Archive for 30/04/2016

La batalla de Camarón, otro episodio oculto por la historia oficial de México

30/04/2016

Un enfrentamiento que enalteció a soldados, pueblo y enemigos extranjeros

El 29 de mayo de 1863 un destacamento enviado por Napoleón III constituido por 64 carros de combate de la Legión Extranjera con la consigna de apoyar con víveres, oro y armamento a sus compañeros, partió de Puebla con rumbo al puerto de Veracruz.
Tomado de Wikipedia: El coronel Pierre Joseph Jeanningros estuvo al mando de la Legión tras recibir información sobre un posible ataque contra el destacamento y decidió mandar a la 3.ª compañía a explorar los accesos al poblado de Palo Verde bajo las órdenes del capitán Jean Danjou. El destacamento estuvo formado por 62 soldados de infantería y tres oficiales (entre los que se encontraban Danjou y los tenientes Maudet y Vilain).

El día 30 de abril los legionarios acamparon en Palo Verde con la intención de descansar.

Por parte del ejercito mexicano sumaban 800 soldados de caballería y 2,200 de infantería. Los solo 62 efectivos extranjeros luego de refugiarse en una hacienda conocida como Camarón (Camerone, francés), obtuvieron la primera victoria echando mano de su artillería.

Al frente del contingente mexicano se encontraba el comandante Milán quien a la vista de ser mayoría trató de disuadir al enemigo quien por toda respuesta exclamó “tenemos armas y no nos rendiremos”.

Luego de ese primer enfrentamiento la hacienda sufrió un incendio que hizo que los que ahí se encontraban se vieran sin víveres y agua. Además el capitán Danjou cayó muerto de un tiro en el pecho para seguirlo 2 horas después el subteniente Vilain.

No obstante su inferioridad 12 legionarios que quedaban en pie continuaron combatiendo y para las 5 de la tarde solo 3 sobrevivieron y ya sin municiones acudieron al uso de su bayonetas. Su rendición estuvo condicionada a que se les permitiera regresar a la base con su bandera, cargar con el cuerpo del capitán Danjou y mantener sus armas. Petición que el comandante Milán aceptó con respeto y admiración dado su coraje y gallardía.

Tristemente la historia oficial de México no da testimonio de un acontecimiento que en el plano humano debiera hacernos sentir conmovidos en razón del empeño y coraje que como militares mostraron ambos bandos.

Luego de la batalla y a la vista de más de 600 muertos y heridos, el medico militar mexicano de apellido Talavera, decidió cambiar su uniforme por una bata de doctor para acudir a auxiliar tanto a soldados mexicanos como extranjeros sin distinción de rango ni nacionalidad.

Igual una familia humilde mexicana radicada en la entidad, procuró arropar a un miembro de la legión gravemente herido que pocos días después del evento falleció, dejando el encargo de que se enviara una carta a su familia en Francia en la que a manera de consuelo a sus seres queridos informó que además de su familia en Francia, contaba con otra más en México que se ocupó de auxiliarlo brindándole gran cariño.

Hoy día en el pueblo de Camarón, Veracruz, los días 30 de abril se lleva a cabo una ceremonia para rendir homenaje tanto a soldados mexicanos como extranjeros, así como al doctor Talavera.

Pasaron muchos años para que el gobierno mexicano aceptara reconocer la trascendencia de dicho acontecimiento en la época de la intervención francesa. En la fecha referida también en Los Inválidos en Paris, es tradición que un contingente de la legión se haga presente para rendir tributo a todos los valientes representados por las banderas mexicana y francesa.

@ap_penalosa

Miguel Hidalgo y Costilla, una personalidad difícil de entender

25/04/2016

La masacre que propició en la Alhóndiga de Granaditas resulta imperdonable

Juan Antonio de Riaño y Bárcena superintendente de Guanajuato era un hispano rico y bondadoso. Se le amaba y respetaba en razón de su entusiasmo y el cariño que mostraba hacia la Nueva España. Amigo cercano de Hidalgo compartía con él. Días antes del levantamiento Don Miguel le pidió en préstamo 200 pesos so pretexto de saber en donde guardaba sus caudales.

La Alhóndiga de Granaditas se construyó para almacenar granos. Edificio hermoso en el cual se llevó a cabo la masacre inducida por Hidalgo que dio por resultado la muerte de cientos de vidas.

En su vida sacerdotal don Miguel mostraba una vocación más acorde con la vida mundana. Sus obligaciones religiosas las descansaba en sus subordinados. Luego de oficiar la misa, tendía a acercarse a los ambientes de la alta sociedad a efecto de observar y enterarse por boca principalmente de las damas de cualquier hecho trascendente.

Fue muy querido y respetado por la burguesía, la cual generosamente le ayudaba. Departía con ella disfrutando de los panecillos dulces acompañados de licores y chocolate. A la hora de caer la tarde, en lugar de acudir a dirigir el Rosario se reunía con sus amigos con el objeto de jugar al “tute”. El juego era su pasión.

Pienso que era víctima de complejos. Con sus compañeros religiosos no empataba, mientras que en el ambiente social se sentía pequeño rumiando resentimientos. Hombre muy culto pero difícil de abordar.

¿Cómo es posible que siendo religioso, diera ejemplo de maldad al punto del frenesí…?

Después de una de tantas tardeadas con las señoras, acudió a platicar con el señor Riaño. En esa ocasión le solicitó el dinero arriba referido. Entrada la noche procedió a despedirse para acudir a su casa a descansar. La compartía con su hermano Mariano.

En la madrugada del 15 de septiembre de 1810, los militares Allende y Aldama acudieron a la casa del cura con la intención de informarle que su conspiración había sido descubierta. Luego de pedir que se sirviera chocolate procedió con toda calma a escucharlos. Grande fue la sorpresa cuando Hidalgo lejos de mostrar inquietud, simplemente expresara “llegó la hora, vayamos a acabar con los gachupines…”

Después de agitar a la plebe en la iglesia de Dolores, se tomó camino hacia Guanajuato. La muchedumbre iba creciendo sin saber bien a bien lo que sucedía. Solo le bastaba saber que Hidalgo portara la imagen de la Virgen de Guadalupe.

Conforme avanzaba el contingente se iba tomando preso a cualquier español que se cruzaba. Allende y Aldama se mostraban intranquilos al ver el cambio que operaba en la personalidad de “el padre de la patria”.

Ya en Guanajuato la turba era incontrolable, de ahí que buscaran refugio los habitantes y soldados en la Alhóndiga de Granaditas. Eran cientos de personas inmersos en el pánico. Más cuando Hidalgo instaba a la plebe a acabar con ellos.
A la puerta de la Alhóndiga, Hidalgo azuzaba a la muchedumbre para ingresar a ella. De entrada apareció el señor Riaño pidiendo clemencia a favor de tantos inocentes, a lo cual Hidalgo se negó. En su presencia el que decía su amigo terminó masacrado y su hijo también. Con estos dos inocentes se inició un infierno en el cual niños, mujeres, ancianos y soldados fueron sacrificados algunos de ellos por la vía del degüello o estrellando las cabezas de los niños en contra de las paredes.

Después de lo anterior Hidalgo fue seriamente cuestionado por Allende y Aldama, los cuales algunas semanas después lo tomaron preso en razón del mesianismo que denotó.

Si la historia oficial de México hablara con la verdad, el capítulo referido debería causarnos vergüenza.

@ap_penalosa

Un día domingo en una casa mexicana en las décadas de los ‘50/’60

17/04/2016

En lugar de levantarnos a las 5 de la mañana para asistir a la escuela, en domingo el despertador sonaba a las 7 hrs.

Recuerdo que al levantarme y encender la radio se escuchaban las noticias desde la estación XEW en boca de Dante Aguilar, quien además nos invitaba con mucho entusiasmo a salir de las cama. Yo me apuraba a tomar mi baño con rapidez para acompañar a Panchita a comprar pan y tamales para compartirlos en el desayuno con toda mi familia en ese único día de la semana en que temprano convivíamos juntos y sin prisas.

Ya de regreso a casa todo era movimiento. Mis hermanos y hermanas regateaban el baño para luego vestirse con la ropa que estaba destinada para dicho día. Ellas vestían con prendas realzadas con una crinolina, mientras los varones nos envolvíamos con una camisa bordada al estilo español, combinada con pantalón corto azul marino y medias de rombos de estilo escocés coronadas con zapatos de charol. Mientras, la radio nos alegraba con el programa “Así es mi tierra” para dar paso después a las pláticas del padre Brambila en la voz de Enrique Rambal.

A las 10 de la mañana ya teníamos que estar prontos para abordar el automóvil de mi padre urgiéndonos a no retrasarnos para estar a las 11 horas en la Iglesia de San Felipe. Junto a dicho templo en la calle de Madero se yergue majestuoso el templo de San Francisco.

Después de la misa, caso habernos portado bien a lo largo de la misma, nuestros padres se organizaban para hacernos cruzar la calle y así llegar al Sanborns de los azulejos. Recuerdo como si fuera ayer las leches malteadas y los helados en forma de cisnes, payasitos, aviones, barcos, etc.

Luego de lo anterior atravesábamos la Avenida San Juan de Letrán a efecto de alcanzar el Palacio de Bellas Artes y la Alameda Central. En una de tantas ocasiones mi madre me platicó que en dicho lugar se conocieron mis abuelos. Él montaba una bicicleta vestido de “lagartijo”, típico de la época porfiriana, para impresionar a mi abuela a fin de conquistarla.

Desde el quiosco de la Alameda provenían los valses mexicanos que regalaba a los paseantes la Orquesta Típica de la Ciudad de México constituida por músicos salidos de nuestro conservatorio vestidos a la usanza charra.

A las 2 de la tarde arribábamos a la casa de mis abuelos paternos en la colonia Santa María. Todo era fiesta, espléndida comida y regocijo. Mi abuelo español procedente de Segovia, España, a manera de travesura me permitía disfrutar la espuma de su cerveza o bien a la hora de escuchar los toros, mientras jugaba con su amigo el señor Beitia el dominó, me invitaba a introducir mi dedo en su copa con anis.

Ya caída la tarde y a punto de anochecer, me invadía la tristeza a sabiendas que debíamos partir de regreso a casa. Me consolaba saber que en mi hogar me esperaba Cachirulo en la TV con su Teatro Fantástico coincidiendo con la hora de la merienda y después, desde la radio, la hora de Carlos Lacroix con su “¡dispara Margot, dispara…!” interpretada alternativamente por Arturo de Córdoba y Tomás Perrín.
Eventualmente y a manera de excepción en razón de la hora, tuve la oportunidad de disfrutar la serie original de “Los Intocables”.

¿Y qué puedo decir de todo lo anterior…? Solo una cosa: ¡qué tiempos aquellos señor Don Simón…!

@ap_penalosa

y bueno, revolución mexicana…¿cuándo?

07/04/2016

La pseudo revolución mexicana fue un movimiento que se gestó dando espacio a las triquiñuelas petroleras

Me divierto cuando con tanta pompa hacemos referencia a una revolución que no existió. Luego de una estancia corta de Francisco I. Madero en el poder y hasta 1934, nuestro país se debatía en medio de guerrillas, regresión, traiciones, ansias de poder, sangre, miseria cero educación, etc.

¿Y qué paso luego que Madero fuera asesinado junto con Pino Suarez…? ¿No es cierto que durante su gestión cayó en los mismos errores de Don Porfirio…?

¿Durante el tiempo de Victoriano Huerta, Villa y Zapata de verdad propiciaron un cambio que diera por resultado un avance del país…?

¿La constitución del ’17 entró en vigor haciendo vigente el artículo 27 que defendía los bienes naturales, entre ellos el petróleo…? ¿Qué otros cambios generó al día de hoy dicho documento cuando en nuestra nación ya desde esas épocas estaba inmersa en la corrupción…?

Carranza fue una víctima más de entre tantos que negaron someterse a los intereses de Obregón y Calles, y quienes se encargaron de eliminar a Villa. El mismo Obregón fue víctima de las balas acorde a lo planeado entre Calles y la Iglesia.

Concluida su administración, Calles desde fuera trató de extender su poder en las personas de Emilio Portes Gil, Pascual Ortiz Rubio y Abelardo L. Rodríguez, presidentes que solo actuaron como títeres previo al arribo del presidente Cárdenas.

Veamos qué se daba en el país y que la mayoría de los mexicanos no saben:

1. Aprovechando nuestra ignorancia, el petróleo que surgía a la superficie y que entorpecía la agricultura, los norteamericanos y los ingleses haciéndonos un “favor” rentaban o hasta compraban las tierras de los campesinos hartos de ver mermada su producción agrícola por la presencia de dicho hidrocarburo.

2. Madero con sus tibiezas finalmente impuso un pequeño impuesto por barril lo cual ocasionó la cólera de los petroleros quienes por conducto del embajador de USA planearon con Huerta su asesinato.

3. Desaparecido Huerta y previo al inicio de la primera guerra mundial, el petróleo mexicano fue factor preponderante del cual Norteamericanos, Ingleses y Alemanes dependían para ubicarse en el conflicto. Véase el Telegrama Zimmermann.

4. Si bien la Constitución del ’17 contemplaba en su artículo 27 la propiedad de nuestros bienes naturales, en la práctica dicho artículo jamás entró en vigor ante la amenaza de USA y de Inglaterra de no ser reconocidos por parte de sus gobiernos.

5. Obregón durante su gestión, trató inútilmente que su gobierno fuera reconocido por USA. Promovió los tratados de Bucareli, comprometiéndose a no ejercer el articulo 27 solo de manera verbal. USA no se dio por satisfecho y hasta antes de morir Obregón representaba para aquel país un gobierno espurio.

6. Calles contrario a Obregón se hizo sumiso a los gobiernos yanquis y logró su apoyo. Solo que a lo largo de la misma exhibió un exceso de canonjías. Ya el propio Lázaro Cárdenas que trabajaba bajo sus órdenes, dudaba en seguir apoyándolo. Fue entonces cuando luego de su administración Calles pretendió seguir gobernando echando mano de los tres presidentes títeres que lo sucedieron. Cuando Cárdenas asumió el gobierno decidió expulsar a Elías Calles quien se fue a refugiar a USA.

En resumen, todo lo anotado que se suscitó, la mayoría de los mexicanos lo ignoran y se dejan llevar solamente por lo que expone la historia oficial de México.

Conclusión: los mexicanos seguimos viviendo inmersos en las mentiras.

@ap_penalosa