DIOS Y LA REFORMA EDUCATIVA

Decidí permanecer en el DF aprovechando que un mundo de gente sale a contaminar otras partes del país. Me dije “ahora sí a escribir con calma, atender pendientes, disfrutar mi jardín, etc.” En todos los medios, más en TV, Jesucristo como estelar. Nuevamente dale que dale crucificándolo, antes lavando pies apestosos y bueno, un año más en su típico calvario ¡pobre cuate! Se me ocurrió entonces la idea de llamarle a DIOS aprovechando que mientras su hijo realiza su gira anual a nuestro mundo acompañado de San Pedro, ÉL seguramente como yo, también se dedicaría un rato a descansar. Llamé a la secretaría particular a sabiendas que el gruñón Peter no se encontraría y encontré que me contestó un nuevo ayudante ¡argentino! De inmediato pensé “¡vaya que ese bribón es bien oportunista! Ay sí, como su nuevo sucesor es gaucho, seguro ya le envió recomendados y ahora entonces además a apapacharlo invitándole hasta un buen bife de chorizo, buen vino y para rematar un mate. Ni hablar” Atento el porteño me expresó “mirá che, dejáme ver si el Patrón te puede atender…” Y sí, DIOS tomó el auricular con el clásico “quiubo mi Toñete ¿como andas?” Le informé que bien. Me comentó que justo en ese momento estaba continuando la lectura de mi libro, que le estaba gustando, haciéndole reir muchísimo, pero que en paralelo lo tenía muy preocupado. “Oye díme ¿estás bien? ¿no necesitas algún gûarura? Te pregunto porque al leer tu manuscrito no descarto que muchos te quieran linchar. No has dejado títere con cabeza desde Hidalgo hasta antes del General Cárdenas. Por ahí me dijeron que Don Benito ya se está aliando con Satanás para bajar a ponerte un buena madriza ¡Aguas! manténme informado” Le expresé don’t worry chief, perro que ladra no muerde y además tengo cada día más seguidores que me apoyan.

Abordé entonces el tema relativo a la prometida REFORMA EDUCATIVA. Primero manifestó un “¡ja, ja ja..!” luego un “¡jo, jo, jo…!” y al final con cierto venenillo un “¡ji, ji ji…!” Le espeté y le reclamé “¡oye! ¿qué te pasa? te hablo en serio”. Sereno me explicó: “Mira, no te enojes, pero déjame decirte que en México van requete mal ¿Cómo hacer una REFORMA EDUCATIVA cuando de entrada no está incluída una materia que debiera llamarse “aprender a estudiar”? ¿A ver, a ver? contestame. Te pongo un ejemplo: en tu patria los escolares se la pasan estudiando historia en primaria, secundaria y hasta en preparatoria. Pregúntales ahora qué recuerdan de todo lo que vieron. Te encontrarás que están en la baba ¡Y claro! un año el dizque maestro dice A, al siguiente el otro Z, pero además ¡aburridos y pachorrudos hasta el carajo! ¿Así como esperas que se motive y se entusiasme a un alumno eh? Tú tuviste la oportunidad en tus años de juventud de contar con buenos padres, profesores, escuelas razonables en costo, espacios mayores en la UNAM ¿Ahora qué? Las escuelas públicas en manos de mamarrachos como los de la Sección 22. Otras atrapadas por la gorda esa que por fín metieron al bote y ¡espérate a que la tenga frente a mí, no se la va a acabar! Por el lado de las particulares ya nomás falta que coticen en Wall Street derivado de las enormes utilidades que muchas acumulan a costa de bolsillos cada día más desgastados. Lo peor: ¿te imaginas si la REFORMA EDUCATIVA queda en manos de diputadetes y senadorsetes? ¡Pucha! un buen número de ellos no terminaron ni la prepa, son menores de 30 años, oportunistas que suben a la tribuna solo a rebuznar, etc. ¿Más quieres opiniones de mi parte al respecto luego de lo que ahora te estoy aventando ¿Y los auténticos expertos en la materia donde están? ¿Guardados en un closet? ¡Que bárbaros! REFORMA EDUCATIVA y carabina de ambrosio en tu país suenan a lo mismo ¡Ya no jodan! ¡En serio, despierten! Y mira, esto no lo digo nada más por México. Déja que llegue pronto la Cristinita de Argentina a tratar de entrar al cielo a cambio de que me regale unas empanadas de su país como lo hizo con mi nuevo representante a quien la muy cínica le llevó una matera ¡Vieja jija! ¡Claro, al pobre Pancho todavía lo agarró muy tiernito pero ¿a mí…?”

Algo tenemos que hacer ¡y ya…!

@ap_penalosa
http://www.antoniopatriciopeñalosa.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *