JOSÉ VASCONCELOS ADORADO SOÑADOR

Lo que deseaba y exigía Vasconcelos ponía mohinos tanto a De la Huerta por su falta de recursos como a Obregón porque sus ideas en esos momentos estaban orientadas principalmente al cómo conseguir el aval norteamericano a favor de su gobierno. Le estaba claro a Obregón la necesidad de la educación, pero antes pensaba que era necesario contar con recursos alimentarios que saciaran las necesidades de tanta gente muerta de hambre y sin trabajo. Sin el apoyo del extranjero México no era autosuficiente en lo económico, pero tampoco estaba en su intención comprar dicho apoyo a base de prebendas que tanto se habían denunciado como injustas para el país y su dignidad.

Yo me identifico mucho con Vasconcelos, inclusive en relación a su locuacidad. Me hubiera encantado sentarme a platicar con él en relación a lo que para mí es uno de los propósitos de mi manuscrito: insistir en la EDUCACIÓN. Pero también me daría un poco de temor, sobre todo pensando en su carácter. Imagino cómo reaccionaria al ver el status en el que hoy se encuentra nuestra nación en materia educativa. Creo que no habría terminado su desayuno y habría salido del restaurante mentando madres y preguntándose: “¿para todo esto sirvió mi chingado esfuerzo?” “¿Ver que en los pinches baños y en el “metro” sólo aparecen albures, palabrotas y ventanas rayadas con el típico “chingue a su madre?”

En aquellas épocas, después de la desaceleración de la economía consecuente de la Guerra Mundial, sucedía en la mayoría de los países un problema muy similar al que ha venido viviendo México en los últimos años a consecuencia de la recesión del 2008. Miles de mexicanos que habían permanecido en Estados Unidos como braceros, eran regresados a nuestro país. Vasconcelos demandaba aprovechar a esa población para que con la herramienta de la EDUCACIÓN se le dieran elementos suficientes para no depender del país vecino al cual iban a entregarse básicamente para ser explotados y sufrir.

@ap_penalosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *