Archive for 28/09/2012

La mesura de Don Porfirio para evitar nueva debacle

28/09/2012

La historia oficial de México no da cuenta que próximo a morir Juárez, éste se empeñaba a continuar en el poder a costa de lo que fuera. Sus más allegados terminaron abandonandolo

Grandes esfuerzos tenía que hacer Don Porfirio por no hacerse presa del canto de la sirenas que le invitaban y hasta le exigían tomar las armas para por la fuerza someter al que ya se le daba el sobrenombre de “Tirano”. Díaz prefería esperar. Deseaba que la fiesta marchara en tranquilidad, cosa que ya como Presidente logró lo que le valió el reconocimiento como “Presidente de la paz”. Con el General Negrete (véase libro), ante lo crítico y desesperado de la situación y con la capacidad de convocatoria que su personalidad, decoro y prestigio representaba, México pudo estar a punto de una asonada que bien hubiera podido llevar al país a una nueva revuelta civil. Admiraba y respetaba a Díaz, confiaba en él dada la confianza y lealtad que Don Porfirio hacía sentir a la mayoría del pueblo. Negrete conminó a Díaz a unir fuerzas para provocar el desplome de Juárez.

Una vez más Don Porfirio se mostró cauto y convenció a Negrete de esperar. Le recordaba que Juárez además de contar con el apoyo de un Congreso coludido y comprado, contaba con fuerzas derivadas de tanto armamento moderno que en su oportunidad había recibido de Estados Unidos. Don Porfirio ya no quería saber de más masacres. Sabía que más temprano que tarde las cosas caerían por su propio peso. Ya Juárez mostraba gran desgaste. Había sufrido un derramecerebral del que logró salir airoso, pero ya sólo le quedaba un poco más de vida frente al tiempo que le hubiera sumado 19 años en la Presidencia. Todavía cosas muy fuertes estaban por suscitarse mientras Juárez se aferraba al poder y mientras, solo en su despacho ideando maquinaciones nuevas con Lerdo, tenía que aceptar que ya sus amigos Altamirano, el Nigromante, Riva Palacio, Zamacona, León Guzmán, Méndez, etc., habían decidido alejarse de él. Igual los gobiernos extranjeros se mostraban cautelosos. En Washington había temor de que en México se diera en una nueva revuelta.

Los signos de salud de Don Benito denotaban agotamiento. Ese aviso que fue la afectación cerebral que venturosamente superó, hacían pensar a Lerdo y a Don Porfirio que Juárez renunciaría a un nuevo intento de reelección pero se equivocaban. Lerdo en el fondo, hipócrita e intrigante, se frotaba las manos. Era frío, calculador y así como que cada día iba marcando rayas en sus cuadernos verticales hasta sumar cuatro para luego cruzarlas con una diagonal quinta. Esimpresionante el resultado de la reflexión cuando nos damos cuenta lo cruenta que había venido siendo la realidad de nuestro país en términos de tantos años acumulados, caracterizados por guerras civiles y asonadas promovidas principalmente por la avidez de los intervencionistas.

No obstante que ya todo aquello había pasado, ahora México a partir de 1867 sufría un nuevo cáncer producto de la ambición y la falta de lealtad a las leyes de su propio país por parte de Don Benito, quien después de haber sido testigo de los horrores de las guerras, en su afán de eternizarse en el poder, se mostraba insensible a un pueblo que clamaba por la paz.

Ya a partir de agosto de 1869 los avisperos empezaban a mostrar gran nerviosismo y disposición de ataque. ¿Se le puede calificar de “héroe” a quien además de ser necio no toma en cuenta que dicho defecto pone en riesgo la vida de las personas? En mi vida a muchos necios les he advertido: “tu necedad va a terminar acabandote” y siempre, siempre eso ha terminado sucediendo. ¿Por qué Juárez no se fue a su casa a disfrutar a su familia, a leer, a escribir, a recibir a tantos que le habrían mostrado su cariño, respeto y admiración? ¿qué pasaba en su interior? ¿ a qué tenía terror o de quién huía para refugiarse en la soledad propia de un Presidente detestado? ¿Era inconsciente al punto de no darse cuenta que su retiro oportuno le daría por premio la gloria? ¿No es verdad que Juárez es buen ejemplo de la enfermedad del poder? Hubiera sido buena idea después de su muerte, una autopsia para estudiar el cerebro de un ser humano muerto por dicha dolencia. No me explico cómo pudo ser posible que hiciera caso omiso ese señor de lo que ocurría a su alrededor y que por su estúpida necedad siguiera poniendo a México en la orilla.

Tres millones de pesos fue el botín que varios desesperados obtuvieron para organizar una acción de lucha para derrocarlo. Los involucrados al ser descubiertos terminaron en el paredón. En Morelia y en Toluca se sucedieron movimientos en franca rebeldía que reclamaban la urgente reinstauración de la Constitución. Juárez contestaba: “no” pero además imponía estados de sitio y suspensión de las garantías individuales.

Finalmente Negrete decidió levantarse en armas en Puebla, aún sin contar con el apoyo de Díaz y amenazó que en caso de hacerse de Juárez lo fusilaría. En San Luis Potosí, un levantamiento hizo renunciar a quien fuera Gobernador juarista para sucederlo un simpatizante de Don Porfirio de nombre Antonio Aguirre, quien de inmediato desconoció al Gobierno Federal en razón una vez más de haberse suspendido la vigencia de la Constitución de la República. En Zacatecas el Congreso desconoció a Juárez y promovió a Don Jesús González Ortega como Presidente. Juárez entonces nuevamente se hizo de nuevas “facultades extraordinarias” para evitar dicha acción. Por supuesto sus compinches del Congreso se las otorgaron. Pinches mentiras que ocultan la verdad cuando ignorantes de la historia o indignos charlatanes escriben guiones para llevar a la televisión por instrucciones de quién sabe quién, novelas como El Carruaje. Igual pendejos nosotros cuando por no mejor utilizar el tiempo para leer, nos entregamos al manejo de las pantallas para sentirnos obligados a adorar a “héroes” a efecto de conmemorar el Bicentenario y el Centenario de las mentiras nacionales. ¿Juárez héroe? ¿de dónde cómo?¿oportunista, hipócrita y descendiente de Santa Anna? Eso por supuesto.

www.antoniopatriciopeñalosa.com

Twitter: @ap_penalosa

 

 

 

 

Juárez, necio hasta la hora de su muerte

25/09/2012

Todavía muchos acontecimientos se darían en México antes de la muerte de Don Benito y el arribo de Don Porfirio Díaz a la presidencia

Luego de apartarse del “patricio” sus más allegados, entre ellos Don Guillermo Prieto, se sumaban cada día más y más políticos y militares a Díaz. Este finalmente en Oaxaca emitió su famoso “Plan de la Noria” que convocaba abiertamente al pueblo a revelarse a Juárez a quien se le calificaba como vil, con la comparsa de un Congreso constituido en su mayoría de aduladores y serviles. El Siglo XIX responsabilizaba a Juárez de nuevas masacres que se estaban suscitando. La vigencia de la Constitución del ’57 estaba prácticamente suspendida. Decía al respecto, más o menos, el propio Nigromante: “las arcas del gobierno están vacías por el despilfarro que incluía entre otros a un ejército costoso”. Acusaba a Juárez de irse por la libre otorgando concesiones a los extranjeros a cambio de que los mismos atajaran cualquier beneficio que derivaría en detrimento de la nación. En materia de justicia decía también: “con Juárez sólo se sabía matar”. Gobernación era sólo un ensayo del centralismo y en Relaciones Exteriores únicamente se comprometían las vastas regiones de nuestro país.

Y bueno, llegó la hora para Don Benito Juárez García en su camino a 19 años como Presidente de México si antes la muerte no se lo hubiera llevado. El 17 de julio había trabajado como de costumbre en su despacho. Esperaba noticias de la confirmación de la ocupación de Monterrey. Ese mismo día tuvo acuerdo con sus Ministros. Manifestó su satisfacción por el triunfo de Sostenes  Rocha en la capital sultana. Le tranquilizaba de sobremanera que Don Porfirio se encontrara ya ausente y aparentemente fugitivo. A las once de la noche de ese día 17, le quedaban al patricio solamente 24 horas de existencia. Juárez tenía por costumbre iniciar sus actividades desde muy temprano leyendo las noticias principales aparecidas en los distintos diarios.

Antes de proceder a desayunar para luego encontrarse en la junta de Ministros anotada, se dice que Don Benito sintió un fuerte dolor de cabeza. De entre sus allegados que se habían acercado a la junta, Don José María Lafruaga se percató de las dolencias que afectaban al Presidente al punto de preguntarle si se sentía mal. Juárez simulando una sonrisa contestó de manera negativa. Por la tarde, salió con sus hijas y su yerno Santacilia. Doña Margarita, su esposa, había fallecido el año anterior. Dieron una vuelta por las cercanías a Palacio en su carroza. Santacilia le propuso ir al teatro pero Juárez se negó aduciendo sentirse cansado.

A las seis treinta horas de la mañana de aquel 18 de julio, ya Juárez se sentía mal en extremo. No tuvo capacidad para levantarse y ordenó a sus hijas que nadie tomara conocimiento al respecto y mucho menos se propalara que se encontraba en cama. Tampoco autorizó que se llamara a su médico de cabecera. Véase una vez más y dicho con todo respeto, la testarudez y altivez que caracterizaba a Juárez.

Cerca del medio día sintió un fuerte dolor en el pecho y entonces sí ya sus hijas por demás preocupadas le insistieron en que se llamara al médico. Una vez más don Benito se opuso. Por la tarde se encontraron con Juárez Lafragua y el General Ignacio Alatorre con quienes las hijas hablaron del asunto. Cuando salieron de la entrevista se habían enterado, dicho por el propio Don Benito, que sentía fuerte opresión en el pecho.

Ya por fin a las siete de la noche, el propio Juárez solicitó la presencia de su médico, el Doctor Alvarado. Estaba presente su buen amigo y Ministro de la Guerra Don Ignacio Mejía, quien impresionado por su estado se limitó a preguntarle si requería de auxilio extraordinario. Don Benito le contestó que era algo pasajero. Al llegar el Doctor Alvarado, requirió de sólo 15 minutos para comprobar la gravedad del enfermo y a su salida se acercó a Santacilia de manera discreta para anunciarle que por mucho, quedaban tres horas de vida al Presidente. Llegaron también los Doctores Rafael Lucio y Gabino Barreda quienes de inmediato procedieron a derramar agua hirviendo sobre el pecho del moribundo quien reclamó el enorme dolor que se le estaba causando. Fue entonces necesario aplicarle morfina para tranquilizar al paciente. Un poco después de las once de la noche se recostó Don Benito sobre el costado izquierdo y luego de dejarse oír un estertor salido de su garganta pasó a mejor vida. Cambiaba la historia de México. Fue llamado de inmediato Don Sebastián Lerdo de Tejada quien asumiría de inmediato de acuerdo a la Constitución, la Presidencia de la República.

Al día de hoy quedan todavía en el aire muchas preguntas ¿Fue Juárez envenenado? De ser así y como se dice ¿fue Lerdo el autor? Algunos comentan que días antes de la muerte de aquel, Don Sebastián había preguntado de manera casual a qué protocolo se debía someter a un Presidente después de su muerte. Alguien que no recuerdo por ahí habló de que efectívamente a Don Benito lo hicieron sujeto de una pócima. Todos son rumores. Lo que oficialmente quedó dictaminado fue que Juárez había fallecido víctima de una angina de pecho.

Juárez fue sepultado en el panteón de San Fernando fuera de los ceremoniales religiosos no obstante sus profundas creencias al respecto. Los masones se hicieron cargo del funeral de acuerdo con sus cánones. La exequias se llevaron a cabo el 23 de julio de 1872 y su cuerpo salió de Palacio Nacional en donde del lado de la calle de Moneda se encontraba su domicilio oficial. Muchos, muchos mexicanos después de enterarse de la noticia simplemente exclamaron: POR FIN.

www.antoniopatriciopeñalosa.com

Twitter: @ap_penalosa

 

Napoleón Bonaparte vs. Miguel Hidalgo y Costilla

23/09/2012

Una revolución implica que el que la encabeza tenga conciencia de nación, capacidad y honestidad. Obliga también a que sus seguidores lo entiendan y apoyen.

Napoleón Bonaparte, no el pendejo de su hermano José que por cierto me pone bravo cada vez que lo encuentro descansando en los Inválidos en París alternando con el bueno de su hermano en una cripta de mármol negro casi del mismo tamaño que la del “Águila Real”, bueno, Napoleón Bonaparte con todas sus extravagancias, arrebatos y caprichos que a la larga se minimizaron frente al tamaño de su obra, tenía entre muchas cualidades el ser un gran soldado como muchos que también han formado parte de nuestra historia y otros que todavía viven y pasarán a la misma como grandes, incluyendo militares y marinos. Ese hombre inteligente formó grandes ejércitos, dominó prácticamente toda Europa a excepción de Inglaterra que a la larga representó su acabose. En sus ejércitos que llegaban a sumar millones de seres humanos había de todo: igual nobles o soldados graduados en las grandes y tradicionales escuelas militares francesas y hasta “juanitos” como los nuestros, provenientes de la campiña gala que seguramente distaban mucho de saber leer y escribir. Cuando a Napoleón le dieron la oportunidad de formar a su primer ejército, le entregaron a contingentes de seres  harapientos, con hambre, cansados y escasos de armamento. Napoleón aún siendo hijo de nobles, era muy pobre. Sus compañeros de la Academia de Saint-Cyr a donde llegó becado, se burlaban de él. Éste mientras tanto y a falta de recursos, leía, estudiaba, a su capacidad se acercaba a observar a la sociedad parisina inmersa en un ambiente similar al del México antiguo donde prevalecía la burguesía por encima del pueblo.

Ya después de muchas andanzas, Napoleón habiendo alcanzado esas proporciones que lo hicieron excepcional, nunca se olvidó que en sus ejércitos había soldados de orígenes muy humildes, inmersos en el frío y desnutridos antes de darse de alta o de ser levantados en leva. Cuando Napoleón arengaba a sus tropas, tenía la virtud de despertar con sus discursos un ánimo tal que cualquiera de sus soldados decidía ofrendar su vida en aras de su patria, seguros que al frente tendrían a un líder que los sabría entender y acompañar. Y vaya que las condiciones geográficas de Europa siempre han sido, entre otras cosas por su clima, adversas para la sobrevivencia y el triunfo. Desde el de más altura hasta el más ignorante, todos entendían el por qué y para qué propuesto por Bonaparte. Sabía hablarles porque los entendía, les exigía pero les cumplía lo que les prometía, sabía respetarlos, amarlos y cuidarlos.

También Napoleón fue noble con el enemigo. Antes de su campaña a Rusia trató fervientemente de negociar con el Zar Nicolás para inducirlo a hacerle ver la conveniencia de arreglos que resultaran favorables para ambos y con ello se evitaran derramamientos de sangre. Igual hizo con Federico de Prusia y muchos otros incluyendo a los mismos ingleses.

Don Agustín de Iturbide, verdadero consumador de la Independencia, actuó igual. Buscó a toda costa negociar antes de ver que los mexicanos se mataran entre si y logró alcanzar una verdadera independencia relativamente en paz. A Miguel Hidalgo y Costilla le valió madres el resultado de su irreflexiva intentona. Murieron de todo: mexicanos y españoles, los nuestros no sabían por qué y los segundos sin entender tampoco la razón por la que se les sacrificaba, si finalmente se habían integrado a México como gente buena, luchando por alcanzar prosperidad a favor de todos.

En España las cosas eran un lío. Y más se enmadejaba la situación en México cuando Hidalgo además de enarbolar la imagen Guadalupana, ahora resulta que en su discurso ante la chusma hace alusión a favor de Fernando VII,  gordo, tonto, de voz afeminada y pendejo hasta en proporción a la cornamenta de su señor padre Carlos IV. Este amado hijito de su mamita no daba una, creo que ni cuando terminó como tejedor y usuario de agujas para darles uso a los reales estambres y telas que se le proporcionaban. Este idiota por la intromisión de un tal Godoy, amante de su madre, resultó a ojos del padre tan mal heredero de la Corona que hizo que Carlos IV perdiera los estribos al punto de expulsar a ambos de la Corte y hasta enviarlos al destierro haciéndose nuevamente hacedor de la misma. Así como si López Obrador hubiera dejado en su lugar a Gerardo Fernández Noroña y a su regreso se encontrara que éste último con Muñoz Ledo habían armado tal desorden que le era necesario mandarlos guardar un rato.

Como Carlos IV ya tenía hartos a los españoles, éstos le armaron tal trifulca que hicieron que Carlos se viera precisado a devolverle el trono al bombón de su mamita. Aparece entonces Napoleón Bonaparte y el par IV y VII le dan la más cordial bienvenida sin tomar en cuenta que cuando Carlos IV le ofrece la Corona a Napoleón para que con ésta unja a su hijito ¿ de a devis…?, entonces Napoleón igualito que en su coronación, se haría cargo él personalmente de colocar la corona, pero en este caso no en la cabeza de Josefina, sino en la cabezota de otro gordo y también heroico y buen tomador: el muy querido y gran nuevo Emperador de España Don “Pepe Botella” alias José Bonaparte. Ese sí que no representaría el peligro para Napoleón, como lo significó Fernando VII por andar seduciendo a los ingleses.  Sólo que se le olvidó que su hermano también coqueteaba sin darle importancia a aquéllos pero prestando especial deferencia a la buena mesa, los vinos, los saraos y el placer de vivir. Con Pepín del Botellín empezaba el fin del buen Napoleonín. Y vaya que el pueblo español se encargó de todo eso. Se organizaron de tal forma que su triunfo sobre los franceses igualó o hasta superó el representado por la obtención una de las  recientes copas del Mundial de futbol.

www.antoniopatriciopeñalosa.com

Twitter: @ap_penalosa

 

Preludio de una gran masacre entre 1810 y 1821

23/09/2012

Si López Obrador hubiera estudiado la verdadera historia de México habría encontrado en sus locuras similitudes con Miguel Hidalgo y Costilla

Tengo la impresión de que Hidalgo sufría muchos problemas en su interior. Siento que era un hombre que se sentía marginado. Lo mismo pienso del señor López Obrador. Así como que finalmente no cabía realmente en la clase acomodada en la que pretendía acomodarse, tampoco creo que se sintiera parte de una Iglesia que a lo mejor como en la infancia del segundo, lo hicieron sujeto de represiones. Hidalgo necesitaba de reconocimientos, tenía la urgencia de resaltar, de hacerse presente ante la sociedad como ser único sapiente e indispensable. Estoy seguro que Hidalgo tenía profundos complejos de inferioridad que lo hacían sufrir. Hidalgo cayó en el mesianismo, enloqueció. El 15 de septiembre de 1810 había asistido como acostumbraba, a jugar naipes con su amigo español el señor Cortina. Esa misma noche después del juego, Don Miguel le pidió doscientos pesos prestados a ese mismo señor, quien al acudir a sacarlos de sus caudales dio paso a lo que realmente Hidalgo requería saber: en dónde se encontraban. Se dice que había logrado acumular cantidades importantes en dinero y armas pero que todo aquello no le era suficiente para apoyar su revuelta. Esa misma noche, al arribar Hidalgo a su casa a descansar y después de encontrarse con su hermano Mariano que vivía con él  para luego retirarse a sus habitaciones, en ese mismo momento se inició lo que a mi entender marcaría la caída en rápido de Hidalgo por un despeñadero largo y profundo que en su camino fue arrastrando a muchos seres humanos que terminaron finalmente aplastando su cadáver. A las 2 horas del 16 de septiembre de 1810 se iniciaba la etapa final de la vida de Don Miguel Hidalgo y Costilla. Juan Aldama e Ignacio Allende acudieron presurosos a su casa urgidos de que se les abriera la entrada para encontrarlo. Éste fue avisado y vaya que adormilado y con gran esfuerzo, se salió de la cama ordenando se hiciera pasar a los que lo demandaban. Mientras Hidalgo volvía a vestirse escuchaba atento pero sin dar la impresión de gran sorpresa, lo que sus devotos compañeros acudían a relatarle quitándose de pronto entre ellos las palabras. En resumen, le hacían saber que la conspiración había sido descubierta. Apareció también su hermano Mariano quien simplemente observaba y escuchaba. Don Miguel como era su costumbre y para variar, ordenó a los mozos acercaran chocolate a la mesa y después de prestar atención a toda la narración simplemente expresó algo así como “bueno, pues ahora si a agarrar a los gachupines…”.

Tanto Aldama como Allende, desconfiados y a la vez preocupados y respetuosos, trataron de hacerle ver lo inoportuno que eso podría resultar para todos. Recomendaban que mejor se tomara un camino de escape momentáneo previendo que la persecución en su contra estaría cercana. Hidalgo los desoyó. No sólo eso, por lo pronto mandó llamar a todo el personal a su servicio ordenándoles lo acompañaran para que en el camino fueran acumulando población española obligándola a salir de sus casas y apresarla, entre otros al señor Cortina quien horas antes le entregara los famosos doscientos pesos y dirigirse además a la cárcel del pueblo para exigir pistola en mano al responsable de la misma la liberación de todos los reos  fueran éstos inocentes o delincuentes en toda la extensión de la palabra. A éstos les proporcionó las armas que tenían asignadas los custodios. Esos empezaron a ser sus “soldados”. Así acompañado del primer grosor de lo que a la postre se convertiría en gran turba, el Cura Hidalgo llegó a la iglesia de Dolores en donde el Padre Bustamante se preparaba para iniciar la primera misa del día. Se le relegó de tal actividad y se solicitó hacer tañer las campanas para despertar la atención de la población. Poco a poco, la gente empezó a congregarse en el atrio de la parroquia curiosa por saber qué sucedía. Hidalgo se preparaba entonces para lanzar su arenga, pobre y demagógica por cierto. Ni duda cabe que Hidalgo tenía las virtudes del líder que arrastra multitudes. También es cierto que en el fondo abrigaba un espíritu revolucionario, pero a veces romántico y con tintes populacheros. Si ese hombre digamos que especial, hubiera sido más paciente, objetivo y realmente honesto, hubiera sabido esperar mientras se diseñaba un entorno en el cual los humildes verdaderamente lo hubieran entendido y apoyado por resultar realmente convencidos, lo cual no era difícil, y listos para entrarle al toro. Hidalgo fue mediocre y con una labia que más tendía a sembrar odios y rencores derivada de una postura pasional y fanática. Desde ese momento él mismo no se escuchaba, otros no lo entendían bien a bien y sus más cercanos se atemorizaban.

 

A ver señor Juárez…¡conteste!

22/09/2012

Si lo tuviera enfrente seguro tartamudeaba.

Maximiliano llegó a México engañado. Se dejó seducir por Napoleón, Francisco José,  Gutiérrez Estrada, Almonte y varios más, pero principalmente por Carlota. Me pareció una infamia el que su propio hermano condicionara su beneplácito a que Maximiliano renunciara a todos sus derechos que le confería ser un Habsburgo, esto es, que en caso de fracasar su campaña en México, su retorno a Austria sería como el de un individuo común y corriente. Napoleón por su parte le ofreció todo el respaldo económico y militar para alcanzar la causa, misma que
después le retiró en razón de las circunstancias bélicas que tendría que enfrentar en Europa. También los conservadores mexicanos jugaron con la inocencia de Maximiliano. Le mostraron grandes pliegos con firmas inventadas de, según ellos, tantos mexicanos que le rogaban su presencia en México. En fin, Maximiliano fue una víctima total de acciones de manipuleo provenientes de todas partes.
Lo anterior de todas formas, no da cabida a que a los conservadores se les deba tachar de traicioneros a la causa mexicana. Cualquier compatriota que amaba a su país, fuera conservador o liberal, estaba en pleno derecho de solicitar ayuda a quien fuera, con tal de evitar que Estados Unidos siguiera engullendo nuestro territorio. Ya México había perdido mucha superficie resultado de las mezquinas acciones de Santa Anna y ahora con Juárez encontraba lo mismo hasta a punto de quedar casi formalizado el tratado McLane- Ocampo.
Esto es que si la historia oficial fuera justa y veraz, tendría que reconocer que la alternativa europea podría dar cabida a un gobierno extranjero, lo cual por cierto en aquellas épocas era en muchos casos normal, sin que eso necesariamente nos llevara a perder nuestra calidad de nación soberana. Si Juárez por un lado, a cambio de que se le respaldara por parte de los americanos, estaba dispuesto a ofrecer más territorio, lógico que cualquier mexicano nacionalista saliera a pedir ayuda para evitar una catástrofe adicional.
Gutiérrez Estrada había sido Senador por Yucatán y fue Ministro Plenipotenciario ante los Países Bajos en actividades para estrechar relaciones con aquéllos. El fue quien finalmente obtuvo la ratificación formal por parte del gobierno español que reconocía nuestra Independencia ¿Que era monárquico? Y cómo no, si había sido testigo de las tragedias en México bajo las banderas
“Republicanas” que tanto salían a ondear Santa Anna y ahora Juárez. Hay que decir que todo esto se lo comunicó en su momento a Don Ignacio Comonfort.
Almonte, hijo bastardo de Morelos, había salido desde niño a estudiar a Estados Unidos y luego a Europa. Su padre lo sacó del país para protegerlo y no lo negó a la hora de que se le juzgó.
Por otro lado, Almonte continuó estudios, brillantes por cierto, que le permitían observar, sin estar peleado con la Monarquía, que un liberalismo bien concebido y aplicado podría sentar mejores bases para el desenvolvimiento de México. Juárez dicen que convocaba con “el respeto al derecho ajeno es la paz” (frase original del escritor francés B. Constant para una obra de teatro), mientras Maximiliano decía: “los pueblos no son para los Soberanos, los Soberanos son para los pueblos”. Finalmente fue Francia el enemigo a vencer para los mexicanos. España e Inglaterra de alguna manera dieron marcha atrás y entonces quedaba el escenario listo para el capítulo conocido como “Intervención Francesa” y al que yo le agregaría vs. “Intervención Americana”. En el rincón de Juárez su manager y ayudantes gringos y en el de Maximiliano, no necesariamente Napoleón, pero sí algunos mexicanos.
Yo de pronto me divierto o en ocasiones me molesto cuando observo a tantos mexicanos jugar con nuestro hermosísimo lenguaje castellano. Hasta hace relativamente poco tiempo empecé por ahí a escuchar la palabra “chido” y me decía qué mal que suena pero ¿qué carajos significará? Otro día me impactó escuchar a un jovencito dirigirse a su papá en el supermercado en términos de: “qué pues güey, ¿me lo compras o no?”. El “me cae” me resulta muy simpático porque me
parece una especie de autoafirmación al margen de lo que opinen los demás: “me cae de madre que ví a Doña Bucles haciendo cositas con el de la tienda, ¡por ésta!”. Y con los dedos forman y besan una cruz.
Los mexicanos somos muy buenos para inventar palabras o para adoptar otras que gustamos exponer, aunque no las entendamos, porque nos parece que suenan “chidas”. “Mire patroncita pus ora sí, o me aumenta mi raya o ya no li trabajo para su mercé…” “¿Pero por qué Floripondia? si aquí te tratamos como de la familia…” “No pus eso sí, pero ya sabe usté como está eso de la inflación…” ¡Órale, hasta Economista la Floripondia! ¡Cómo existen palabras que los
mexicanos repetimos cada día sin saber qué chingaos significan, sobre todo si en su contenido existe un tono extranjerizante! “My momy”, “darling”, “oh my God”, “chévere”, etc. Mientras más aventajamos a los demás en nuevos términos, más reconocidos somos por la alta sociedad y más raros aparecemos frente a las clases populares, las cuales ya desde hace un rato adoptaron el “Don” cuando se dirigen a sus “superiores” y quienes más temprano que tarde van a tratar de sumarse a los últimos.
Yo estoy seguro ahora que entre tantas palabras, sustantivos o adjetivos, aquélla que se refiere a “Republica”  muy pocos mexicanos la entienden. “A ver Melquíades, ¿qué es una Republica…?” “híjole pus yo qué sé…”. “Mi estimado señor Lombardo  ¡qué gusto de tenerlo entre nosotros tan Republicanos…”. Ya después en su automóvil de regreso a su casa: “oye vieja, ¿qué quería decirme Don Salomón con eso de Republicano…?”
¿Saben quién atrajo para México la palabra “Republica”? Nada más y nada menos que Don Antonio López de Santa Anna. En algún libro leí que alguna vez él mismo se dijo : “No sé qué significa esa pinche palabra pero suena bien…”. Y bueno… Su “Alteza Serenísima” hizo de nuestra patria un territorio Republicano sin saber sus súbditos de qué carajos estaba hablando aquel jarocho. Eso sí, los elegantitos o estudiosos que habían leído a los Enciclopedistas o habían estado en Estados Unidos o en Europa, de pronto entraban en grandes discusiones porque
unos se decían cercanos a las Monarquías  mientras los otros manifestaban que aquellas estaban en desuso en razón del surgimiento del liberalismo en la misma Europa y que ya habían adoptado los ingleses y los Estados Unidos. O sea Monarquía vs. Liberalismo pero ¿y República?
A mi entender, Republica es una forma de gobierno en la que existe separación de poderes y el pueblo o una representación elige a sus gobernantes, punto.
¿Qué pasó en México cuando Iturbide encontró que el mismo Congreso que lo coronó luego terminó asesinándolo? ¿A quiénes representaban los Congresistas en la etapa de Iturbide? ¿Será que Santa Anna confundió el término “Territorio” con el término “República” y le valió madres que dicha Republica se hiciera más pequeñita, total al fin Republica?
A ver, a ver Señor Juárez, usted tan Republicano: ¿llegó a la Presidencia de México por voto del pueblo o porque la ley lo reconocía como tal provisionalmente por ser cabeza de la Suprema Corte de Justicia a falta de Presidente formal? ¿Habría usted Señor Juárez alcanzado votación por mayoría, caso hubieran habido elecciones en las que usted participara? ¿Consultó a los representantes del pueblo, esto es, a los Congresistas respecto del Tratado McLane-Ocampo o sobre su plan de suspensión de pagos a los europeos? ¿Cómo le hizo para manipular al Congreso obteniendo del mismo facultades que lo convirtieron en auténtico Dictador por espacio de 14 años? Señor Juárez ¿no sabía usted que así como ahora, también en su época existían Monarquías Liberales como también Absolutistas? Si usted se decía tan liberal ¿por qué le sacó a entablar diálogo con Maximiliano quien junto con su esposa eran tan o más liberales que usted señor Republicano? Señor Juárez ¿cumplió usted con los preceptos de la Republica tal y como queda definida en los diccionarios? Hago todas estas preguntas porque a mí la historia oficial no me las quiso contestar y por culpa de ello ahora muchos mexicanos siguen como vacas babeantes creyendo que usted fue el Gran Chingón y lo peor, que todos los demás que trataron de ayudarle o por lo menos de advertirle sus errores, ahora resulta que eran traidores ¡Ah, pero eso sí! ¡como a los candidatos a la Presidencia les conviene decir que sigamos el camino que nos marca nuestra historia (oficial)! Entonces ahí van a poner tache en boletas que exhiben los nombres de los que nos aseguraron que en su sexenio iban a convertir la educación mexicana en EDUCACIÓN de EXCELENCIA. Sí, Chucha…¿Y cómo no? ¿Cuántos años desde que usted falleció Señor Juárez, México ha sido en serio sujeto de una educación veraz y de calidad? Ah, pero eso sí: “Sufragio Efectivo, No Reelección” ¿Y usted…?

Todas las comparaciones son odiosas

19/09/2012

En mi amor por México, lo primero que agradezco a Dios es que mi país sea libre, independiente y que tantos y tantos, así se llamen Hidalgo, Morelos y otros que no me gustan, hayan tenido las agallas y el valor de entrarle al toro a favor del nuestra soberanía. Lo que me duele es el hecho de que tanta muerte, tanto sacrificio, tanto esfuerzo al día de hoy, no se hayan sabido aquilatar.
México en aquellas épocas con todo y sus asegunes, era un país colonia pero al fin creciente. Había como ahora pobres y ricos.  Hoy muchos más.  Sí, muchas de nuestras riquezas que siguen existiendo se iban a la madre patria, pero también de Europa provenía mucho a nuestro favor. México no estaba en más desgracia que en tiempos contemporáneos. Creo por lo contrario, que en aquel entonces México iba hacia arriba. Por eso tanto los gringos, como los franceses y los alemanes deseaban hacerse del control de nuestras tierras. Antes del primer chispazo independentista salido de la mente de Hidalgo, México en general estaba digamos que como tenía que estar, derivado de las actitudes de los mexicanos, que por cierto siguen siendo las mismas.

Somos un país de muchos flojos, atenidos a que todo lo tenemos y que seguimos exigiendo sin aportar.  Peleábamos por una independencia que finalmente alcanzamos pero que no hemos sabido aprovechar.
A mí me ha tocado ver muchos países que después de las dos Guerras Mundiales, quedaron reducidos a casi total destrucción, por cierto, mucho más pequeños que México en territorio. Ya dije antes que hoy Alemania tiene una superficie menor el estado de Chihuahua. Los climas, sus circunstancias geográficas son muy difíciles en comparación con las nuestras. He estado en catedrales góticas como la de Reims  que fuera cuartel de la Gestapo en su momento y de la resistencia, así como refugio de tanto judío perseguido y también tierra de Juana de Arco.  Tanto en ciudades de Francia o de Alemania,  pude observar en fotografías como quedaron muchos de sus templos después de los bombardeos. A 70 años después de aquellas fechas, hoy la mayor parte de las catedrales se han vuelto a erigir, acorde con los proyectos arquitectónicos originales y además de sus imponentes bellezas, me llevan a reflexionar en la capacidad del ser humano cuando éste se decide a renacer, a tomar conciencia de lo que pasó y a tratar de que cosas como aquellas no se repitan.  A procurar seguir adelante y hacer uso positivo de su existencia. Nuevamente, esos pequeños territorios son grandes potencias.
Hoy México, con todo y las conmemoraciones ridículas y vergonzantes de su Independencia y Revolución, está peor que nunca. México está inmerso en la miseria, en la inseguridad, en la corrupción. Vamos cada día en retroceso. Hemos estado gobernados a como le conviene a los sistemas, a los grandes consorcios, a la Iglesia, a los Congresos constituidos por farsantes y ambiciosos. No tenemos EDUCACIÓN. Por el contrario, se nos deseduca para que no sepamos la verdad.
Pero al mismo tiempo a muchos mexicanos les vale madre si saben o no de nuestra historia. Mientras tengamos futbol, pan y circo y aunque después de tomar vacaciones en Acapulco durmiendo en los automóviles ¡qué más da!, ya luego que importa que tengamos que ir al Monte de Piedad a conseguir cualquier préstamo para compensarnos y al mismo tiempo  escondernos de los bancos para que no jodan con el:  “paga o te embargo si no liquidas lo que gastaste con la tarjeta”.
¿Cómo puede vivir en forma holgada, tranquila y por lo mismo productiva tanto mexicano irresponsable que no puede trabajar concentrado porque trae atrás tanta cola y desasosiego que le pisen? ¿De qué sirvió a México ser independiente si seguimos igual que antes? ¿Qué sacamos de una Revolución Mexicana cuando nuestro campo está abandonado? En suma, ¿cómo es el México de hoy, comparado con el de antes? Me atrevo a decir que ahora México con todo y su Independencia, su Revolución Mexicana y con su ahora conquistada democracia después de la
derrota del PAN sobre el PRI,  sigue igual o quizá peor que antes. México está constituido por mexicanos.

Partidos políticos vs. EDUCACIÓN

16/09/2012

Se hace cada día más urgente que los mexicanos tomemos conciencia y exijamos un “ya no” a nuevos partidos políticos. AMLO con MORENA significaría reducción de recursos que cada día más falta hacen entre otros para EDUCACIÓN y Salud

No conozco ni es mi intención saber del contenido de nuestras leyes electorales. Lo que sí me queda claro es que las asignaciones de dinero a los partidos políticos mexicanos son en extremo escandalosas. No es posible aceptar que mientras el Sector Salud no cuenta para medicinas o las escuelas además de insuficientes, adolezcan de una infraestructura digna que de paso a una auténtica formación educativa, se disponga de recursos urgentes para sanear nuestras miserias. No quiero imaginar el desembolzo que significó a nuestra nación la contienda electoral, pero supongo que dicho dinero bien aplicado a la atención de demandas básicas hubiera resultado más redituable. Ahora, luego de un fracaso más de AMLO y de su salida/expulsión del PRD, resulta que pretende formar un nuevo partido político destinado al fracaso, a la movilización de masas de ignorantes fanáticos, etc. Pero lo peor es que mientras en nuestra nación impera la pobreza, aquél pillo y su pandilla pretende a costa del bolsillo de los mexicanos darse vida de magnate y en paralelo hipócritamente “promoviendo” su interés por los desamparados. Ya no sé quien es más imbécil, si él o cada mexicano dispuesto a apoyarlo o simplemente a desentenderse del asunto. Si no se pone coto a esta nueva situación, nuestra patria se verá más limitada y burlada. Urge tomar medidas para no caer en una nueva trampa.

Confío que la mayoría de los lectores pensantes e irritados cada vez más por lo antes señalado, estén dispuestos a su capacidad a manifestar su acuerdo por lo que acabo de advertir. AMLO fue muy ducho en echar mano de las herramientas significadas en las redes sociales para hacer proselitismo a favor de su causa. Me pregunto ¿y por qué nosotros no? Si cada día más compatriotas cuentan con la misma herramienta y están hartos de tantas arbitrariedades que cada día más nos afectan ¿sería tonto pensar en decidirnos a revelarnos?

EPN promete transparencia, trabajo,  honestidad, desarrollo para alcanzar cumbres ¡qué bien! Calderón desmostró incapacidad para aquello a que se comprometión ¡viva, ya se va! Ahora lo importante es hacer ver al nuevo presidente que estamos atentos al cumplimiento de sus compromisos. Igual, sin caer en la burla o la falta de respeto, tenemos derecho y obligación a señalar con argumentos qué sí y qué no. Ya existe un congreso que supuestamente nos representa y que recibe emolumentos generosos para obligarse a desquitarlos a favor de los intereses de toda una nación ¿Qué queda? Simplemente actuar. Decir no a un MORENA, insistir: ahora sí, o cumples o cumples. Por nuestra parte cooperar activamente haciendo nuestro mejor esfuerzo con honestidad y cariño a nuestro entorno, URGE.

Por favor, los que me siguen en mi página lean esto, medítenlo y si coinciden con mi pensamiento reenvíen a sus contactos este blog. Seamos equipo y promovamos un México mejor.

 

www.antoniopatriciopeñalosa.com

 

Twitter: @ap_penalosa