EL RETIRO

A mí el término “tercera edad” me gusta. Aglutina experiencias, vivencias, nuevas perspectivas, etc. Cuando se goza de salud, energías e ilusiones antes no alcanzadas, la vida ofrece como el vino de excelencia guardado por muchos años en una buena cava, exquisitez.

Muchos seres humanos insatisfechos con su pasado y sin reales nuevas alternativas por las limitaciones que tanto tiempo perdido ahora les significan, tienden a retroceder para cobijarse en aquello que ni les funcionó y por el contrario hasta terminó dañándoles. Pasaron un buen rato de su existencia en la frustración, se estancaron y en su presente se dan cuenta que su vida a futuro las dificultades serán cada vez mayores en todos los aspectos, hasta en el económico. Yo tenía terror a retirarme de una vida profesional en la que destaqué y crecí. Pero en la medida en que se acercaba el momento que me invitaba a poner un alto en eso, mi panorama resultaba muy confuso. De pronto me pregunté “¿qué tanto deseabas hacer cuando tus compromisos no te lo permitían?” No lo pensé mucho. Llegué a la conclusión de que siempre había pretendido escribir un libro, continuar actividades académicas y viajar sin prisas. Ahora que ya concluí mi primer manuscrito, apareció un nuevo reto: llevarlo a las manos de los lectores. Nunca imaginé cuántas dificultades eso me iba a significar. Pero enfrentarlas y superarlas hacen que ahora esté más activo que nunca, feliz conmigo mismo y frente a un panorama que me reserva sorpresas espléndidas. En resumen: a mí edad, creo que estoy más fuerte que antes y apenas estoy empezando a darme cuenta de ello.

Gracias a una página web muy bien elaborada y que me absorbe cada día más horas al día para dar contestación a tantos mensajes que recibo de muchas partes, me doy cuenta que mi vigencia se hace cada vez más sólida. Estoy aprendiendo a “navegar” y a dominar una computadora. Mis comentarios, notas de prensa, etc. gracias a mi página y a las redes sociales, se leen en todo el mundo. Ya me empieza a faltar tiempo y me entrego a la cama a dormir tarde, cansado pero muy contento y satisfecho para luego levantarme muy temprano.

¡Gracias Dios y a ti mi adorado libro!

@ap_penalosa
http://www.antoniopatriciopeñalosa.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *