Archive for 24/08/2014

Y LLEGÓ EL 18 DE MARZO DE 1938

24/08/2014

Al final de su discurso, se limitó a anunciar la expedición del Decreto que a partir de dos considerandos dejaría planteada y oficializada la razón de su decisión de proceder a la expropiación de la Industria Petrolera a favor de nuestro país y sus intereses. Así como el pueblo en su gran mayoría escuchaba con todo fervor y emoción lo expuesto por el Primer Mandatario de la Nación, igual los petroleros escuchaban con azoro cada una de las palabras pronunciadas, sin faltar algunos todavía, que mostraran menosprecio, burla y hasta sarcasmo, creyendo que todo lo escuchado terminaría solo en simples palabras. Estaban totalmente equivocados. En el artículo primero del mencionado Decreto:

“…Se declaran expropiados por causa de utilidad pública y a favor de la nación la maquinaria, instalaciones, edificios, oleoductos, refinerías, tanques de almacenamiento, vías de comunicación, carros tanque, estaciones de distribución, embarcaciones y todos los demás bienes inmuebles de la compañía petrolera “El Águila”, S.A., Compañía Naviera San Cristóbal, S.A., Compañía Naviera de San Ricardo,S.A., Huasteca Petroleum Company, Sinclair Pierce Oil Company, Mexican Sinclair Petroleum Corporation, S en C, Penn Mex Fuel Company, Richmond Petroleum Company de México, California Standard Oil Company of México, Compañía Petrolera El Agwi, S.A., Compañía de Gas y Combustibles Imperio, Consolidated Oil Company of México, Compañía Mexicana de Vapores de San Antonio, S.A., Sabalo Transportation Company, Charita, S.A. y Cacalilao, S.A…(sigue)”

La situación no era fácil para el gobierno mexicano. En los artículos dos y tres del mencionado Decreto, la Secretaría de Hacienda era la que quedaba facultada y responsabilizada tanto de la custodia como del pago de las indemnizaciones, de conformidad con los Artículos 27 de la Constitución y 10 y 20 de la Ley de Expropiación. Sólo que dicho pago quedaba previsto para realizarse en un término de 10 años y los porcientos a liquidar provendrían de los fondos que la propia Secretaría de Hacienda percibiera por los ingresos consecuentes de la producción del petróleo y la venta de sus derivados. Es decir, por lo pronto los petroleros no percibirían ingreso alguno y mientras la propia Hacienda fuera acumulando los ingresos y se determinaran los criterios a seguir antes de iniciar los pagos, dichos fondos mientras tanto, quedarían bajo resguardo de la Tesorería de la Federación. Eso entonces abría la posibilidad a favor de los petroleros para iniciar un nuevo contraataque.

@ap_penalosa

LA MESURA DE CARDENAS HACIA LOS PETROLEROS

20/08/2014

Cardenas fue muy escrupuloso al resaltar todo el historial que enmarcaba a los petroleros que tanto se habían dedicado a abusar de nuestros recursos sin con ello reconocer cualquier regalía que correspondiera a cambio de ello a favor de nuestro país. Hizo resaltar la forma de escabullirse de las empresas a las decisiones tomadas por la máxima autoridad jurídica de nuestro sistema Republicano. Se encargó se ejemplificar con la negativa de los magnates a aceptar el laudo proveniente de la sentencia que los obligaba a indemnizar a los mexicanos con el pago de salarios acumulados a su favor y que sumaban los mencionados antes 26 millones de pesos.

Exhibió a los petroleros como terroristas que no tenían ningún escrúpulo cuando les resultaba conveniente provocar convulsiones al interior de nuestra patria que siempre habían terminado en sangre, más pobreza y odio, muchas veces entre el pueblo mismo. Hizo ver también la paciencia, prudencia y mesura por el lado de su gobierno, cuando éste último todavía, no obstante todo lo anotado, pretendía alcanzar una postura conciliatoria de manera de dar la oportunidad a los petroleros de pagar y reconocer sus obligaciones. Resaltó su necedad y actitud de soberbia, rebeldía y falta de humildad.

Justificaba entonces su acción y hacía ver la necesidad de luchar a como fuera para que los mexicanos rescataran su dignidad y oportunidad para disfrutar y colaborar a favor del crecimiento de toda la nación, empezando con el de cada una de las familias que la integraban. No estaría dispuesto a que la tozudez de los petroleros sometiera a México a pérdidas irreparables para el mediano y largo plazo. Concientizaba a su auditorio a que la empresa no sería fácil en un principio, pero que sabía de antemano que la patria terminaría entendiéndolo y apoyándolo.

@ap_penalosa

Y LLEGÓ LA HORA DE LA EXPROPIACIÓN

13/08/2014

El 12 de marzo Hitler había entrado a Austria y tomado Viena. Antes usó a España para experimentar con sus habitantes las armas que ya tenía reservadas para continuar su invasión por el resto de Europa. Nuevamente Francia e Inglaterra preveían una nueva debacle y ésta última se cuidaba mucho de volver a obtener el apoyo norteamericano, mismo que se extendía como tal y al mismo tiempo por interés en razón de su petróleo, a favor del gobierno Cardenista. A Don Lázaro le dolía que la acción de los nazis significara una circunstancia favorable para nuestro país. Odiaba a quien había asesinado a la democracia española. El 13 de Marzo de 1938, en gira por Morelos, Don Lázaro Cárdenas ordenó al General Francisco Múgica la redacción inmediata del manifiesto que haría saber a la nación respecto de su de cisión de expropiar la Industria Petrolera. Múgica daba saltos de alegría y prometió tenerlo listo al día siguiente. Algunos que lo rodeaban temían que el Presidente procedería a ordenar el apoyo de fuerzas militares para resguardar las instalaciones petroleras. Se decidió mejor porque la custodia quedara en manos de los propios trabajadores para con ello evitar derramamientos de sangre derivados de la apariencia de una provocación.

No cabe duda que los refranes populares son muy sabios. Aquello de que “la ambición rompe el saco” se aplicaba perfectamente en el punto en que los petroleros se encontraban. 1,768 de títulos de concesión y más 7 millones de hectáreas de terrenos petrolíferos valían menos para ellos que los 6 millones de pesos adicionales a los veinte originalmente ofrecidos por salarios pendientes de pagar determinados. Ya se notaban entre ellos connatos de desesperación mas sin embargo, yo no me explico qué clase de pócima había encontrado Pierce en el mercado de Jamaica, al punto de que siempre todos terminaban rindiéndose a su exigencias. La Standard Oil era la que mandaba y se sentía con todo el poder y la sabiduría del mundo. Muchos de los magnates demandaron sensatez y hacer a un lado su soberbia ante el Presidente y que finalmente se terminara por aceptar sus condiciones. Era imprescindible no abusar de su paciencia. Cuando por fin cayeron en cuenta respecto a dicha recomendación, ya era muy tarde.

Era el 16 de marzo de 1938, cuando el Presidente Cárdenas atenta y serenamente los recibió pero les advirtió que ya nada era posible. Se había resuelto la expropiación y por lo mismo ninguna alternativa que implicara un paso atrás. La noche de esa misma fecha, el Presidente de la Republica se dirigía por la radio a todo el país y anunciaba oficialmente la decisión de nacionalizar la Industria Petrolera. Don Lázaro Cárdenas del Río fue conciso, preciso y macizo en su alocución. Hizo todo un recuento de lo que precedía a su determinación. Bien se preocupó por hablar sencillo y claro. Sabía que quien lo escuchaba era un pueblo que no entendía palabras rimbombantes.

@ap_penalosa

LOS RESENTIMIENTOS DE CARDENAS HACIA LOS PETROLEROS

06/08/2014

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), decidió en contra del amparo solicitado por los petroleros relativo al laudo que otorgaba la razón a las demandas sindicales. Si aún así los petroleros se negaban a aceptar dicho veredicto, la imagen de México ante los ojos de los mismos mexicanos y del resto del mundo quedaría en entredicho y también la de su Presidente. Ya Cárdenas apoyaba su bota izquierda en el estribo y su ayudante le brindaba las manos cruzadas para apoyar en ellas la coyuntura entre pie y pierna para posarse sobre el animal. Las bridas las mantenía tensas y las administraba a su antojo y así no daba oportunidad a la bestia a tomar cualquier iniciativa. Usaba buenos guantes para no ampollarse y con éstos se ayudaba a someterlo. Recordaba a Lane Wilson, aquel asesino que alguna vez en la pista había propiciado la muerte de Madero. Había mucho que vengar y rescatar.

Cuando los petroleros se enteraron de la sentencia de la Corte, estallaron y pretendieron algunos persistir en su necedad. Cárdenas una vez más dejó traslucir su generosidad y prudencia y estuvo de acuerdo en presidir reuniones con los petroleros y algunos de su gabinete, dando la oportunidad de extender un plazo hasta el 12 de marzo, antes de que se ordenara la acción ejecutoria. Todavía en
una de dichas reuniones, Don Lázaro les ratificó que a cambio del pago de los 26 millones de pesos él se abstendría de llevar a cabo la expropiación. Fueron tan grotescamente estúpidos y prepotentes los petroleros, que tuvieron hasta el alcance de poner en duda el ofrecimiento del propio Presidente. Con eso se echaron definitivamente la soga al cuello. Apenas salieron del Palacio Presidencial, el jinete ordenó le prepararan su caballo para proceder a llevar a cabo lo que antes mencioné.

Ahora sí, estaba definitivamente decidido a entrar al picadero. Los jueces en cada obstáculo se habían situado con sus banderas indicativas de paso limpio o con error. Otros observaban su cronómetro. Antes de trasladarse a la Villa Ecuestre, se reunió con su gabinete y le anunció su decisión. No todos la aprobaron. Había miedo a que el Presidente se accidentara en razón del grado de peligrosidad del terreno y del qué pudiera suceder después, caso lo anotado. Nunca se imaginaron los petroleros, que la decisión Presidencial ya estaba tomada. Entonces sí la mayoría desesperada empezó a clamar: “¡Paguemos ya! viene la guerra en Europa y con ello en unos cuantos días recuperaremos lo ahora invertido. Igual, hemos sacado los pesos que teníamos y ya los convertimos a dólares. Ahora se encuentran en nuestro país y por lo mismo la devaluación terminará restituyéndonos lo que se nos ha demandado”.

@ap_penalosa

CARDENAS RESPETUOSO Y MESURADO

04/08/2014

Al Presidente Cárdenas le pasaba algo similar a lo anotado en mi último capítulo. Se había preparado, aprendió a conocer a México por su experiencia militar y también, había sido testigo de su historia. Guardaba a su interior reconocimientos y la vez reproches hacia personajes como Díaz, a quien respetó profundamente, sin con ello defender toda su actuación. Con respecto a Huerta su rencor era muy profundo, por asesino, traidor y acomodaticio según quienes le dieran más: los alemanes, los ingleses o los norteamericanos. En relación a Carranza, reconocía su gran esfuerzo a favor de la promulgación de la Constitución del ’17, pero ello no le impedía molestarse por su actitud que al final lo exhibió goloso por el poder. Lo que sí lo hacía enfurecer era saber que Carranza había sido asesinado en terrenos en aquel entonces ocupados por los petroleros y administrados a su antojo. Los llamaba rapaces, injustos, ladrones y cualquier otro epíteto que coincidiera con la conducta asumida por los mismos. Era reservado cuando se refería a Obregón. De hecho, una de las actitudes que más distinguía al Presidente Cárdenas era precisamente esa: la discreción aunada a la mesura. Era muchas veces inexpresivo pero por demás cortés y educado. Respecto de Calles, baste leerse lo escrito anteriormente para que deduzcamos lo que pensaba y sentía en torno a dicho rufián. Don Lázaro se preparó como los del Liceo y los buenos jinetes para llegar a la final. Sabía que el caballo se podría salir del camino al obstáculo y hasta terminar destrozándolo. Dudaba un poco de la actitud del público que lo observaba y seguramente, como cualquier ser humano, sentía de pronto ese pánico derivado de imaginar lo que sucedería en caso de ser derrotado. Sus oponentes eran muy poderosos. Montaban pura sangre bien entrenados, alimentados, cuidados y muy capaces. También sabía que entre el público se encontraban personajes como Roosvelt o Daniels, quienes además de estar harto ocupados y preocupados por lo que acontecía en Europa, de cualquier manera serían respetuosos al paso de su caballo por la ruta de los obstáculos a superar. Le esperaba la prueba final. Ya todo dependería de la comunión jinete y caballo. Na habría nueva oportunidad y si en cambio, ese último recorrido sería el más estricto en alturas, longitudes y demás número de pruebas. Sabía como buen jinete, que los que lo precederían lo observaban desde el espacio de la “imaginaria”, tratando de percatarse de sus errores y sacar para ellos el jugo de los mismos. Si no llegaba al término de la prueba en el mejor tiempo y limpio de faltas, otros se quedarían con la medalla de oro.

A Cárdenas no le servirían la de plata ni la de bronce. La de oro era la que forzosamente debería corresponder a México. Ya no había tiempo para que se la colgaran a alguien más. Así de dura era la prueba. 28 años habían pasado desde el inicio de la Revolución con el asesinato y traición a un primer jinete llamado Madero. A Carranza no se le habían reconocido su actuación y resultados y simplemente fue descalificado. Otros jinetes habían puesto en vergüenza a nuestro país, todo ellos apoyados y comprados por los petroleros quienes desde lo obscuro o bien drogaban al caballo o le aflojaban la cincha del albardón para que de pronto enviara al suelo a quien lo montara. Mientras, esos malditos petroleros apostaban y ganaban todo. Lo llevaban a sus casas y ahí se reían de sus crueldades y tacañerías que asestaban a tantos y tantos mexicanos hundidos en la miseria.

@ap_penalosa

LO QUE LE COSTÓ A USA SU SOBERBIA Y AVARICIA

01/08/2014

Pero lo peor sucedió cuando hace algunos días al llegar a mi casa, el cabrón perro estaba apoltronado en mi sillón del escritorio tomando notas y haciendo correcciones en relación con lo que estoy escribiendo respecto del Presidente Cárdenas. Le dije: “oye pinche puto, ¿ por qué te andas metiendo en mi computadora?” Me contestó y tuve que darle la razón recordándome que yo mismo le había confiado el password de la misma. Ni hablar, no tuve más remedio que callar. Luego, se quitó los lentes y mientras los limpiaba y me miraba directo, pasó a rellenar y apretar el tabaco de su pipa y entonces me dijo: “andas mal. Te lo digo como británico. Estás mezclando peras con manzanas en relación a los gringos con los ingleses en aquello del petróleo y yo conozco a los míos. Mira, cuando Cárdenas tuvo los huevos para hacer lo que hizo, los ingleses muy en el fondo lo apoyaban porque sabían que Roosvelt necesitaría a como diera lugar el petróleo de México para echarle la mano tanto a los británicos como a los franceses y a todos los demás aliados en el caso de que se diera la Segunda Guerra Mundial. Por eso, ellos sí estaban de acuerdo en que se pagaran los 6 millones de pesos de diferencia entre los 20 que ofrecían y los 26 que se exigían. Lo que pasa es que los norteamericanos son a veces muy necios y hasta porque les dicen sí, éstos sin saber, ni menos meditar, contestan automáticamente no. Y como son tan automáticos, por eso mismo se los lleva la Chingada y con ellos a otros. Eso fue lo que pasó cuando Pierce se sentía el “muy muy” y ya ves…” Caramba, me quedé pensando, ¿qué sería de mí si no tuviera de asesor a este perro tan reflexivo y deductivo conocedor de la historia?

Las escuelas de calidad como una Olimpiada, son oportunidades reservadss solamente para los mejores. Yo recuerdo a mis hijos, ex alumnos del Liceo Franco-Mexicano, lo que tuvieron que batallar para salir adelante. En dicha institución se estudia o se estudia, si no “vas ‘pa fuera”. Fueron años en los que además de cumplir con los requisitos implantados desde Francia, según su programa educativo, también tenían que sujetarse a las reglas establecidas por la Secretaría de Educación, SEP, en México. Resultado: muchísimos años estudiando lo francés de 8 a 14 hrs. cada día y por la tarde tres horas más de acuerdo a los programas de la Secretaría de Educación Pública (SEP) ¡Y luego las tareas! Se pasaba mi esposa como buena francesa y madre hasta las 10/11 de la noche echándoles la mano. Al día siguiente, a las 5:45 a.m. otra vez p’arriba. Entre “maternal”, primaria, secundaria y hasta la preparatoria, sumaron 14 años. Hoy, mis hijos a Dios gracias son triunfadores.

@ap_penalosa