Archive for 06/09/2015

DON AGUSTÍN DE ITURBIDE

06/09/2015

Una de las mejores conferencias que he escuchado en torno a Don Agustín de Iturbide. Mexicano marginado por la historia oficial mexicana en razón de influencias e intereses que podríamos calificar como nefastos.

MI PERRO GÓNGOLO, PANCHO VILLA Y SU BISNIETA

05/09/2015

Aunque escribo este artículo en la paz de mi casa, tengo que confesar que estoy sumamente nervioso, alterado y con miedo de no conciliar el sueño. Mi perro Góngolo ¡una vez más! va a ser papá. Buckingham todavía no está enterado y temo la reacción de Su Majestad La Reyna, quien hasta me reproche haberlo acercado con una “pelada”

Ya desde hace un buen rato notaba a ese mustio muy raro. Salía de manera que no me percatara a medias de la tarde vistiendo sus mejores galas: kilt (falda), saco de levita, corbata de moño, medias elegantísimas de rombos con el escudo de su alcurnia, una boina preciosa, su gaita, una mariconera muy fina portando sus pipas y su tabaco, en fin, todo un caballero escocés. De forma casual ya le había preguntado a su chofer a dónde lo trasladaba, pero este último guardó siempre un silencio sepulcral. Y bueno me dije “ya aparecerá el peine”. Pero hace dos días ocurrió algo que me dejó pasmado. Resulta que a su regreso ese mismo de la “alta sociedad” apareció borracho. En lugar de los atuendos referidos estaba envuelto por una camisa de manta, pantalones de mezclilla todos arrugados y apestosos, una botella de tequila a medio consumir y en su pecho en cruz, cananas con cartuchos treinta treinta, tamaño sombrerote, carabina y gritando “¡Mueran los jijos Carranza, Obregón y Calles!” Al chofer se le notaba asustadísimo y solo alcanzó a decir “así salió de donde lo llevé”. Le ordené que le preparara del té que acostumbra consumir, que arreglara una bolsa con hielo para bajarle su embriaguez y ya luego le ayudamos a trasladarse a su cama para que se quedara dormido.

Al día siguiente, como si no hubiera pasado nada, lo ví apoltronado en su sillón, fumando un buen tabaco, combinando las pinches galletas que tanto dinero me cuestan, pero esta vez en lugar de con té, bebiendo champaña. Le reclamé “baboso ¿por lo menos te acuerdas de cómo volviste anoche?” Contestó cínico “más o menos pero siéntate, ahora lo más importante es lo que te tengo que anunciar” Así lo hice y de pronto espetó “prepárate porque voy a ser padre”. Sentí que me daba vueltas todo mi entorno, me preguntaba cómo informar a la Corona Británica, pretendí comunicarme con su embajador para solicitar instrucciones dado el árbol genealógico de ese desgraciado, pero y bueno, preferí esperar a que el animal me diera sus propias directrices. Claro, afloró por lógica de mi parte la pregunta “¿y quién fue la afortunada?” Contestó: “una bisnieta de Pancho Villa. Cuando pasó por Columbus raptó a su bisabuela y se la llevó a vivir a Chihuahua con el resto de sus esposas. Inquirí “¿y cómo la conociste?” Me contó que en sus paseos por Polanco un día que la sacaba a pasear la sirvienta de la casa alrededor del Parque de los Espejos, apenas cruzaron miradas quedaron enganchados porque según él aquella le guiñó el ojo de forma muy provocadora. Fue entonces cuando se dedicó a seguirla con toda discreción hasta saber de su paradero. Entonces le insistí “oye Góngolo, ¿tú de verdad sabes quién fue ese mequetrefe de Pancho Villa?” Solo exclamó: “un auténtico revolucionario”. Le reclamé “estás loco, fue un matón oportunista, que desde niño odiaba y se acomodaba según las circunstancias dizque revolucionarias que más le convenían. De hecho, en México jamás hubo una revolución. No había condiciones para ello. En esas épocas la población de México era mayormente analfabeta y no sabía ni siquiera lo que ese concepto significaba. Después de asesinado Madero todo fue debacle en forma de sangre, más miseria, traiciones y venganzas hasta que arribó al poder el General Cárdenas. Eso sí, la gran desgracia de nuestro país fue que mientras aquí nos hacíamos pinole, tus paisanos los ingleses y los gringos se apresuraban a hacerse de cuanto petróleo pudieran explotar para enriquecer sus bolsillos a cambio de nada a favor de nuestra patria ¡Qué revolución ni que chayotes Góngolo, todo fue petróleo, petróleo y más petróleo. Me extraña que tú que lees tanto, no te hayas percatado de eso”.

Se quedó muy pensativo y ya luego me pidió consejo “¿Y ahora qué hago?” Yo lo regañé y le advertí “pues afrontar el resultado de tu desliz carajo. Tus hijos serán mis sobrinos y a ver cuántos nos tocan. Ve pensando que nombres les vamos a dar y guárdame una perrita. Exclamó “por supuesto, le daré por nombre “Adelita”. “Está bien, solo habrá que ver si se bautizan en el marco del Rito Anglicano o Católico, perro de porquería. Terminé abrazándolo y me sentí muy feliz ¡Uf! ¿Qué voy a hacer ahora con los nuevos cachorros?
@ap_penalosa

Hidalgo ¿padre de la patria…?

02/09/2015

Siempre he sostenido que Hidalgo fue un mesiánico. Este es un documento que una vez más hace ver las graves mentiras de la historia oficial de México. Felicidades y gracias a Canal 11, IPN.