DECENA TRÁGICA

Tristemente México desde sus orígenes ha reflejado una historia a través de la cual el odio entre connacionales, la ambición por el poder, sangre, traiciones y más se han distinguido como platos fuertes. Recordemos a los tlaxcaltecas que detestaban a los aztecas y por eso brindaron apoyo a Cortés en su proceso de conquista. La sucesión de dichos acontecimientos se ha venido repitiendo hasta el día de hoy.

1913 resultó un año caótico para México. Desde fuera, el repudio principalmente de los norteamericanos hacia la figura de Francisco I. Madero se hacía patente en la figura de un diabólico embajador Henry Lane Wilson encargado de envenenar al presidente en turno Taft de manera de obtener su anuencia para que a como fuera Don Franciso dejara el poder. En el interior, Madero se exhibió como hombre indeciso, contradictorio y fugaz que en poco tiempo dividió e irritó a tal grado a la sociedad rica o humilde al punto de no querer saber más de el. Gran sorpresa y desencanto suscitó Madero y me atrevo a afirmar que con su muerte lo que la historia oficial califica de “Revolución Mexicana” resultó un movimiento que quedó inconcluso no obstante la presencia ulterior de personajes dignos y patriotas que mostraron verdadera vocación en aras de un cambio que diera por resultado el renacimiento de nuestra nación. Muchos de ellos también traicionados y luego asesinados, caso los hermanos Flores Magón y seguidores y el propio Don Venustiano Carranza quien promulgara una constitución en 1917 acéfala hasta el arribo de Don Lázaro Cárdenas del Río que puso punto final a la presión extranjera que se oponía al artículo 127 que defendía a capa y espada nuestros recursos naturales, entre ellos el petróleo. En mi opinión, México no estaba preparado ni capaz para una revolución. Eramos un pueblo en el cual el noventa por ciento de su población total era analfabeta, de ahí imposible suponer la existencia de una conciencia de nacionalidad en que pudiera descansar una plataforma que diera paso a una consistente evolución. La sociedad burguesa, minoría aplastante, por supuesto que reprobaba movimientos que alteraran su orden, lujos y tradiciones traídas del extranjero. Conclusión: jologorios y riqueza en abundancia vs. IGNORANCIA y miseria.

Del 9 al 18 de Febrero de 1913 la ciudad de México quedó convertida en un infierno luego de un río revuelto para ganancia de pocos pescadores. El principal, Victoriano Huerta. Militar de gran prestigio, astuto y por demás calculador. Supo hacer uso del hartazgo de un país que ante la inutilidad del gobierno maderista simplemente ansiaba que se fuera, que se largara. Huerta ya había acordado con rufianes como el, caso Félix Díaz sobrino de Don Porfirio, el general Bernardo Reyes y algunos otros poner fin a la iniciativa maderista. Como serpiente que se mueve entre maizales poco a poco se acercaría a sus víctimas para de pronto saltar sobre ellas, moderlas e inyectarles algo que más que propiciar una muerte súbita sería previamente un suplicio por demás dantesco. Gustavo, hermano de Don Francisco advirtió a este último de las intenciones del “chacal”. Resultó el presidente tan inocente y testarudo que se negó a relevarlo. Por el contrario, ya a horas de su muerte todavía le reconfirmaría toda su confianza. Resultado: a Don Gustavo lo atraparon, con saña extrajeron el único ojo con el que veía para luego dejar en su cuerpo el impacto de casi cuarenta cartuchos.

El 22 de Febrero el presidente Madero y el vicepresidente Pino Suárez a base de engaños fueron trasladados al lugar en el cual también resultarían asesinados a malsalva. Mientras, Huerta acompañado de Lane Wilson brindaba en la embajada norteamericana esperando ya solamente el acto protocolario en el cual Pedro Lazcurain luego de cuarenta y cinco minutos como presidente interino, entregaría la banda presidencial al infame usurpador.

Muchos acontecimientos se dieron en esos macabros días. Muchas relaciones al respecto. De mi parte solo una conclusión: México una vez más vejado, atormentado y en camino de un largo trayecto a una auténtica paz hasta cuando arribó al poder el presidente Cárdenas ¿Lección…? Espero que así sea.

@ap_penalosa
http://www.antoniopatriciopeñalosa.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *