Archive for 30/01/2015

EL JUSTO MEDIO

30/01/2015

El concepto anotado simple y sencillamente implica el alejarse del mismo para terminar ubicándose la persona en los extremos de la existencia. Resulta brutal. A mí me sucedió alguna vez y si no hubiera recibido la ayuda de terceros, seguramente, si siguiera “viviendo”y mi vida sería un infierno.
Luego, si por ventura logramos convencernos y colocarnos en ese punto medio, entonces resulta que no estamos satisfechos y pretendemos alcanzar aquello por lo cual no hemos trabajado consistentemente. Los seres humanos en ocasiones somos tan estúpidos, que pretendemos suponer que aunque fuera en el extremo, éramos más felices y productivos, sin tomar conciencia de los grandes daños que por esa vivencia seguimos arrastrando. Nos aferramos, insistimos, imaginamos nuevas metas desde ese falso lugar y luego, ni hablar: al despeñadero ¿Se puede razonar y planear nuevas expectativas cuando las personas están enfrascadas en la necedad y no deciden, por difícil que sea, tomar el camino de nuevos rumbos? Por supuesto que no. En los extremos no existe la humildad, solo la soberbia y la sordera. Los extremos alejan a las personas del conocimiento de sí mismas y acaban derrotadas finalmente en la autoconmiseración, sin tomar en cuenta que mientras tanto pasó, pasó y pasó, un tiempo que ya no se recuperará.
A mí que tanto me gustó la equitación, un día tuve la oportunidad de cabalgar con “Mister Ed”, el único caballo que hablaba ¡¡je, je…!! Un día le pregunté por qué de su capricho al punto que de pronto caminaba como cansado, luego se lanzaba a un galope casi incontrolable y al final terminaba con un trote que hacía que mis pompas se lastimaran. Le pregunté “¿qué te pasa baboso?” Me contestó: “es que no sé ni a dónde voy…”
México casi nunca ha estado en el punto medio. A veces porque no se lo permitían. Otras porque otros le señalaban que lo mejor eran las orillas. Cuando llegó a él, gentes taimadas le decían “salte de ahí”. Muchos se decían organizar a nuestra nación desde el punto medio y resultaron los más extremistas que nuestra patria ha sufrido. En los dos últimos sexenios, nuestros gobernantes ni siquiera supieron en qué punto se encontraban. Simplemente porque estaban locos y por lo mismo ineptos, ególatras y ¡vaya que ineficientes! ¿Podríamos soñar en que un día nuestra patria alcance el punto medio? Creo que sí, hasta deberíamos hacerlo a condición que asimilemos que ello implica un trabajo de muchas décadas en las que ya no estaremos presentes.
@ap_penalosa
http://www.antoniopatriciopeñalosa.com/

CONVICCIONES vs. REALIDADES

28/01/2015

En el año 1962 México tenía un gran presidente. Uno más, aventado a la basura. Se llamaba Gustavo Díaz Ordaz. Salvó al país de una debacle que nos hubiera podido llevar a cambios por demás dramáticos de los cuales a esta fecha seguramente seguiríamos padeciendo. Ese señor sabía, tenía convicciones y se supo rodear de personas preparadas y capaces. Decía sí a lo válido y tiraba al cesto lo que provenía de intereses personales o amiguismos. Si lo que un ciudadano común y corriente ofrecía como aportación de calidad a favor del país, no solo lo aceptaba, hasta lo promovía.
Hoy en día México, como muchas personas, son víctimas y la vez comparsas de clanes, muy bien organizados, que a su interior deciden muchas veces a favor de auténticas porquerías y no toman en cuenta la calidad y validez de alternativas que bien pudieran coadyuvar a favor de nuestra cultura, por ejemplo. Películas estúpidas, programas de televisión o radio contaminantes, periódicos amarillistas, revistas pornográficas que jalan a mucho público, etc. Pero ¿aportaciones de calidad? cero porque no están bendecidas por los “más altos”. En muchos de esos medios, la droga, el alcohol, la vulgaridad, el exhibicionismo, protagonismo, la hipocresía, etc., son las que marcan los entornos que tristemente terminan haciendo de tantos románticos pomada.
Lo malo, es que ese mismo México y las personas anotadas, resultan a la vez resignadas y simplemente se ciñen a lo que el sistema les marca y tienen tantas inseguridades y miedos a su interior que prefieren arroparse en la mediocridad y en el no tomar el camino del crecimiento. Viven al día, se derrotan, dejan las cosas para mañana, pasan los años y terminan en la mediocridad que es lo que causa la vejez. No supieron o no pudieron apostar a tiempo y mientras tanto, otros más jóvenes que ellos, quizá sin experiencia pero más sagaces y ya conformando grupos numerosos son los que avasallan.
Hace unos días, un muy buen amigo mío me comentó algo que se me quedó muy enquistado en el cerebro: “recuerda que los impresionistas vivieron en la miseria…”.
Cuando llegó Echeverría a la presidencia, México inició su camino al caos. Prometía que México tenía potencial para crecer y que él se encargaría de aprovecharlo de manera que nuestro país formara parte del primer mundo. Se rodeó y convivió con lo peor. Igual personas con potencial, a sabiendas de que tenían, solamente gritaban a los cuatro vientos: “alcanzaré la cúspide”, pero ¡nada más! Ni uno ni otro lo lograron. Echeverría es sujeto de burlas y resabios y muchas personas de las anotadas se quedaron a la mitad del camino, siempre en lo mismo, ignoradas y desperdiciadas.
Para triunfar se requieren entre otras cosas: conocerse a sí mismo y amarse, estar dispuesto a sacrificar y arriesgar, seleccionar el camino idóneo, etc. Pero hasta no alcanzar un primer peldaño, el piso se llama mediocridad y cobardía. También es aconsejable reconocer y dar las gracias a quien le ayudó.
@ap_penalosa
http://www.antoniopatriciopeñalosa.com/

MIGUEL MIRAMÓN Y CONCEPCIÓN LOMBARDO

24/01/2015

Uno de los grandes crímenes que gobiernos corruptos, Iglesia e “historiadores” deshonestos han cometido, se llama la falta de exposición de la verdad, solo la verdad y nada más que la verdad. Según intereses, se propalan acontecimientos vergonzosos disfrazados como hazañas, para que aunados a la falta de un auténtico programa de educación, los mexicanos persistamos en la obscuridad. Se exhiben intentonas independentistas, antes de la llegada de Don Agustín de Iturbide, que bien debieran causarnos vergüenza y tristeza. Igual una “Revolución Mexicana” que nunca fue, pero que sirvió solo de estandarte al Partido Revolucionario Institucional, PRI, para justificar su perpetuidad en el poder por más de 70 años.

Miguel Miramón llegó a ser presidente de México contra su voluntad. Casó con una extraordinaria mujer llamada Concepción Lombardo. Cometieron dos pecados: ser profundamente católicos y nacionalistas. El primero, fue el séptimo “niño héroe” que defendió su escuela en el Castillo de Chapultepec ante una de tantas invasiones norteamericanas. Cuando a aquellos se les rinde homenaje, a Miramón no se le menciona.

Don Miguel ascendió muy rápidamente en su carrera militar. Era uno más entre el ochenta por ciento de la población mexicana, conservador y rebelde a la prepotencia juarista. Por lo mismo se entregó a luchar en contra de las intenciones de aquel traidor cuando a cambio de su apoyo, ofreció a USA parte de nuestro territorio nacional. Tampoco comulgó con la invasión francesa, al punto que cuando Napoleón III lo invitó a unirse a las fuerzas galas, éste rechazó tajantemente el ofrecimiento. Cometió un gravísimo error: por defender la ciudad de México, descuidó Veracruz a donde Juárez ya había llegado para que se firmara el indigno Tratado Mclane-Ocampo que puso en peligro, después de Santa Anna, una buena parte adicional de nuestro territorio.

Después de renunciar a la presidencia, ante el acoso de los norteamericanos, se fue a refugiar a Europa con su familia viviendo en la miseria, en razón de no estar de acuerdo tampoco con la propuesta que un grupo de mexicanos, encabezados por Juan Nepomuceno Almonte, hijo bastardo de Morelos, significada en la solicitud a Napoleón III para que en México se constituyera un imperio a la postre encabezado por Maximiliano de Habsburgo. O sea, que Miramón veía por su patria, no por cualquiera de los invasores.

Ya en el poder Maximiliano y observando desde lejos Miramón la debacle que Juárez estaba causando a nuestro país y encontrando que Maximiliano era más justo y liberal que el “benemérito”, decidió apoyar al primero luego de ser abandonado por los franceses y no obstante decidir, en lugar de retornar a Austria, continuar defendiendo a la que llamaba su auténtica patria.

Al retornar a México y a sabiendas de él y de su esposa, que eso le costaría la vida, Miramón trató de hacerle ver a Juárez lo mal que estaban las cosas y hasta se ofreció a ayudarle. Don Benito jamás se decidió a conversar ni con Miramón y menos con Maximiliano quien hasta le había propuesto la realización de un plebicito que se comprometía a respetar por sus resultados. Resultaron encarcelados Maximiliano, Miramón y Mejía y luego fusilados en Querétaro en el Cerro de las Campanas. El pueblo jamás perdonó dicha acción por parte de Juárez.

@ap_penalosa
http://www.antoniopatriciopeñalosa.com/

MÉXICO CASADO VIUDO Y AMANTE…

22/01/2015

A mí me pasa que cuando releo la historia de mí país, de pronto lo comparo al de mujeres que he conocido. Han sido de todo, menos lo que hubieran querido ser. México primero fue forzado a casarse o a vivir en amasiato por más de 300 años con un hombre que a su vez tenía muchas hembras, España. De esa relación surgieron hijos como Hidalgo y Morelos, según ellos, ávidos de salvar a su progenitora de los yugos a la que era sometida. Pero éstos últimos eran más bien oportunistas y mesiánicos. Solo complicaron más las cosas y el resto de la familia terminó hecha añicos después de intentonas independentistas que lo único que causaron fueron masacres, muertes y más y más miseria.
Apareció por ahí un descendiente, Iturbide, que en forma madura y pacífica promovió que el divorcio quedara concluido y la patria encaminada a la paz y al desarrollo. Pero a su alrededor, otros pelafustanes interesados en una supuesta herencia o indemnización, hicieron al primero a un lado, lo asesinaron y le abrieron las puertas al más sagaz de todos: Santa Anna.
Luego apareció Juárez, hipócrita, traidor, vende patria como Santa Anna, y pretendió casar a México con USA para que en esa forma se le adjudicara el título de hermano mayor. No tuvo escrúpulos en violar la Constitución del ’57, se eternizó en el poder irónicamente basándose en el mismo documento, situación que sus más allegados le cuestionaban, al punto de exigirle su renuncia. De nada valió, el corazón de aquel también harto, prefirió dejar de latir y lo mandó a descansar. De entre otros crímenes juaristas, resalta la acción en contra de patriotas auténticos, incluyendo a Maximiliano, como lo fueron Don Miguel Miramón, su esposa, el General Mejía y muchos más. Todos ellos auténticos opositores a la Intervención Francesa.
Juárez dejó a México en bancarrota. Uno de los que fue su cercano aliado, Porfirio Díaz, finalmente alcanzó la presidencia, nos devolvió la paz y llevó a México a la escala internacional. Tuvo también como cualquier ser humano, defectos o enfermedades, en este caso la fiebre del poder. Después de su salida, México quedó inmerso en un prostíbulo que se llamó “La revolución Mexicana”. Pasó por muchos aposentos, aunque no le gustaran, pero le decían que a cambio de ello la patria se salvaría. Ni se salvó, empeoró y ya nuestra nación, según los que inventaron el movimiento, pretendía exhibirse lista para escalar un nuevo peldaño que le significaría desde más alturas mostrar su real vocación y ejemplo para el resto del mundo.
Apareció por fin Lázaro Cárdenas quien con todo realismo y valor puso las cosas en orden. Sin embargo algunos de los que lo sucedieron acabaron con su obra a base de corrupción, desatinos, incapacidad, fanfarronería y mediocridad. Esto principalmente a partir del año 2000, cuando por falta de educación no sabíamos ni siquiera lo que realmente significa democracia.
No faltan hombres y mujeres que al igual que México, siguen colaborando a favor del “no buen ser”. Siguen acorde a lo tradicional, resignados, apáticos y pensando que de un día a otro les caerá el maná del cielo. Mientras, habiendo qué comer, lo demás lo mandan a la basura. Y si de ese maná algo logramos tomar para nosotros, como en el caso de nuestra historia ¡ahora sí somos lo máximo y recibimos el premio de nuestro gran esfuerzo!
Sólo espero que mi página web haga que mi libro tome popularidad y me largo a Nueva York a seguir escribiendo. Aquí no faltarán quienes pretendan perseguirme.
@ap_penalosa
http://www.antoniopatriciopeñalosa.com/

MEDITACIONES CAMINANDO

12/01/2015

Cuando un ser humano se dirige a un lugar, puede suceder que lo haga con angustia en razón de una urgencia y no piensa en otra cosa que no sea librar los obstáculos que le permita llegar oportunamente a su destino. En cambio, cuando no se corren prisas y hasta se da el regalo significado en la libertad de robarse un rato para sentarse a tomar un café y observar el ir y venir de otros peatones, eso invita a una opción llamada compartir.
A mí me gusta hacerlo, más cuando se da la posibilidad de conversar con alguna persona sobre aquello que se antoja interesante o trascendente. Existe riesgo cuando no se sabe si la contraparte estará de acuerdo por la forma de planteamiento de los temas que a uno se le antoja abordar, ni menos si serán de su interés. Si se dan intercambios de opinión habiendo conocimiento, aun surgiendo perspectivas diferentes según puntos de vista o convicciones, siempre quedan tareas para reflexionar y aprender más.
En mi experiencia, me he percatado que es muy difícil encontrar a quienes realmente saben sobre Historia de México. Tampoco faltan sabiondos necios, fanáticos y apasionados que seguramente ese día no se bañaron o se enojaron con su esposa y salieron a la calle con un tapón de cerilla en los oídos que no les permite escuchar y entonces disimulan su sordera solo hablando, hablando y hablando.
La historia oficial de México inicia cada día como consorte dominante, refunfuñona e intolerante que hace amargar la existencia de quienes pretenden arroparse en ella. Hace que quienes quisieran saber más sobre la realidad del devenir de nuestra patria por crudo o vergonzoso que sea, prefieran mejor alejarse de ella acusándola de mentirosa y manipuladora.
Si a esto agregamos además la ignorancia, avidez de dinero pero al mismo tiempo su gran capacidad de penetración de los medios, caso la industria cinematográfica mexicana mediocre y advenediza, entre sectores víctimas de falta de EDUCACIÓN DE CALIDAD y con eso de VERDAD, lógico, muchos terminarán finalmente en una sala de exhibición comiendo palomitas mientras en tanto se “divierten” observando películas imbéciles como la última que hace alusión a la Batalla del Cinco de Mayo ¡Que diera yo porque en México cada día se hable o se discuta más sobre la historia de nuestra nación pero en relación a la de a de veras!
@ap_penalosa