DON PORFIRIO EN SU PASO A ESTADISTA

Recordando a Don Joaquín Pardavé en aquella inolvidable película México de mis recuerdos, se me antoja mucho haber sido testigo de aquella época. Quien hizo el guión de la misma supo muy bien plasmar ese nuevo costumbrismo de un México que me parecía delicioso y divertido. Las funciones de teatro, las andanzas y líos de faldas, la hipócrita y a la vez inocente burguesía que lo envolvía. Vamos, hasta lo último traído de tradiciones francesas que incluían los duelos a muerte derivados de la defensa de la dignidad y que bien supo adoptar el político y poeta Salvador Díaz Mirón a quien hasta la muerte se la pelaba y respecto de la cual se moría a carcajadas. Lo que sí habrá que decir es que al guionista aludido, o le faltó tiempo para adentrarse al campo mexicano o no lo quiso hacer porque entonces el filme hubiera tenido que terminar por lo menos con un título distinto: México de mis recuerdos gratos y cabrones.

Algunos datos interesantes y relevantes del Porfirio Díaz hasta antes de 1898:

1. Como ya había mencionado, la sumisión ¡vean! al mandato constitucional que obligaba a elecciones cada cuatro años. El pueblo no dio importancia ni se preocupó por cumplir con esa obligación. Con Díaz se vivía en paz y por primera vez se vislumbraba un camino llano que encaminaría al país a alcanzar una mejor calidad de vida. A eso debemos agregar que fue gracias a el que los mexicanos lograron saberse tranquilos porque la autoridad no les impediría asistir a un templo ni a festejos aún prohibidos por la Carta Magna que les permitieran continuar gozando con sus emociones derivadas de su fe.

2. Don Porfirio nunca se enriqueció y menos a costa del erario. Jamás, ni sus peores enemigos lo acusarían por eso.

3. Aún a sabiendas de su poder e influencia, para ese señor no había enemigo pequeño. Sabía medirlos y calcularlos en sus intenciones. Siempre les abrió las puertas a efecto de no menospreciarlos y a la vez tuvo para cada uno la caballerosidad de mantenerlos cercanos. Enterado de un General García Cadena que pretendió derrocarlo, con suavidad lo controló sin agredirlo. Al propio Manuel González todavía lo hizo sentir su amigo nombrándolo Gobernador de Guanajuato. No descartó que su propio suegro le volteara la espalda cuando también se enfermó de avidez por el poder. Lo mantuvo en Gobernación pero en forma elegante lo supo hacer a un lado para él mismo encargarse de los asuntos relevantes relativos a dicha cartera. También tuvo el tino de reconciliarse con antiguos Juaristas y Lerdistas a quienes llegó a hacer sus colaboradores. En resumen, sabía sumar, aún el resultado significara una mezcla de peras y manzanas pero cuidando mucho que ninguna de ellas terminara pudriendo a las demás.

4. Es cierto que sacrificó bandidos llevandolos a la horca en cantidades considerables, pero a los arrepentidos hasta los organizó en beneficio de la seguridad del territorio. Convocó a la organización de fuerzas rurales con esos elementos, bien pagados y que terminaron por garantizar aquella seguridad que mientras no existía y hacía que la gente congelara sus bienes en detrimento del desarrollo de un comercio o bien salían a la aventura a sabiendas de que en cualquier momento todo su patrimonio acumulado a base de trabajo muchas veces por toda una vida, de pronto se vería perdido.

5. Hubo un teniente coronel de caballería que pretendió asesinar a don Porfirio acorde a instrucciones de Lerdo de Tejada. Cuando supo el Presidente en donde se encontraba lo mandó llamar. Notó en él facultades para depurar contingentes invadidos por oficiales corruptos que jugaban con los salarios y hasta con los forrajes para sus caballos en su beneficio. Lo asignó responsable de aquellos haciéndole saber además que bien sabía de las intenciones que había tenido en su contra. El oficial quedó estupefacto.

6. Tanto se esforzó por tranquilizar a la Iglesia, que hasta se excedió en reconocimientos a su favor e intenciones de relaciones en el marco de la conciliación. Al cumplir sus bodas de oro como sacerdote el Arzobispo don Antonio Pelagio de Labastida y Dávalos, le hizo un regalo consistente en un báculo labrado en plata con incrustaciones de carey. Así, se ayudó gobernar evitando que la Iglesia entorpeciera su labor ¿Compró a la Institución? sí, es posible, pero a cambio de ese pago logró un gobierno que fue incluyente.

7. Cuando en Sonora se dieron concesiones que amenazaban con la soberanía del estado en materia patrimonial consecuentes de arreglos de particulares mientras Juárez a ese estado lo tenía incluido en el paquete McLane-Ocampo, Don Porfirio en cambio, hizo dar marcha atrás como Gobierno Federal y rescató de la avaricia extranjera lo que a nuestra patria pertenecía.

8. Así como Juárez se exhibió como entreguista a los norteamericanos, Díaz por el contrario en ningún momento accedió a sus ambiciones. Cualquier propuesta de aquellos la sopesaba antes de dar un sí o un no. No peleaba, no se enfrentaba, simplemente no se dejaba.

9. Con Don Porfirio México se fue deslavando la imagen de país de cuarto mundo. Se orientó a alentar la cultura, a promoverla. Empezaron a destacar figuras como Manuel Gutiérrez Nájera, Luis G. Urbina, Manuel M. Flores y muchos más. Gracias a él para nuestra patria una nueva cara: la de la civilización. Jamás aunque lo diga la historia oficial, el hombre actuó como déspota y tirano. Sensible como político, inteligente, práctico, duro a veces cuando lo debió ser y quizás hasta implacable. Simplemente era primer mandatario de una nación a la que había que poner en orden. Si hoy no tenemos democracia por efecto de la pésima educación de que somos víctima ¿qué democracia se le podía exigir a un país que en ese entonces incluía a un 90 por ciento de población analfabeta? Eso sí, un poco menos que nuestros maestros normalistas actuales, buenos para armar desmadres pero muy lejos de estar capacitados y con vocación de educar. Ese era el Porfirio aún en ocasiones con todo en contra.

Nota: Este artículo forma parte de serie iniciada el pasado 1 de julio con publicación titulada “Ahí viene Don Porfirio”, ver blog.

@ap_penalosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *