Archive for 21/01/2018

A LOS MEXICANOS QUE ADOLECEN DE MEMORIA

21/01/2018

A mí no me gusta López Obrador. Me parece un hombre falso, oportunista, soberbio, deshonesto y manipulador.

Creo que su capacidad de liderazgo deriva de una enfermedad conocida como esquizofrenia. Quienes la padecen tienen mucha facilidad para mover a las masas, máxime en el caso de aquellas que forman parte de una clase media baja y por lo mismo carecen de educación. Tristemente la mayoría de nuestros compatriotas.

Hitler era un gran líder, pero a su interior sufría muchísimo porque era víctima de complejos de persecución. Veía fantasmas por todas partes y de ahí su urgencia de formar una raza pura aria, al margen de la amenaza de tantas otras sociedades que cuestionaban sus intenciones expansionistas y absolutistas.

Se dice que de muy joven, López Obrador vivió la desgracia de matar a un hermano suyo. Eso no lo sé. Pero de ser así, supongo que de ahí le derivaron los tantos miedos que ahora refleja: los complots, el “innombrable”, las “Mafias en el Poder”, etc. Lo imagino a esa edad presionado y cuestionado por su propia familia, sociedad y autoridad. Debe haber sido muy duro para él. Lo malo de todo esto es que tantos problemas en su interior lo convirtieron seguramente en un ser agresivo, a la defensiva y seguramente con afanes de venganza. Sus temores e inseguridades rayan en el extremo. No sabe escuchar, es impositivo e impulsivo. Su falta de humildad y prepotencia hacen que los que lo rodean solo sean gentes mediocres e inmorales. Las gentes que razonan no gustan de acercarse a él.

Tampoco sabe perder. Es revanchista y pese a lo que sea, no se detiene a pensar que sus movimientos derivados de su rencor pueden llevar a muchos miles pobrecitos que lo siguen a caer en calamidades. Muchos taxistas, empleados de hoteles, de restaurantes, afanadoras, etc., perdieron sus trabajos cuando su necedad de bloquear El Zócalo, 5 de Mayo, Av. Juárez y Reforma. Creo que del total de personas que votaron por este hombre en el 2006, no más del treinta por ciento lo volvieron a hacer. Ya se vió su situación en 2012. En mi opinión, el Señor López Obrador está acabado. Pero después de esto, le vendrá lo más duro: quedará inmerso en la soledad. Me temo que la misma, combinada con su soberbia lo llevará a extremos muy dramáticos. No me lo imagino a solas en su recámara por las noches observando un noticiero. Seguramente cada vez que aparecía la figura del presidente Calderon y sabiendo que a sesenta días de las elecciones del 2006 tenía a su favor una diferencia del 16 por ciento de la votación, sintió rabia hacia sí mismo. Por sus culpas todo se vino en su contra ¡Cuánto le costó el “cállate chachalaca” o el no participar en uno de los debates ¡Vaya hombre! Quién sabe qué futuro le espere.

Vean ahora sus última actitud: no obstante luego de formar un nuevo partido político, MORENA, que finalmente aunado a los demás engrosa y en mucho los emolumentos que finalmente salen de los bolsillos de los mexicanos, hoy día la mayoría víctimas de una crisis económica brutal debido a la pésima administración presidencial encabezada por EPN a más de una corrupción cada vez más escandalosa; ahora resulta que pretenda el “peje” inconformarse y hasta atacar la postulación de candidatos independientes. Me pregunto ¿ahora qué existe en la materia gris maquiavélica del cerebro de AMLO? ¿Esa es la democracia que según él tanto resalta y promueve? ¿Qué hace la pandilla de MORENA con los millones de pesos que cada mes recibe de la Comisión Nacional Electoral? Todas estas, desafortunadamente preguntas sin respuesta y mientras tanto una buena fracción de los votantes mexicanos metida en el futbol sentados frente a su televisor y haciendo ronda con sus comparsas y el resto de la familia.

México 2018, fecha cercana a un nuevo circo desgastado, apestoso, con tribunas a punto de desmoronarse y leones y tigres chimuelos por lo viejos y mal comidos.

@ap_penalosa

EVOCACIONES

16/01/2018

Sentí oportuno publicar nuevamente este articulo, porque creo nos permite a los viejos recordar lo que fue un país pujante y próspero. Igual nos brinda la oportunidad de comentarlo con los jóvenes de hoy, al fin los dueños del futuro de nuestra nación.

Cuando era niño, de doce años, mi padre me regaló algo que me hizo muy feliz y que todavía conservo: una cámara fotográfica marca Kodak. Con ella saqué tantas y tantas fotografías que fui guardando y que ahora forman parte del álbum de mis recuerdos. Algunas me hacen reír, otras me ponen muy melancólico porque aparecen personajes que ya no están. Mis padres, abuelos, tíos, amigos, maestros, compañeros de la escuela… ¡uf! bendita cámara. Tantas imágenes me hacen regresar a las épocas de un México que fue para mí maravilloso. Tranquilo, su capital fastuosa, segura, sana, pequeña en comparación con la actual. Cualquier rincón de nuestra patria, rico o humilde, recibía a sus visitantes con cordialidad y generosidad. La nación crecía y se desarrollaba a gran escala. La educación a nivel pública como privada nos permitía competir con cualquier otro país del orbe. México era una nación en franco crecimiento y se exhibía con enorme potencial para departir con las naciones de más prestigio. Éramos muy ricos en materia agrícola. Nuestras exportaciones de granos, frutas, legumbres, hortalizas, etc. nos hacían resaltar no obstante la competencia que en aquellas épocas USA o la Unión Soviética significaban. Gozábamos del respeto y admiración de todo el planeta.

Un mal día arribó a la presidencia un pésimo presidente. Se llama Luis Echeverría Álvarez, quien todavía sobrevive. A partir de su gestión, nuestra patria inició el camino del derrumbe. Lo siguieron algunos otros buenos presidentes menos los tres últimos: dos del Partido Acción Nacional, PAN, otro más del Partido Revolucionario Institucional, PRI, que se encargaron de seguir dando al traste con lo poco que iba quedando. No nos actualizamos, la economía llegó a descansar principalmente en el petróleo, el cual por cierto cada día se agota más. Acabó con la industria de los fertilizantes, las aseguradoras agrícolas, los fabricantes de semillas mejoradas, de insecticidas y parasiticidas. También hizo pedazos el sistema de aseguramiento y financiamiento al campo. Todo un desastre. A más de eso, tanto campesino frustrado, supuso que solo las grandes capitales podrían darle solución a sus problemas y con ello vinieron las cada día mayores concentraciones poblacionales en los medios urbanos que hacen que los mismos se ahoguen más en medio del desempleo, la economía subterránea (vendedores ambulantes, si bien nos va), delincuencia, violencia, corrupción, insalubridad, drogadicción, etc.

Recuerdo antes de la época de aquel orangután, que cualquier turista extranjero que nos venía a visitar, regresaba a su país triste porque el tiempo le había resultado muy corto como para terminar de extasiarse de ese México maravilloso. Se prometía regresar cuanto antes.

Me enteré que la empresa Eastman Kodak se declaró en suspensión de pagos. No supo ponerse al día. Si mi cámara se descompone ya no sé quien la podrá arreglar. Creo que la soberbia y la ineficiencia de sus directivos causaron ese desastre. Me preguntó ¿pasará nuevamente lo mismo con mi país, si el nuevo presidente no toma la riendas como debe de ser…?

@ap_penalosa

LA AMNISTÍA QUE PRETENDE AMLO

08/01/2018

Tomado del diccionario:

AMNISTÍA: Perdón de penas decretado por el Estado como medida excepcional para todos los presos condenados por determinados tipos de delitos, generalmente políticos.

EJEMPLO: “aquel año se proclamó una amnistía para todos los presos políticos, a excepción de los inculpados por delitos de sangre”.

Anoto lo anterior con objeto de enseñar, corregir o aclarar el significado de una palabra que pocas personas conocen: “amnistía”, misma que hoy en día está en la boca de muchas personas empezando por la de Andrés Manuel López Obrador, quien con su vocabulario dominguero lo único que provoca es confusión.

En el marco de la campaña como aspirante a la presidencia de México abanderado por el partido político bautizado como MORENA, dicho individuo como es costumbre, pretende sacarse un as de la manga a efecto de llamar la atención y que le signifique el apoyo de tantos ignorantes que finalmente le sumen votos en la próxima elección presidencial para el sexenio 2018-2024.

Tristemente México en los últimos 11 años se ha visto bañado de sangre derivado de la torpeza de gobiernos que solo nos han aportado inseguridad, corrupción, drogadicción y muchos males más. Las cárceles del país no se dan abasto a falta de espacios para mantener encerrados a tantos delincuentes que a miles de hogares han enlutado, víctimas de una inaudita violencia que cada día crece más. De ahí entonces mi pregunta ¿Le podría estar claro a AMLO que defender y perdonar a tanta basura, eso significaría poner a la sociedad al borde del infierno…?

¿Y qué pensarán los mexicanos que ya no vieron regresar a su hogar a sus seres queridos, en razón de haber sido secuestrados y luego asesinados en el marco de un entorno que apesta a podredumbre a falta de la capacidad gubernamental necesaria que propicie confianza y paz…?

Definitivamente no entiendo qué pasa por el cerebro de AMLO. Me da la impresión que está saturado de aserrín. Se necesita ser muy imbécil y por demás atrevido tratar de obtener votos a partir de un populismo que solo denota ausencia de capacidad para pensar. Ahora por tercera vez el tipo inicia con un alto nivel de popularidad, misma que a lo largo de los meses de campaña seguramente se irá reduciendo paulatinamente hasta el punto que sus contrincantes lo rebasen debido a ser un individuo de poco alcance, como muchos atletas mediocres que no se entrenaron lo suficiente para estar en condiciones de ganar.

Me viene a la mente un pasaje en la vida de Don Porfirio Díaz estando a punto de abordar el barco que lo llevaría a su destierro a Francia. Comentaba con uno de sus amigos a la vista del desorden que se vivía en el país, resultado de una pseudo revolución abortada encabezada por Francisco I. Madero que al poco tiempo fracasó: “ya soltaron a los tigres, ahora habrá que verse cómo los regresan a sus jaulas…”. Y si, ahora de alguna manera pasaría algo similar con la estúpida declaración de AMLO seguramente los rufianes se sabrían perdonados y protegidos a sabiendas que el gobierno no solamente los pondría en libertad sino también les brindaría facilidades para abiertamente y con gran confianza seguir delinquiendo y con ello sumando cada día más desgracias muy difíciles de asimilar.

En lo personal considero que nuestra patria se encontraría al borde de un precipicio del cual le resultaría muy difícil salir en caso que ganara AMLO. Y si desgraciadamente así sucediera lo mejor sería que los miembros de su gabinete cuidaran de mantenerlo anestesiado.

@ap_penalosa