Archive for 31/03/2012

Catorrazos en el Jardìn Hidalgo de Coyoacàn

31/03/2012

Muy de mañana salí con mi perro Góngolo a caminar un rato por Coyoacán. Al pasar frente a la estatua del Cura Hidalgo observé a éste último hacerse de palabrotas con un fraile franciscano de la Iglesia de San Juan Bautista.

“Adios pinche marica pederasta” vomitó Hidalgo sobre aquel humilde fraile. Éste furioso le contestó “¿y tú qué sacerdote de mierda, engreído. Ahí te tienen paradote y muy festejado porque la Historia de México no te exhibe tal como fuiste”. Cuando dos policías se percataron de la bronca y viendo que se acumulaban los curiosos, mi mascota me recomendó que mejor siguiéramos el camino rumbo a Francisco Sosa para evitar que saliéramos de alguna manera con un chipote o una nariz retorcida. Pero le dije: “no, no le saques, vamos a ver que tanto escupen estos. Mira va a resultar una buena clase. Ya la tamalera se había acercado a ofrecer sus riquísimos productos con atole de arroz y bueno, a entrarle y pues ¡cómo no! De pronto ¡que se baja Hidalgo convertido en  carne y hueso! , toma un palo y trata de darle en la cabezota a su contrincante. “Ave María  Purísima” contestó el franciscano  mientras de entre su sotana sacaba un Cristo diciendo “cruz, cruz, que se vaya el diablo y venga el Niño Jesús”. “¡Qué cruz ni que chingaos! ¿dónde tienes una imagen de la Guadalupana, reverendo mequetrefe?”  “Ni maíz paloma, esa si no te la presto. Capaz que con ella vuelves a arrastrar a todos los pobrecitos que la adoran, te siguen y se repiten las masacres que ya en tus épocas cometiste”. Se rascó la cabeza Don Miguel, jaló a su colega a solas y le pidió “shh, shh, eso no lo digas porque entonces me linchan y me convierten en hierro fundido. “¿Ah verdad? Ahora sí muy buenito ¿no? Mira, la neta. Lo que pasa es que la Historia de México habla bien de ti y nosotros también porque nos conviene. México ya no tiene héroes pero está urgido de ellos. Mejor disfrazamos las cosas, engañamos a tantos pobrecitos ignorantes y así los seguimos teniendo hundidos en el fanatismo. La EDUCACIÓN no conviene a los gobiernos ni a la Iglesia”. Hidalgo entonces, tomó del brazo al franciscano, se acercaron a la tamalera y bien que disfrutaron unos oaxaqueños verdes y de mole. El “cura moderno” continuó su camino a proporcionar “Santos Óleos” a cambio de una feria, mientras Hidalgo regresaba a su pedestal para mostrarse gallardo e impresionante. Góngolo me dijo al final: “¿Ya ves baboso? Siempre lo mismo”.

Si lo que van a decir los candidatos ¿fuera cierto?

30/03/2012

En esta fecha, 30 de Marzo de 2012, inicia la Campaña Presidencial en México. Esto significa que el circo da paso a su temporada de cada seis años. Su carpa se observa deteriorada y parchada. Las graderías están apolilladas y los tigres y leones ya se ven chimuelos y sarnosos.

Bueno, tenía que suceder. El actual presidente Felipe Calderón ya está por concluir su gestión a DIOS gracias. Todas sus “buenas” intenciones sirvieron para nada y solo terminará dejando al país más hundido. Entre otras cosas había prometido una EDUCACIÓN DE CALIDAD, misma que a falta de ella, muchos mexicanos, una vez más, si acuden, arribarán a las urnas sin conciencia de nacionalidad y sin un criterio que les permita reflexionar respecto a qué o con quién está significàndose un mejor futuro para nuestra nación. Triste decirlo, pero resultaron seis años tirados a la basura. Más corrupción, desempleo, delincuencia, frustración, irritación, impotencia, en fin, todo lo que lleva a un país al caos.


Ahora vienen nuevos artistas a las pistas. Mediocres, repetitivos que terminarán demostrando como habitual, a la hora de subir al trapecio, su ineptitud. Pero como no hay nada nuevo, original, innovador, el público los volverá primero a aplaudir y luego los hará sujetos de rechifla urgiéndolos a que abandonen el escenario. Aquí la pregunta fuerte, difícil de plantear y hasta con temor algunas veces a manifestar: ¿por qué? La respuesta es muy sencilla: simple y sencillamente porque a muchos mexicanos ya les vale madre todo. No existe motivación, buen ejemplo con acciones, no con palabras. Preferimos hacer de nuestras desgracias espectáculos que nos hagan distraer nuestros sufrimientos y también, algo muy peligroso, indiferencia y no decisión de, a nuestra capacidad aportar, aunque sea con un grano de arena a favor de una patria que ya no podremos disfrutar, porque será necesario esperar que pasen muchos años para poderse contemplar. Mientras tantos coterraneos egoistas, no encuentren de inmediato un resultado concreto a su esfuerzo, preferirán abandonarse, dejar las cosas para los que vienen y mientras seguirán disfrutando del futbol, los amigos del cafè, las cervezas, las comedias en la televisión y todo aquello que no los mueva a por fin reaccionar en serio.

Vázquez Mota es engreída, ignorante y por lo mismo incapaz, hipócrita, ingrata y yo diría que hasta perversa. Peña Nieto con su historial no invita a la confianza. López Obrador, ahora ya no se exhibe como domador de leones, sino de hombre “bueno” y caritativo dispuesto a regalar palomitas de maíz o muéganos a quienes se acerquen a la carpa. Todo, todo, es una pantomima, típica de los medios circenses. ¿Será lástima o tragedia? Analícelo cada quien.

Remembranzas de frustraciones disfrazadas

29/03/2012

Es muy común observar seres humanos que se refugian en lo que no es, ni podrán hacer que sea. Hombres y mujeres que se auto engañan, quizá por mero instinto, soberbia o soledad, arropándose en aquello que no sienten, en lugar de darse el tiempo que todavía tienen para rescatar lo que aún no está perdido.

Ayer, me irritaron de sobremanera las audacias, torpes por cierto, del Presidente Calderón. Con el pretexto estúpido de que las leyes electorales ya no le permitirán difundir su obra a favor de nuestra patria, evadió la oportunidad de por lo menos una vez, hablar con la verdad. Se dirigió a 10 mil acarreados solo para insistir en que lo realizado en su sexenio no tenía precedente. No tuvo la capacidad de reflexionar que más allá de ese número anotado, el resto de los mexicanos no solo no creen en él, sino que por el contrario ya están hartos y urgidos de que se largue. Se olvidó también, que en algún momento, desde su campaña hacia la presidencia, hubieron muchas personas que confiaron en su persona y bien que lo apoyaron. Le regalaron mucha paciencia, tiempo, tolerancia y ¡vaya que recursos! no obstante las adversidades económicas luego del 2008. Ese señor ha resultado perverso, cínico, mentiroso, falso y solo terminó sembrando ilusiones a partir de semillas que bien sabía estaban podridas.


Hoy en día, en mi caso personal, después de retirarme finalmente de mi actividad profesional después de casi 45 años, antes de hacerlo, encontraba que todavía habían muchas cosas que hacer, me fijé un límite, las dejé por lo menos encaminadas y fue hasta entonces cuando me decidí a seguir una nueva ruta que en mí caso se llama: escribir. Cada vez que lo hago, aunque no sea mí intención, se da en mi mente un retroceso que me hace ligar lo presente con lo pasado. No faltan momentos en que me digo a mí mismo ¿por qué no mejor  hiciste las cosas de otra forma?, otros que me llevan a sentir satisfecho y hasta deseando que los que me sucedieron las tomen en cuenta y aprovechen. Pero también, hay casos que me invitan a esperar que decisiones que tomé, mejor no existan siquiera en un archivo viejo porque alguien que las descubrió y prefirió quemarlas.

Señor Calderón: no se adelante. Todavía le quedan varios meses. Sea realista y objetivo. Corrija en la medida de lo posible lo que hizo mal. Guarde con humildad y sin propagar sus aciertos. Mientras tanto, cada día que le quede como presidente, véalo como una oportunidad para crecer Usted y con ello eso que es ahora su responsabilidad: MÉXICO.

 

Nuestro Himno Nacional ¿caduco?

28/03/2012

 “Mexicanos al grito de guerra…” No por favor, ya no màs guerras. “Y retiembla en sus centro la tierra…” ¡Basta de sismos! los hay en el subsuelo y en la superficie. “ciña o patria…” ¿ceñirnos què? ¿oliva? o una màscara que oculte nuestras vergüenzas.

Si Don Jaime Nunò y Don Francisco Gonzàlez Bocanegra escucharan hoy a los mexicanos cantar nuestro Himno Nacional, se darían topes contra la pared. Dirìan “bola de burros. Muchos ni se lo saben y otros no lo reflexionan”. Y es que sì, nuestro himno està muy distante de los acontecimientos que alguna vez se dieron en nuestra patria y por lo mismo su contenido ya no tiene en nada, que ver con la realidad actual de nuestro país.

Yo me quedarìa con esa pequeña parte de “patria, patria tus hijos te juran….” Pero hoy, entre otras cosas, por falta de sentido de nacionalidad, derivado de la terrible falta de educación, muchos mexicanos no entienden lo que significa patria, simple y sencillamente porque no están sensibilizados con ella. Nuestra nación es para millones de personas solo una superficie sobre la cual sobreviven, pero no los motìva para esforzarse de manera de engrandecerla a favor de ellos mismos y de los demás, ahora y a futuro.


Nuestro Himno Nacional es muy útil para un evento como un mundial de futbol, olimpiadas, boxeo, ceremonias oficiales, etc. Nuestro actual presidente y su esposa, hasta me da la impresión que urgen a los medios para que a la hora en que lo interpretan veamos còmo se rasgan las vestiduras, de manera de movernos a la emoción y al reconocimiento a sus dignas convicciones. Muchos tarados, vestidos de charro o viejas idiotas pretendiendo resaltar “su belleza y popularidad” a la hora de entonarlo y luego darse cuenta que se equivocaron, terminan con el clásico “chin, la regué…”

“Aprestad el acero…” hoy sale carísimo. Porque tenemos autoridades tan inèptas y sin sentido comùn, que por no dar preferencia al “contenido nacional”, les vale una pura y dos con sal que el mismo provenga del extranjero en forma por ejemplo de tuberías fabricadas en la India, China, Europa, etc., cuando las que produce nuestra industria bien compiten en calidad, precio y servicio, con las mejores de otras partes.

“Al sonoro rugir del cañon…” yo le tengo pavor. Porque existen tres tipos de cañonazos: en dinero, los que se dan cuando un huésped distinguido nos visita o los que nos lanzan los que los tienen ahora en extremo modernos: los narcotraficantes. O sea, nuestro Himno Nacional a esta fecha ya no aplica. Mejor mientras se contrata a alguien que escriba otro a la altura de las nuevas circunstancias, tomemos momentáneamente como voz, mùsica y sentimiento, el de nuestro maravilloso pueblo constituido por personas gratas, humildes y sencillas: el Danzòn. Hasta los que lo escucharan de otras partes del mundo dirían “ese sì suena bonito y autèntico. Invita a aprender a bailarlo”.

El nèctar y los aromas que regalò la Gûera Rodriguez a su amado Agustìn de Iturbide

27/03/2012

Su nombre: Marìa Ignacia Rodriguez de Velazco y Osorio Barba ¿Mujer mundana? En su momento sì. Pero siempre patriota y luego amante de quien siempre le profesò su màs càlida emoción.

Don Agustìn de Iturbide tenía dos grandes amores: su esposa Ana Huarte, mujer abnegada, sufrida, enorme andante con su infiel marido, a quien acompañò hasta el último momento de su existencia. Pero me atreverìa a decir que sus sentimientos màs cálidos estaban reservados para la Gûera Rodriguez. Otro paralelismo entre èste último con Napoleòn Bonaparte, su contemporáneo. Ambos sabían que Josefina y Maria Ignacia eran amigas de alojar en su lecho a aquellos que apetecían. Pero los dos personajes no por eso dejaron de tenerlas siempre a su interior en lo màs profundo de su corazòn.

Un maldito que se decía historiador, no tuvo empacho en divulgar intrigas alrededor de Iturbide. Se llamaba Carlos Marìa de Bustamante. Hizo correr el rumor que Don Agustìn se las había ingeniado para enclaustrar en un convento a su esposa, a fin de contar con toda la libertad para estar siempre al lado de la Rodrìguez. Sì fue asì, será solo el CREADOR quien se encargue de juzgarlo. Lucas Alamàn, por el contrario, se mostrò respetuoso y discreto y se abstuvo de expresar opinión alguna. Quizà de Bustamante era un puritano que mientras se deleitaba en armar escándalos entre la alta sociedad, en realidad lo que deseaba era tener entre sus brazos tambièn a esa misma mujer quien seguramente lo observaba con menosprecio y burla.


Cuentan que en campaña a uno de sus màs cercanos amigos Iturbide le comentó: “extraño los aromas y el néctar de los jugos que solamente esa bien amada es capaz de regalarme”. Juicioso y cuidadoso el amigo le contestò “tu ejercito trigarante està por arribar a la capital. Planea una ruta de desfile que te permita posarte frente a su balcòn”. Asì lo hizo Don Agustìn. Gallardo y excelente jinete, pasò frente al sitio en el que se encontraba la Gûera, desprendió una de las plumas de su sombrero y ordenò a un oficial la pusiera en manos de ese ser al que adoraba. La mujer al recibirla la pasò entre sus labios y fijando la mirada en ese “su hombre”, le invitaba a compartir su lecho en la noche de esa fecha trascendente: 27 de Septiembre de 1821. Habìa que atender muchos festejos y protocolos. Ya luego de terminada una función en el teatro, que al cerrar el telòn, daría fin a todo lo programado, de Iturbide se escabullò para acercarse a ese templo del amor que la mujer había preparado. Seguramente sus ropajes eran ligeros y sugestivos. Es probable que su perfume invitara a morder con suavidad su cuello y los lóbulos de sus orejas, mientras las manos de los dos se aplicaban a alcanzar la desnudez de cada uno. Besos, besos, caricias y salivas en cada uno de los rincones de sus formas. Silencio que abrìa espacio a los gemidos y jadeos antes de fundirse los dos en uno solo. Luego, un largo dormir después de alcanzada una cumbre tanto anhelada. Eran dos seres engarzados y en ese momento plenos.

¿Por què no humanizar nuestra historia? ¿Por què disfrazarla con seres inmaculados que también tuvieron urgencia de sentir placer y hasta un poco ese morbo exquisito que lleva a la explosión de dos cuerpos?

No puedo imaginar a Iturbide o Bonaparte, muriendo sin sentir el recuerdo de sus  amadas. Esas carnes hermosas y ambrientas que tanto los deleitaron.

 

 

Otra ingratitud de la Historia de Mèxico. Josè Marìa Morelos y Pavòn

27/03/2012

Asì como no comulgo con Hidalgo, no dejo de reconocer que fue digno a la hora de su muerte. En cambio Morelos, si se supiera la verdad, hoy sería detestado y vilipendiado.

Ya Hidalgo había perdido la confianza en los Generales Allende y Aldama. A espaldas de èstos últimos, nombrò como jefe de los ejércitos del sur a Josè Marìa Morelos y Pavòn. Recordemos que Hidalgo ante el mesianismo que mostrò a poco tiempo de iniciada su intentona independentista, provocò que los generales anotados lo tomaran preso. El “Padre de la Patria” estaba àvido de la sangre de los “gachupines” y no se detuvo, por ejemplo en el caso de la Alhòndiga de Granaditas, a ordenar el degüello de niños, personas mayores, hombres, mujeres y soldados realistas. Allende, Aldama y ya luego también Abasolo,  le exigìan temperanza y compasión. Hidalgo, lejos de escucharlos y apoyándose en una plebe ignorante y luego rapaz no se detuvo para arrasar con todo lo que aparecía a su paso. Ya detenidos todos después y previo a su ejecución, salvo en el caso de Abasolo, Hidalgo denotò muestras de arrepentimiento. Pidiò perdón a la monarquía española, a la Iglesia, a tantas familias españolas agredidas y con dignidad se entregò al fusilamiento en la ciudad de Chihuahua.

Morelos, también sacerdote, actuó a manera de alumno brillante de su maestro Miguel. Tambièn su apetito y olfato se satisfacían con lo mismo: sangre, odio, destrucción y saqueos. Asì como el primero enrojeció a Guanajuato con el sacrificio de tantos inocentes, Morelos no tuvo empacho en cortar cabezas de presos en el Fuerte de San Diego, para luego arrojar sus cuerpos en el mar de la Quebrada de Acapulco. Tambièn sus màs allegados terminaron calificándolo de loco e insensible. Don Andrès Quintana Roo y su esposa Doña Leona Vicario, no daban crédito a las audacias y andanzas de ese miserable en quièn tanto habían confiado. Como  en el caso de Hidalgo, los miembros del Congreso de Michoacàn terminaron retirándole su apoyo y lo convirtieron en simple guía, quien por ser buen conocedor de las intrincadas zonas, les servirìa de ayuda para alejarse en la medida de lo posible de la persecusiòn realista.


Todavìa en sus afànes revanchistas y a sabiendas que eso le costarìa la vida al padre Mariano Matamoros, este último cumplió la orden de tratar de contener a las fuerzas enviadas por el virrey a la zona del norte del país. Los amigos de Matamoros le aconsejaban desobedecer la instrucción y con ello velar por  su existencia. No hizo caso. Resultò ejecutado y como decía anteriormente, ya estando preso y a cambio de que se le pusiera en libertad, Morelos “perdonarìa” la vida, no de todos, sino de solamente de la mitad de los encarcelados que terminò sacrificando.

Ante la cercanìa de Iturbide, Morelos entrò en pánico y solo se preocupò por refugiarse en las montañas, haciéndose acompañar de indígenas para que lo protegieran. Le llegó la debacle, fue capturado y puesto a disposición tanto de las autoridades españolas como del clero mismo. Fuè sujeto de juicio por los eclesiásticos. Nunca respondió con hombría a los cuestionamientos que se le hacían en torno a su vida mundana: procreaciòn de hijos con varias mujeres, saqueo de iglesias, haciendas, arbitrariedades, exceso de crueldad, intenciones de disponer territorio a favor de USA, etc. Lo màs vergonzoso: después de ser sentenciado a muerte, contrario a Hidalgo, es que ya viendo que todo estaba en su contra, tuvo la desfachatez, a cambio de que se le perdonara la vida, de revelar y con ello delatar con nombres, apellidos y ubicación, a todos sus compañeros insurgentes que en su momento se habían entregado a èl. Terminò fusilado en Ecatepec, Estado de Mèxico, llorando y pidiendo clemencia. Era negroide, gordo, de baja estatura. Sus cabellos eran quebrados, de ahì el paliacate con que los cubrìa. Muy distinto a como se pretendía exhibir ante los que lo acamaban. Quizà sentía vergüenza por sus orígenes.

Una vez màs la canallada de aquellos que dicen amar, sentir y estar dispuestos a todo, no obstante cualquier sacrificio, para luego terminar  dejando desconsolados a tantos que los rodearon y apoyaron. Algunos terminan riendo y burlándose. Otros quedan para el resto de su vida atrapados por los remordimientos. Morelos se salvò de estos últimos porque la pòlvora lo salvò de esos martirios. Esto no lo digo yo. Lo exponen los auténticos historiadores.

 

Hombres necios que acusais…

25/03/2012

Ya a muy altas horas de la noche concluí este artículo con la colaboración de alguien que me pidió no mencionara. Le expreso a ella mi mayor agradecimiento y cariño ¡què grato encontrar a personas sinceras, generosas y capaces!

Le encantò mi casa y el rumbo donde vivo. Me expresó que era muy afortunado. Yo le contestè “sì, pero a algunos les parece fría”. “¡Què va, a un espacio lo calienta el corazón de quienes lo habitan!” Agregò: “¿imaginas a Sor Juana Inès de la Cruz, la mayor parte de su vida enclaustrada y durmiendo cada noche sobre una masa de concreto? Ponte a ver lo que en medio de un ambiente helado y su soledad sacò de su alma y pensamiento”. Le preguntè de inmediato “¿tienes tiempo? ¿escribimos al respecto?” Y  asì empezamos.

Era una màs de las épocas tortuosas que afligían a los nuestros. La Santa Inquisiciòn juzgaba y ordenaba en “el nombre de DIOS” ¿Cuál dios? ¿el de aquella, demonio disfrazado o el verdadero? Los frailes la acosaban por su inteligencia y audacia. Estaban urgidos de exhibirla en la hoguera para lección de aquellos aterrados por los mismos. Juana de Asbaje mientras tanto, asqueada del machìsmo y arbitrariedad de tantos hipócritas y corruptos, prefirió aislarse del mundo y aunque vigilada y sujeta de denuncias por parte de quienes la “cuidaban”, plasmaba cada dìa tantas y tantas reflexiones filosóficas dichas en forma poètica que para salvar, terminaba ocultándolas en huecos de paredes, entre sus ropajes o en su seno. Y mismas que reservaba para luego entregarlas cada vez a la que fuera su amante y protectora: la esposa de quien en ese momento era el virrey. Se dice que ademàs era una religiosa muy hermosa.


Mi tìo Joaquìn Antonio Peñalosa fue quizá quien màs sabìa respecto de Juana Inès. Gracias a sus investigaciones, Margarita Lòpez Portillo se encargò de enaltecerla al punto de promover el rescate de aquèl legendario edificio que hoy se conoce como “El Claustro de Sor Juana”. Irònico que hermana de un presidente por demás frívolo, haya terminado por crear conciencia en ese hombre, en relación al enorme valor del mencionado personaje.

Muy poco quedó para la posteridad de la riquìsima obra de Sor Juana. Una vez que el amor de su vida regresò a España, los curas se regocijaban porque ahora sì nadie la rescatarìa de ser convertida en cenizas. De pronto una epidemia apareció en la ciudad y Juana salió a auxiliar a tanto desventurado y terminò con ello contagiándose para luego morir. En lugar de ella, pasò a la hoguera el 90% de su obra. Pero ese 10% que quedó, los que son sensibles y han tenido acceso a una verdadera educación e interès por nuestra historia, la estudian,  terminan emocionados y dejan correr a veces algunas  làgrimas.