Debate entre panistas

Debate entre panistas
¡Ja, ja, ja! mi perro Gòngolo y yo estamos muertos de risa y hasta nos duele el estòmago de tantas carcajadas que nos causaron lo precandidatos del PAN, en debate, buscando la presidencia de la repùblica por su partido. Debo advertir que mi perro es el mejor del mundo. Ademàs de bello, es muy culto. Sabe de historia como el que màs. Es bisnieto de Sir Winston Churchil y forma parte de una camada que naciò en el Pacio de Buckingham. Lo malo es que el muy desgraciado me sale muy caro. Todos los dìas me exige roast beef, canapès imperiales, champaña y digestivos de la màs alta calidad. Luego se apoltrona en mi biblioteca, prende su pipa siempre portando una bata ad hoc y su gaznè y me exige silencio mientras lee y toma su te. Yo solo lo obedezco y me muestro sumiso a sus deseos, asì como su mayordomo.

Apagamos la televisiòn antes de que la proyecciòn concluyera e hizo un comentario que me dejò pasmado. “Mira” me dijo, “cuàndo tu estudiaste durante tu carrera de Economìa el capitalismo, los mejores libros que consultaste provenìan de la Escuela de Ciencias de la URSS. Es decir, que los comunistas sabìan màs de capitalismo que Paul Samuelson, Adam Smith, Friedman, Keynes y otros. Eran muy buenos para criticarlo y sopesarlo. Ugual este trìo de babosos que acabamos de observar ¡vaya que saben respecto a la problemàtica mexicana y se dicen los ùnicos capaces para resolverla! Los tres dicen que tienen un historial de experiencia tal, que han hecho las cosas en sus puestos anteriores tan bien, que si no votamos por ellos, es como no aprovechar la nueva venida del Mesìas” ¡Què bruto! ¡Cuànto dicen saber! Solamente me pregunto ¿Por què esos conocimientos no los aplicaron en los doce años ùltimos en que tuvieron la oportunidad? Les voy a enviar mi libro para que aprendan un poquitìn de historia de Mèxico. Aunque temo sea una mala inversiòn, porque mientras estèn en campaña, todo serà bla, bla, bla y ya luego bu, bu bu, pus es que eso no lo sabìa. Bola de demagogos e hipòcritas.
El acero aprestad y el bridòn…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *