¡Ay Latinoamérica!

Hasta que arribó a la presidencia de México un imbécil de apellido Echeverría Álvarez en 1970, nuestra nación era respetada y admirada por su Doctrina Estrada. Proclamaba la libre autodeterminación de los pueblos. El presidente en cuestión la hizo de lado y pretendió decirle al mundo cómo hacer las cosas. Resultado: hicimos el ridículo. Este día yo también me olvidaré de dicha doctrina renegando además porque me llamen hermano latinoamericano. De Venezuela, Ecuador, Bolivia, Nicaragua y Argentina no quiero saber más mientras persistan sumisas a gobiernos representados por solo sinvergüenzas. Lo malo está en que estos últimos son pocos pero gracias a la adolecencia de EDUCACIÓN DE CALIDAD que predomina en dichos países como en el nuestro, los gobernados son ignorantes o bien acomodaticios y cobardes. Eso nos sucedía cuando Iturbide alcanzó la independencia de nuestra patria y sigue pasando de una u otra manera. Léase el pasaje con detenimiento.

Hace unos días Correa de Ecuador con lágrimas en los ojos decía “gracias” a quienes lo reelijieron (¿?) y la borregada le contestaba “bendito seas…” Mientras, su país cada día más a la baja. Como ese, todos los demás arriba apuntados.

El caso Venezuela es por demás escandaloso. No me explico que un pueblo testigo y víctima de los resultados fatales en que está inmerso, siga vitoriando a un orangután sui generis que se ha puesto en evidencia a los ojos del mundo como tal y que además ya muerto en vida continúe siendo bandera de pobrecitos que por su ignorancia, como acontecía en México con Hidalgo y Morelos, se dejen arrastrar a ciegas a espacios en los que ya no queda nada más que hambre, miseria, sangre y un resentimiento en potencia que hará que más temprano que tarde explote y termine de dar al traste con lo poco que queda de esa infernal patria. Pienso que si Chávez no ha muerto, eso se debe a que DIOS no sabe en qué lugar colocarlo. Satanás ya ordenó se les cierren las puertas del infierno a sabiendas que todo lo desordenaría ¿Quién tiene la culpa, Chávez o los venezolanos? Por supuesto que estos últimos. Chévere o no el ambiente solo advierte ¡CUIDADO!

No soy amigo del refrán “mal de muchos consuelo de…” pero creo que en este caso bien aplica a México. Somos un país sí por supuesto con muchos problemas. También corrupción, delincuencia, violencia, mesiánicos como un López Obrador venido a menos pero que todavía puede costarnos mucho dinero caso que MORENA como partido prospere, espero que no. Pero al mismo tiempo ni duda cabe que aunque poco a poco ya la gente del pueblo empieza a distinguir mejor entre lo bueno y lo malo y aún con desorden, apatía o negligencia de autoridades e iniciativa privada, cada día hacemos mejor uso de nuestros recursos, enormes por cierto. Contamos con una buena reserva que hace que nuestra moneda esté firme. En general vamos bien y espero que cada día mejor.

Pensemos solamente que mientras los venezolanos solo cuentan con petróleo el cual por cierto no se puede comer y que además por decisión de su “comandante” va a parar a manos de sus compañeros de pandilla, para lo demás todo es importación. Alimentos, ropa, bienes de capital, etc. no se producen en aquel país ¿Y cómo le van hacer esos adoradores o miedosos respecto a ese maldito infeliz ahora que esclavos del populismo, ni saben si Chávez todavía mueve la pata o de donde sacarán recursos luego de nuevas devaluaciones al punto que para salir al extranjero solo pueden hacerse los urgidos de no más de 200 US dólares provenientes de un banco? No solo el mercado negro sacude a Venezuela, los atrapa hoy todo lo demás que es negro. Ellos se lo buscaron y otros no toman lección ¡Viva México! si señor…

@ap_penalosa
http://www.antoniopatriciopeñalosa.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *