieron al primero a un lado, lo asesinaron y le abrieron las puertas al más sagaz de todos: Santa Anna.

Luego apareció Juárez, hipócrita, traidor, vende patria como Santa Anna, y pretendió casar a México con USA, para que en esa forma se le adjudicara el título de hermano mayor. No tuvo escrúpulos en violar la Constitución del ’57, se eternizó en el poder, irónicamente basándose en el mismo documento, situación que sus más allegados le cuestionaban, al punto de exigirle su renuncia. De nada valió, el corazón de aquél también harto, prefirió dejar de latir y lo mandó a descansar. De entre otros crímenes juaristas, resalta la acción en contra de patriotas auténticos, incluyendo a Maximiliano, como lo fueron Don Miguel Miramón, su esposa, el General Mejía y muchos más. Todos ellos auténticos opositores a la Intervención Francesa.

Juárez dejó a México en bancarrota. Uno de los que fue su cercano aliado, Porfirio Díaz, finalmente alcanzó la presidencia, nos devolvió la paz y llevó a México a la escala internacional. Tuvo también como cualquier ser humano, defectos o enfermedades, en este caso la fiebre del poder. Después de su salida, México quedó inmerso en un prostíbulo que se llamó “La Revolución Mexicana”. Pasó por muchos aposentos, aunque no le gustaran, pero decía que a cambio de ello la patria se salvaría. Ni se salvó, empeoró y ya nuestra nación, según los que  inventaron el movimiento, pretendía exhibirse lista para escalar un nuevo peldaño que le significaría desde más alturas, mostrar su real vocación y ejemplo para el resto del mundo.

Apareció por fin Lázaro Cárdenas quien con todo realismo y valor puso las cosas en orden. Sin embargo algunos de los que lo sucedieron acabaron con su obra a base de corrupción, desatinos, incapacidad, fanfarronería y mediocridad. Esto principalmente a partir del año 2000, cuando por falta de educación no sabíamos ni siquiera lo que realmente significa democracia.

No faltan hombres y mujeres que al igual que México, siguen colaborando a favor del “no buen ser”. Siguen acorde a lo tradicional, resignados, apáticos y pensando que de un día a otro les caerá el maná del cielo. Mientras, habiendo qué comer, lo demás lo mandan a la basura. Y si de ese maná algo logramos tomar para nosotros, por insignificante que sea, como en el caso de nuestra historia ¡ahora sí nos sentimos lo máximo y os suponemos merecedore del premio de nuestro gran esfuerzo!

Sólo espero que mi página web haga que mi libro tome popularidad y me largo a Nueva York a seguir escribiendo. Aquí no faltarán quienes pretendan perseguirme.

www.antoniopatriciopeñalosa.com

 

Mi perro Góngolo descepcionado y borracho

19/02/2012

¡Ja, ja, ja y re ja….! Anoche regresé a casa y me encontré a mi perro ebrio hasta las chanclas ¡Ay sí!  según dice, tan cerca de la Reyna Isabel y la Reyna madre a las que asegura  asesora cuando le piden opinión respecto a las acciones de su Parlamento. Se exhibe como el más distinguido entre  los escoceses y hasta  irlandeses. En fin, estaba tiradote en el sofá, con las piernas abiertas dejando entrever sus calzones de pompones rojos, sus medias casi caidas al punto del zapato, su monóculo lleno de ceniza porque lo puso en el cenicero donde tira los desechos de su pipa y su gorra tan llena de escudos estaba convertida en almohada para uno de mis gatos. Escuchaba canciones interpretadas por Vicente Fernández y de pronto gritaba “¡échale Jalisco…!” Yo regresaba de mi círculo de escritores y venía de muy buen humor. Venenoso como soy le pregunté:  “Qué pasó mi Gongolín, te dejó plantada tu amante la holandesa?” Me contestó “¡no!, lo que pasa es que ya estoy harto de ver cómo los mexicanos usan twitter o cualquier red social. Solo “chidos”, “me cae”, «Yo soy 132″, López Obrador marica, el niño copetudo, la vieja babosa del Pan, etc.  Cero contenido que demuestre intelectualidad». Le dije entonces “bueno y por qué persistes en México?” Contestó inteligente y sagaz: “porque yo sí aprovecho y disfruto lo que Ustedes no valoran” Me senté junto a él y me serví una trago doble y busqué “México Lindo y Querido” interpretada por Jorge Negrete.

Gongolo antes de beber

Sabidurìa canina

17/02/2012

¿Qué pasará en México gane quien gane?

 

Pasará mucho y nada. Mucho, porque se acrecentará el número de pobladores aglutinados en las grandes ciudades sin trabajo, sin educación, alejados de un campo que les podría abrir las puertas si el sistema lo promoviera. También se acentuará la resignación y el ver correr de las aguas de los ríos sucias y malolientes. Si gana el PAN, la mediocridad, las mentiras, la corrupción, alcanzarán alturas ahora sí  escandalosas. A ese respecto continuará lo mismo de siempre a partir del 2000. Ahora bien, si gana el PRI, me temo que ese mucho seguirá vigente. El PRD no va a ganar, punto.


Esta mañana, en medio del frío en mi casa de Coyoacán que dicen que construyó Cortés y que por falta de un buen arquitecto es helada en el invierno, arribó mi perro Góngolo después de hacer sus ejercicios matinales en los Viveros con un amigo suyo Dálmata por demás simpático. Se acercó a observar esto que escribía mientras tomaba su té de todas las mañanas y ordenaba a su mayordomo el desayuno que apetecería. Se acercó al texto con su monóculo, lo leyó con calma y terminó sugiriéndome que saliera yo también a hacer deporte. Que me veía tenso y por demás negativo. Me propuso, dependiendo de mi plata, porque el muy desgraciado como buen escocés que es, la suya la guarda en sabe dónde; que nos fuéramos a disfrutar el sol y las cálidas temperaturas del Pacífico. Sacó su agenda e invitó a unas amigas para acompañarnos a tirarnos en playas nudistas bellísimas y solitarias “Anda me dijo, no pierdas el tiempo en escribir. Mejor espera a observar que lo que sucederá finalmente es tu segunda predicción, o sea NADA.”

Pinche perro. Terminó convenciéndome.

Gobiernos mexicanos ¿ignorantes o audaces?

15/02/2012

Ayer otro error de dedo y perdón. Escribí “plebicito” debiendo ser “plebiscito”.

El Pequeño Larousse Ilustrado Edición Centenario 2005 define como “Plagio”…2. Copia de una obra ajena, especialmente literaria o artística que se presenta como propia. Esto tiene mucho que ver por la forma como algunos gobiernos a lo largo de nuestra historia han dado cuenta de la misma. Esto es: han usado a su capricho el decir y entender de muchos mequetrefes que han pretendido exhibirse como “historiadores” y que lejos de ello, solo han confundido y engañado a los lectores. En la obra “México a Través de los Siglos” se detectan a personajes malévolos como Carlos María de Bustamante, que contrariamente a personas serias como Lucas Alamán, se dedicaba a intrigar y hasta hacer basura con el prestigio de muchos personajes dignos de respeto. Igual, individuos de la peor calaña fueron elevados a la categoría de “héroes o Beneméritos”. Casos Hidalgo, Morelos, Juárez y muchos más. Desde aquéllas épocas, las difusiones de los aconteceres se hacían según a los gobiernos, Iglesia y hasta a los norteamericanos más les convenía. Si a eso añadimos que los mexicanos por naturaleza somos muy afectos al morbo y al amarillismo y además adolecemos de un sistema de educación de calidad, es de entenderse que mucho de lo que se lee deriva del plagio, pero de lo inexacto.


Cuando escribí mi libro “La Patria que No Rumbo al 2012” me hice el propósito de ser humilde y reconocer mi ignorancia respecto de muchos capítulos de nuestro devenir. De ahí la necesidad de profundizar y confrontar a tantos y distintos puntos de vista de escritores, novelistas y auténticos historiadores. Me motivaron mucho personas del México actual  como Francisco Martín Moreno, Don Armando Fuentes Aguirre, Luis Spota y muchos más. Eso sí, tuve mucho cuidado en hacer referencia a ellos cada vez que echaba mano de sus trabajos a manera de antecedente y no faltaron ocasiones en que no estuve de acuerdo con sus puntos de vista y hasta terminé rebatiéndolos. Disfruté mucho esa actividad, aprendí y regalé con ello a México a mi capacidad.

Todo lo anterior lo apunto porque quien llegue a ser el nuevo presidente de nuestro país, tendrá una gran responsabilidad: hacer que a los mexicanos se les hable con la verdad y de una vez por todas acabe con mitos y falsedades. Recordemos que amar es igual a respetar.

Mèxico desinformado (parte 3)

14/02/2012

Febrero 14, 2012

Miguel Miramón y Concepción Lombardo

Uno de los grandes crímenes que gobiernos corruptos, Iglesia e “historiadores” deshonestos han cometido, se llama la falta de exposición de la verdad, solo la verdad y nada más que la verdad. Según intereses, se propalan acontecimientos vergonzosos disfrazados como hazañas, para que aunados a la falta de un auténtico programa de EDUCACIÓN, los mexicanos persistamos en la obscuridad. Se exhiben intentonas independentistas, antes de la llegada de Don Agustín de Iturbide, que bien debieran causarnos vergüenza y tristeza. Igual una “Revolución Mexicana” que nunca fué, pero que sirvió solo de estandarte al Partido Revolucionario Institucional, PRI, para justificar su perpetuidad en el poder por más de 70 años.


Miguel Miramón llegó a ser presidente de México contra su voluntad. Casó con una extraordinaria mujer llamada Concepción Lombardo. Cometieron dos pecados: ser profundamente católicos y nacionalistas. El primero, fue el séptimo “niño héroe” que defendió su escuela en el Castillo de Chapultepec ante una de tantas invasiones norteamericanas. Cuando a aquellos se les rinde homenaje, a Miramón no se le menciona.

Don Miguel ascendió muy rápidamente en su carrera militar. Era uno más entre el ochenta por ciento de la población mexicana, conservador y rebelde a la prepotencia juarista. Por lo mismo se entregó a luchar en contra de las intenciones de aquél traidor cuando a cambio de su apoyo, ofreció a USA parte de nuestro territorio nacional. Tampoco comulgó con la invasión francesa, al punto que cuando Napoleón III lo invitó a unirse a las fuerzas galas, éste rechazó tajantemente el ofrecimiento. Cayó en un gravísimo error: por defender la ciudad de México, descuidó Veracruz a donde Juárez ya había llegado para que se firmara el indigno Tratado Mc-Lane-Ocampo que puso en peligro, después de Santa Anna, una buena parte adicional de nuestro territorio.

Después de renunciar a la presidencia, ante el acoso de los norteamericanos, se fue a refugiar a Europa con su familia viviendo en la miseria, en razón de no estar de acuerdo tampoco con la propuesta que un grupo de mexicanos, encabezados por Juan Nepomuseno Almonte, hijo bastardo de Morelos, significada en la solicitud a Napoleón III para que en México se constituyera un imperio, a la postre encabezado por Maximiliano de Habsburgo. O sea, que Miramón veía por su patria, no por cualquiera de los invasores.

Ya en el poder Maximiliano y observando desde lejos Miramón la debacle que Juárez estaba causando a nuestro país y encontrando que Maximiliano era más justo y liberal que el “benemérito”, decidió apoyar al primero luego de ser abandonado por los franceses y no obstante decidir, en lugar de retornar a Austria, continuar defendiendo a la que llamaba su auténtica patria.

Al retornar a México y a sabiendas de él y de su esposa,  que eso le costaría la vida, Miramón trató de hacerle ver a Juárez lo mal que estaban las cosas y hasta se ofreció a ayudarle. Don Benito jamás se decidió a conversar ni con Miramón y menos con Maximiliano quien hasta le había propuesto la realización de un plebiscito que se comprometía a respetar por sus resultados. Resultaron encarcelados Maximiliano, Miramón y Mejía y luego fusilados en Querétaro en el Cerro de las Campanas. El pueblo jamás perdonó dicha acción por parte de Juárez.