Benito Juárez usurpador, dictador y traidor. Véase el Tratado Mac-Lane ocampo

A la salida de Ignacio Comonfort luego de renunciar a la presidencia derivado de un autogolpe de estado, Benito Juárez actuaba como presidente de la Suprema Corte de Justicia. Eso lo obligaba de acuerdo a la constitución vigente a constituirse como presidente provisional y convocar a nuevas elecciones. No lo hizo y la gestión que llevó a cabo a lo largo de 16 años lo hizo aparecer como dictador y usurpador.

A Juárez equivocadamente se le califica como héroe no obstante que su conducta dejó mucho que desear. La historia oficial de México no da cuenta que en aquellas épocas la población que prevalecía en nuestro país en un 80% era conservadora y por lo mismo no comulgaba con el pensamiento de los liberales. El acercamiento de Juárez a los norteamericanos irritó en mucho a la población de nuestra patria a sabiendas que buena parte de nuestro territorio estaba en riesgo de pasar a favor de USA.

Y así como Juárez solicitó ayuda de los yanquis, un grupo de conservadores hizo lo mismo ante la persona del rey de Francia Napoleón III, quien decidió enviar a México como emperador a Maximiliano de Habsburgo acompañado de su esposa Carlota. Al arribo a México del emperador en cuestión y mientras tanto, en USA se desarrollaba la guerra de recesión. Eso le impedía descuidar las acciones de sus tropas a efecto de evitar la presencia de los europeos.

Mientras tanto Francia decidió apoyar a México a solicitud de un grupo de conservadores encabezados por Juan Nepomuseno Almonte quien fuera hijo natural de José María Morelos y Pavón. Cabe aclarar que esos conservadores engañaron a Napoleón III, haciéndole creer que la mayoría de los mexicanos demandaban la presencia de un emperador designado por él para gobernarnos.

Juárez en su peregrinar siempre se sometió a las instrucciones de los norteamericanos y no se hace referencia al auténtico patriotismo de personajes como el General Miguel Miramón quien en ningún momento hizo mancuerna con los yanquis ni con los franceses. Su único objetivo fue salvar a México, lo cual le costó perder la vida fusilado por ordenes del benemérito al lado de un Maximiliano más mexicano que el propio Juárez y de su compañero el General Tomas Mejía.

Tampoco dice la historia oficial que Don Benito a cambio del apoyo de los yanquis, vía la firma del Tratado Mac-Lane Ocampo, pretendió comprometer los estados de Chihuahua, Sonora, la Baja California, el libre paso por la frontera al norte y también el libre paso por el Istmo de Tehuantepec. El congreso norteamericano se negó a ratificar el tratado en cuestión. Abraham Lincoln expresó a sus colegas un ¡ya basta de abusar de México…!

@ap_penalosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *