Archive for 28/11/2015

BUENA SERIE EN TORNO A LA HISTORIA OFICIAL DE MÉXICO

28/11/2015

Alguna vez un alumno me reclamó por ser tan crìtico de la historia de mi país. Que me entrometía en algo que afectaba el sentimiento de los mexicanos. Le hice ver que yo soy un compatriota más que ama a su nación y que por lo mismo busco verla engrandecida. Agregué que muchas veces el plantear una verdad o un punto de vista bien sustentado puede resultar doloroso para otros, pero que si ese dolor los lleva a reflexionar, entonces buscarán nuevas herramientas para fortificarce. Estuvo de acuerdo.

HOMBRES NECIOS QUE ACUSAIS….

20/11/2015

Ya a muy altas horas de la noche concluí este artículo con la colaboración de alguien que me pidió no mencionara. Le expreso a ella mi mayor agradecimiento y cariño ¡qué grato encontrar a personas sinceras, generosas y capaces!

Le encantaba mi casa y el rumbo donde vivía. Me expresó que era muy afortunado. Yo le contestè “sì, pero a algunos les parece fría”. “¡Qué va, a un espacio lo calienta el corazón de quienes lo habitan!” Agregò: “¿imaginas a Sor Juana la mayor parte de su vida enclaustrada y durmiendo cada noche sobre una masa de concreto? Ponte a ver lo que en medio de un ambiente helado y su soledad sacó de su alma y pensamiento”. Le pregunté de inmediato “¿tienes tiempo? ¿escribimos al respecto?” Y asì empezamos.

Era una más de las épocas tortuosas que afligían a los nuestros. La Santa Inquisiciòn juzgaba y ordenaba en “el nombre de DIOS” ¿Cuál dios? ¿El de aquella, demonio disfrazado, o el verdadero? Algunos frailes la acosaban por su inteligencia, valor y audacia. Estaban urgidos de exhibirla en la hoguera para lección de aquellos aterrados por los mismos. Juana de Asbaje mientras tanto, asqueada del machìsmo y arbitrariedad de tantos hipócritas y corruptos, prefirió aislarse del mundo y aunque vigilada y sujeta de denuncias por parte de quienes la “cuidaban”, plasmaba cada dìa tantas y tantas reflexiones filosóficas dichas en forma poética que para salvar terminaba ocultándolas en espacios de paredes, entre sus ropajes o en su seno y mismas que reservaba para entregarlas cada vez a las que fueran tres esposas de virreyes que actuaron como sus protectoras. Su mejor amigo: Carlos de Siguenza Y Góngora.

Mi tìo Joaquín Antonio Peñalosa fue quizá uno de los que más sabìan respecto de Juana Inés. Gracias a sus investigaciones, Margarita López Portillo se encargó de enaltecerla al punto de promover el rescate de aquel hermoso edificio que hoy se conoce como “El Claustro de Sor Juana”. Irónico que hermana de un presidente por demás frívolo, haya terminado por tomar conciencia en relación al enorme valor de dicho personaje.

Muy poco quedó para la posteridad de la inmensa obra de Sor Juana. Una vez que una de las mejores amigas de su vida regresó a España, los curas se regocijaban porque ahora sì nadie la rescataría de ser convertirla en despojos.

De pronto una epidemia apareció en la ciudad y Juana salió a auxiliar a tanto desventurado y terminó con ello contagiándose para luego morir. En lugar de ella, pasó a la hoguera el 90% de su obra. Pero ese 10% que quedó, los que son sensibles y han tenido acceso a una verdadera educación, la estudian, terminan emocionados y dejan correr algunas veces sus làgrimas.

@a_penalosa

PORFIRIO DÍAZ

20/11/2015

Un auténtico liberal denostado e incomprendido.

LA PRESENCIA DE LA CELESTINA

13/11/2015

La intriga aunada a la mentira son “riesgos de vida”. La practican aquellos que en su interior están envenenados. Gozan lo que sus perversidades ocasionan. Terminan descubiertos y luego de la muerte les viene el infierno.

En estos últimos días de pronto aciagos, se hace presente en mi pensamiento la figura de Carlos María de Bustamante quien disfrutaba con su esbirro “El Nigromante” hacerse notar en los círculos de la alta sociedad de esa época, sabedora que en las tertulias aquellos dos malditos sin escrúpulos para de alguna manera “brillar”, hacían gala de la intriga para provocar el morbo, la burla y la integridad de sus víctimas. Una de éllas Ana Huarte. Esposa de Agustín de Iturbide, mujer abnegada y amorosa de su familia y quien se refugiaba entre los suyos a manera de no exhibirse y exponerse al veneno de tantas malas lenguas. Su vida: su esposo, hijos y el sufrimiento. Las mismas que la denostaban, azuzadas por los dos primeros, cuando no hubo remedio de ser impuesta emperatriz, entonces besaban sus pies y mientras lo hacían, en el fondo le deseaban lo peor, esperando muy pronto verla a ella y a su marido convertidos en añicos. Lo lograron.

La familia Iturbide era cordial, sencilla y si bien Don Agustín de pronto era un ser distante, en razón de su posición y obligaciones militares, aún siendo amante de la Gûera Rodriguez, siempre supo saborear lo que pudiéramos llamar “el calor de hogar”. Era cordial y benévolo con sus amigos a quienes abría sus puertas al punto de la ingenuidad, sin percatarse que algunos de ellos solo se acercaban a fisgar y a envidiar lo que para ellos no estaba reservado. Eso sí, eran los más zalameros y dos caras.

Era lógico imaginar que por su fama, muchos otros aristócratas que bien los conocían alertaban a Iturbide con aquello de “cuidado, quien mucho dice quererte te quiere mal”.

Bustamente fue tan ruin que hizo correr el rumor en el sentido de propagar que Iturbide, en aras de entregarse plenamente a la Rodriguez, había planeado exponer ante la Iglesia a su mujer como adúltera, lo que a la pobre infeliz le habría significado el enclaustramiento en un convento. En la obra “México a Través de los Siglos”, tanto Bustamante como su inseparable amigo denotan su saña, misma que otros, como Lucas Alamán, no comparten. Por lo contrario, se muestran respetuosos y discretos. Alamán incluso califica lo asentado de infundio, tratando de evitar con ello lo que resultó irreparable: la buena imagen de sus dos presas y con eso su dramático futuro.

Luego de su asunción como emperador una vez alcanzada la independencia, inició la tragedia de la familia Iturbide. Los mismos que lo encumbraron, entre ellos Santa Anna, después se encargarían de derrocarlo y mandarlo al exilio inclyendo a su familia. Su estancia en Europa fue dramática. Primero fueron acogidos por Italia, pero una vez formada la Santa Alianza, España había decidido recuperar a México. Iturbide, enterado del plan, con su familia a pié, cruzó desde la bota hasta Inglaterra y empeñando sus pocas pertenencias logró retornar a México a efecto de alertar de la amenaza. Apenas desembarcó en Tamaulipas fue detenido a la vista de su esposa e hijos, quienes luego de varios días recibieron la noticia de que su esposo, lejos de ser escuchado terminó fusilado/asesinado.

Esta es una historia más como muchas que hoy acontecen y que describo como: “MISERIA Humana”.

https://www.youtube.com/watch?v=O_auYHcgEDQ

SI HOY VIVIERA JOSÉ VASCONCELOS

10/11/2015

Estrafalario, locuaz, romático, por demás irascible, según él adonis y lo mejor que DIOS había regalado al mundo. Igual sensible, agresívo y no se detenía ante nada. No osbtante la épocas violentas en qué vivió, la sociedad intelectual lo admiraba. Murió por tisteza y frustración.

Dicho personaje me apasiona. Era auténtico y por demás selectivo. Odiaba a los “gañanes” diciendo que eran seres putrefactos, perversos, opotunistas que atrapaban a mujeres que en su desdicha, buscaban su compañía a fin de no sentirse solas. No recuerdo en cual de libros que leí respecto a su persona, hacía referencia a un refrán de su inventiva que decía “las mujeres en la mierda, como los toros, tienen la querencia de las tablas”.

Tenìa gran amistad con Adolfo de la Huerta, siendo éste último hombre muy cercano a Álvaro Obregón y cada vez que se encontraban Vasconcelos le insistía a Fito “convence a tu jefe para que me de los recursos necesarios que me lleven a salvar a México de esta revolución corrupta y estúpida. Que me dé apoyos para que México se engrandezca gracias a un marco educativo que haga a nuestra nación sensible y pensante respecto a sus orígenes y valores”. De la Huerta simpatizaba con su idea, pero sabía que Obregón tenía otras metas, entre ellas, el urgente reconocimiento a su gobierno por parte de USA. De manera que hablar de educación con aquel luego manco, era igual a enfrentar topes contra la pared sin ningún resultado. Ya siendo Álvaro presidente constitucional, envió a de la Huerta a Washington creyendo que con su intervención su objetivo se alcanzaría. Fracasó don Fito y no solo rompió relaciones de amistad con aquel, sino que se reveló a Obregón pero su fracaso resultó contundente.

Hubo un pacto entre Obregón y Calles: el de la alternancia en el poder. Algo así como ahora vas tú en mi lugar, pero al final de tu administración me dejas la silla presidencial calientita para que la vuelva a ocupar yo. Finalmente, antes de repetir Obregón como presidente, éste fue asesinado seguramente por Calles en complicidad con la Iglesia. Se convocaron a nuevas elecciones y Calles resultó el ganador de forma por demás custionable. Pensó este último que nombrando a Vanconcelos como rector de la universidad, aquel se daría por satisfecho. No fue así. Surgió un movimiento anticallista encabezado por don José que fue reprimido y ahí empezó el declive de ese ser tan mágico. Por dignidad no asumió esa rectoría que tanto había anhelado y tanto bien hubiera hecho a una nación una vez más tan compulsa y en medio de la obscuridad educativa.

Cuento lo anterior porque ahora me pregunto “¿qué opinaría Vaconcelos de nuestra nación actual en materia educativa?” “¿qué podría esperar de los planes al respecto de nuestros futuros candidatos presidenciales?” De una cosa estoy seguro, que luego de hablar con ellos preguntaría qué línea del metro tomar para acercarse al árbol de la noche triste y así como se cobijó en él Cortès, seguramente habría hecho lo mismo.

@ap_penalosa

LOS RESENTIMIENTOS EN LA HISTORIA, VENENOS QUE MATAN

06/11/2015

Hace un poco más de dos años, después de observar la Catedral de Reims en Francia y sus vitrales, y sabiendo del bombardeo de que fue sujeta al punto de su casi total destrucción me pregunté ¿qué sentirían los trabajadores mientras la reconstruían? Pienso que odio no, más bien resentimiento.

Estoy convencido que el peor espacio en la vida de un ser humano es aquel que se sitúa entre el amor y el odio. Está al centro y en paralelo a esas dos emociones y por lo mismo no permite que ambas se enfrenten cara a cara. Mientras tanto, las personas inmersas y abatidas a veces ignoran en qué lado tratar de ubicarse. Si logran retornar al plano del amor, saben que eso les significará nuevos sacrificios y hasta posibles sufrimientos. Si optan por el odio, su capacidad de autodestrucción y daño será implacable

Yo pienso que la historia a lo largo de su correr, ha propiciado en sus presentes y proyectado a momentos muchas emociones encontradas. Odios, tristezas, alegrías, sensaciones de triunfo, quizá hasta dulces evocaciones, arrepentimientos, frustraciones, en fin, todo un cúmulo de sentimientos que debieran ser lecciones de vida pero que en lugar de aprovecharlas y en razón de nuestra soberbia, preferimos hacer de ellas herramientas de venganza o de reconquista. Dos ejemplos: las Primera y Segunda guerras mundiales. Una vez concluidas, dejaron territorios convertidos en panteones de pronto arrasados por el frío y el hambre. Intensos dolores, pérdidas, miserias, frustración, pero lo peor: presencia de impotencia. Al rato, vinieron las reflexiones sobre todo lo acontecido y poco a poco la humildad fue fluyendo. Se dio paso a reconocer errores, surgió el espíritu de reconciliación y ya luego el perdón. Renacía el mundo nuevamente y los que lo habitaban se mostraban resueltos a evitar que dichas tragedias volviera a ocurrir. Limpiaron sus lugares, se volvieron a establecer en ellos y se encontraron dispuestos a rescatar como la catedral referida, todo lo que había quedado hecho añicos ¡impresionante la capacidad del hombre, igual para destruir como para reconstruir!

Solo que entre las ruinas reptaba una serpiente presta a morder y envenenar:, este fue precisamente el resentimiento. No dejaron de existir aquellos que a su interior clamaban por la venganza, la revancha y sí, muchos terminaron siendo víctimas del ataque de aquel reptil. Hombres que decían y proclamaban que era necesario hacer ajustes de cuentas. Entre la primera y la segunda guerras anotadas, hubieron muchos conscientes y decididos a evitar nuevas catástrofes. Evadían hablar de temas que solo herían su corazón. Pero también habían otros que mientras los demás estaban en paz y dispuestos a proseguir así, tramaban y preparaban armamento más moderno para con él volver a destruir de manera más contundente y volver a sembrar odio entre todos los que habitaban el planeta. Yo me pregunto ¿por qué si ya nos dimos cuenta del potencial de dañar que tiene esa terrible emoción, no mejor la incineramos, la convertimos en cenizas y con ellas abonamos árboles o plantas que nos proporcionen cobijo y sombra?

¡Fuera soberbia, al diablo con los resentimientos! ¡Y tú ego, o dejas que te administre o también te vas con aquella!

@ap_penalosa

MEJOR HOMBRES QUE HÉROES

02/11/2015

En algún artículo que escribí haciendo referencia a uno de los maestros que más amé y respeté, el Doctor Solón Zabre Morell, comentaba que me advertía: “cuidado Antonio, quien mucho te alaba, te quiere mal…”

Hoy México está tan pobre de personajes que destaquen, salvo muy contadas excepciones, que por lo mismo se le hace urgente “inventar” héroes para de alguna manera ocultar carencias cada vez mayores en materia de todo aquello que nos pudiera distinguir ante los ojos del mundo y en medio de nuestro propio entorno. Esto es, adolecemos de escalones sólidos que nos lleven a alcanzar mayores alturas. Nuestra historia es tan vergonzosa las muchas de las veces, que para disfrazarla inventamos figuras de barro a las que exhibimos como héroes o próceres. Las alabamos, enaltecemos y en ellas los políticos dicen inspirarse a manera de modelos a seguir. Y el pueblo, claro, pasional, ignorante, se entrega manipulado a esas figuras. Por falta de EDUCACIÓN DE CALIDAD hemos sido víctimas que carecen de herramientas que ayuden a enfrentar una verdad por dura que sea y que nos alienten a corregir lo que no debió ser. Mientras, obligados a salir por la tangente se nos orienta a ser sumisos al gusto de historiadores perversos y mentirosos que usan o usaron su pluma para apuntar a cambio de canonjías lo que en su momento diversos sistemas a su conveniencia han impuesto. De ahí la falsedad y las trampas dadas las formas como se ha venido inculcando el correr de nuestro devenir.

Yo me pregunto ¿qué panorama habríamos podido esperar luego de analizar a cualquiera de los pasados candidatos a la presidencia como para habernos podido sentir confiados e imaginando una posibilidad al fin de renovadas esperanzas? ¿cuántos compatriotas, en serio, pensaron que con cualquiera de ellos México por ventura daría ese brinco obligado y por tanto urgente? Me temo que muy pocos. Quienes tienen el poder sin duda apoyaron a su favorito a sabiendas que eso les significarían prebendas y por supuesto el engrosamiento de sus riquezas. Pero la mayoría, los pobrecitos, una vez más estuvieron sentenciados a la costumbre del acarreo para exaltar lo que los alternantes manifestarían que hicieron o harían, a sabiendas que en muchos de sus discursos buena parte eran farsas y engaños.

Veamos el caso de Venezuela. Hugo Chávez tan mesiánico como lo fueron Hidalgo y Morelos, tuvo a su pueblo en la bancarrota. Sus gobernados pensantes sabían que si se expresaban en su contra, se habrían expuesto a la prisión, el martirio y hasta la muerte. Los pobres, la mayoría, condenados a “agradecer” todo lo que presumía el dictador haber hecho a base, según él, de tanto sacrificio para rescatar la dignidad de su país y llevarlo al socialismo. Y sí, después falleció y seguramente sigue siendo llorado y arropado por tantos en la obscuridad que como en México, por falta de educación, a la fecha todavía no tienen elementos que les permitan discernir.

A veces mis compatriotas hacen que me enfurezca por sus actitudes: pereza, abulia, desinterés, resignación, indolencia, derrotismo, delincuencia, corrupción y tantas cosas más que me llevan a concluir en ocasiones que México ya no tiene remedio. Luego ya más sereno termino comprendiéndolos y justificándolos porque después de siglos está claro que los sistemas incluyendo a la Iglesia, nos obligaron a adaptarnos a la circunstancias que nos siguen teniendo atrapados. Pero bueno, el mal ya está y ahora estamos obligados a superarlo.

A veces comparo a mi patria como un ring en el cual se enfrentan dos contrincantes a controlar por un referee. Uno de aquellos está constituido por el Clero, el gobierno y la iniciativa privada. El otro es el pueblo mismo. Pero el mediador y los jueces que juzgan el encuentro son justamente esos “héroes que nos dieron patria” ¿Quiénes saldrán triunfantes después del combate? Por supuesto los primeros. El pueblo regresará a su vestidor en mucho golpeado y desangrado. El referee y sus compinches se acercarán a los poderosos y no se dude que cobrarán una buena tajada después de una pelea arreglada.

¿Cuántos referees a lo largo de nuestra existencia han sido honestos y en lugar de héroes han sido hombres verdaderos y ávidos de la justicia? Tristemente, muy pocos.

Ya estamos cerca de 2018. Y entonces ¿quién nos va a gobernar…?

@ap_penalosa