Archive for 29/10/2016

La soberbia impide a muchos que se dicen “historiadores” aprender y luego a enseñar.

29/10/2016

Cuando se constituye un foro según tema en Facebook muchos participantes presumen saber, pero en la práctica solo estorban

En México muy pocas personas conocen y se interesan por la verdadera historia de nuestro país. Algunas de ellas exhiben sus conocimientos con humildad y con la buena intención de aportar, aclarar, compartir y motivar. Denotan un bajo perfil y no la pretensión de ser reconocidos y adulados. Existen otros que igual saben, pero resultan arrogantes, impositivos y hasta déspotas. Estos últimos propician fastidio y enojo al punto de terminar no tomados en cuenta y de ahí el desperdicio de lo que podría haber sido una especie de patrimonio que por supuesto se hubiera podido aprovechar.

También aparece un considerable número de personas que en su formación escolar quedaron atrapadas en las redes de una historia oficial mentirosa y manipuladora a conveniencia de lo que a los gobiernos interesa que se diga. Eso mismo pasa con los que cayeron en lo que tramposamente a veces plantea la Iglesia. Resumiendo: estamos rodeados de historiadores que no son soberbios. De otros que contemplan a los demandantes de aprender con menosprecio, y de víctimas de un camino obscuro que amañadamente conduce al educando a un precipicio muy profundo.

Lo peor de todo lo anterior está en que finalmente con los antecedentes arriba expuestos caemos en una realidad: las plataformas valiosas desde las cuales se podría dar a conocer nuestra verdadera historia son muy escasas en proporción a una ya de por sí exigua demanda potencial interesada en torno al tema historia.

Persiste un grupo más que representa a la gran mayoría: aquel que está conformado por las personas que en nada están interesadas respecto a la ciencia que nos ocupa. Conclusión: el grueso de los mexicanos desconocen y no se interesan por el devenir de su país. De ahí entonces la pregunta ¿En esas circunstancias podemos esperar que en nuestra patria se dé una auténtica conciencia de nacionalidad…?

Pienso volviendo al tema Facebook que en un foro que llega a atraer por su tema, muy pocos de los que participan lo hacen con sapiencia, generosidad, sencillez y sin ánimos de brillar. Pero una inmensa mayoría desmotiva desde el momento de mostrar ya no digamos su ignorancia, sino también su intolerancia. Irritan y confunden a un buen número de participantes mismos que concluyen mejor retirándose con el ánimo de evitar ser víctimas hasta de insultos y majaderías. Ej.: si se pretende abordar a la figura de Iturbide, no más de 5 verdaderamente aportan, el resto que pudiera sumar hasta 50, a más de no saber al respecto con profundidad o solo superficialmente, solo caen en fanatismos estúpidos, actitudes prepotentes y todo eso que hace dar al traste con aquello que bien hubiera podido ser.

Es triste pero debemos reconocer que hoy día la materia de historia que debiera ser obligatoria, ha pasado a ser eso: solo historia, misma de la cual llegará el momento en que quede empolvada y marginada.

@ap_penalosa

Sea quien gane la presidencia de USA, México seguirá igual ¿O…?

17/10/2016

El proceso electoral en USA se ha convertido en un circo. Pero ¿Qué pasará en México una vez concluido…?

El amarillismo de los medios nacionales y extranjeros hace creer que si Donald Trump ganara el mundo se pondría de cabeza. Pero en el caso de que triunfara Hillary Clinton, igual se estaría dependiendo de un personaje muy cuestionado dado su historial exhibido por su contrincante que de ser verdad, aquel país viviría en la cuerda floja expuesto a todo tipo de calamidades. Finalmente ambos personajes se reflejan mentirosos, faltos de confianza y hasta temibles. En resumen: el panorama de los yanquis se antoja incierto y con ello también el del resto del mundo.

Si a lo anterior añadimos la situación que prevalece en México, es de suponer que independientemente de lo que suceda más allá de nuestra frontera al norte, nuestro país seguirá inserto en momentos por demás dramáticos. Desgobierno, corrupción, violencia, drogas, miseria, ausencia de educación de calidad masiva y más, hacen identificar de manera drástica a nuestra patria a nivel mundial en términos de todo aquello de lo que adolecemos propiciando con ello que se alejen muchas otras naciones que no están dispuestas a arriesgar con nosotros en razón de lo que hoy tristemente exhibimos.

Sé y me duele que como a mí, a muchos lectores de este artículo les puede causar irritación lo apuntado en el párrafo anterior, pero me pregunto luego de releerlo ¿Estoy siendo honesto y sincero al plasmar quizá de manera brutal una realidad que no es sujeta de discusión…? Igual imagino a un buen número de compatriotas salirse de la tangente y auto consolarse expresando “eso que afirma el que lo escribe no toma en cuenta que lo que le sucede a México pasa igual en la mayoría de los países de nuestro planeta”. Contesto: y sí, es cierto ¿pero por qué no darle valor a aquel refrán “mal de muchos, consuelo de pendejos…”?

Haciendo una remembranza de lo que nos ha ocurrido a partir del año 2000, encuentro que nuestro terruño ha venido cayendo de mal en peor. Un presidente Fox, incapaz, ligero e irresponsable que como su sucesor Calderón hicieron del concepto política un juego de malabares que hundieron al país en un desierto en el cual todo lo que se daba no era más que producto de acciones patrioteras y tendenciosas al punto de tratar de hacernos imaginar que México se recompondría acabando con todo aquello que hoy persiste pero además creciendo en forma exponencial. Y ni qué decir del palurdo EPN, al cual todavía tendremos que soportar por 2 años más a sabiendas por su irresponsabilidad, ignorancia y su acrecentado cinismo, que en el tiempo que le resta concluirá hundiendo a México en un infierno en el cual todo lo que hubiera podido ser acabará convertido en cenizas. Véase entonces con tan solo 3 ejemplos una tendencia de casi 18 años siempre orientada a caer.

¿Y qué de nuestra nación para el año 2017…? Yo diría que como las manecillas de un reloj marcando las cero horas, saldrán al disparo de una pistola gentuzas producto de asquerosos partidos políticos avaladas por los miles de millones de pesos para hacer campañas repetitivas a las cuales el país se ha venido acostumbrando y hasta resignando sin al fin decir “se acabó, esto ya no puede ser…”.

Conclusión: de los tres países que integran el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica, dos están a punto de quedar inmersos en una seria crisis económica y existencial. Ahora las cosas son al revés. Antes se decía que ante la debilidad de uno, cualquiera de los otros dos o los dos mismos estarían dispuestos y en posibilidad de salvarlo. Hoy en cambio 2 países por sus circunstancias, USA y México, podrían estar expuestos a la debacle. De aquí entonces que los gringos se preocupen por su entorno y que nosotros los mexicanos dejemos de ver hacia fuera y nos concentremos en nuestro interior.

@ap_penalosa

Saber, aprender y discutir sobre historia implica una auténtica preparación y honestidad

06/10/2016

En la medida que pasa el tiempo muchos que pretenden demostrar saber de historia solo contribuyen a su deformación

A mí me gusta la historia. Trato de aprender cada día más de ella, pero me cuido de confrontar y acercarme en la medida de mis posibilidades a aquellos conocedores profundos de la misma. A casi 7 décadas de mi existencia me doy cuenta que lo que realmente sé en torno a dicha ciencia en comparación con lo que existe en el haber de muchos grandes conocedores, resulta por demás relativo. Y es que es muy difícil encontrar a aquellos que además de ser eruditos procuran mantenerse en un bajo perfil y además tratan de cuidarse de no formar parte de una mayoría que busca imponer no verdades y que además por su apasionamiento estúpido, lo único que logran es un pretendido lucimiento a costa de contribuir a deformarla o lo que es peor, a convertirla en novela.

Yo diría que existen varios grupos, a saber: el que contiene a pocas verdaderas autoridades en la materia pero que son celosas en el sentido de aparecer solo en escenarios reservados para pocas personas que están insertas en verdaderos centros de aprendizaje y tienen por objetivo principal escuchar, razonar y preguntar cuando es oportuno, para así aprender.

Otro grupo es aquel en el cual los que lo forman se exhiben como la última palabra. No se prestan a enriquecer sus relativos conocimientos, tratan de imponer lo que en su caso se asemeja a solo la punta de un iceberg por no haber decidido sumergirse a las profundidades a efecto de darse cuenta de lo complejo de un gran total y que además tienden a resultar necios e impertinentes. Esto es común observarse cuando se organizan foros en relación con temas trascendentes por ejemplo en Facebook. No faltan los que además de ser inoportunos y hasta majaderos, hacen con sus acciones que los que desean aprender, terminen hastiados y prefieran abandonar el foro en cuestión. Resultado: frustración, enojo y hasta mal sabor de boca.

Existe otro grupo que a mi gusto resulta nefasto. Me refiero al de las editoriales. Es tal la avidez de hacerse de dinero al punto de ofrecer ejemplares de escritores de renombre pero solo con afán comercial para así jalar al comprador, no importándole a dichas empresas que su oportunidad de colaborar en beneficio de la educación basada en la verdad se haga de lado sustituyendo lo que hubiera podido ser aportación de calidad por solo amarillismo y basura.

A más de los grupos anotados podría mencionar a algunos más, pero creo que basta con esos tres ejemplos para caer en cuenta del por qué México es tan pobre en materia de educación histórica. Por ello que las nuevas generaciones de estudiantes se resistan a que en los programas de educación se haga obligatoria la materia de una historia en la que ya no confían y hasta les causa enojo y burla.

Y ahora vuelvo a mi insistencia: mientras en nuestra nación no se construya una sólida plataforma de educación de calidad masiva, subrayo ma-si-va, los mexicanos estamos muy distantes de adquirir una real conciencia de nacionalidad. Para alcanzar esto, la promoción de nuestra verdadera historia se convierte en un factor determinante.

@ap_penalosa