Frustración, pasión. ira…pero ¿educación?

Luego de la etapa electoral y el rechazo a tanto alumnado por parte de escuelas de nivel superior, una vez más concluí que México es una madeja imposible de deshacer a falta de EDUCACIÓN.

Cuando surgió el “Movimiento 132” lo ví con simpatía, pero al mismo tiempo con preocupación. Los jóvenes son idealistas por naturaleza, rebeldes y hoy día particularmente sensibles a tantas calamidades que afectan su vida diaria y amenazan su futuro. Como maestro, he sido testigo de sus miedos, inseguridades, derrotismos. En ocasiones plantean “bueno señor, está muy bien lo que Usted nos enseña, pero y luego ¿qué? Nos espera ser taxistas, empleadillos de segunda, taxistas, meseros en bares, etc.?” No me queda más remedio que callar, tratar de entusiasmarlos, sin embargo de regreso a casa, termino haciendome la misma pregunta luego de reflexionar “y sí: seis años de primaria, tres de secundaria, mismos de preparatoria, cinco de licenciatura, algunos dos adicionales de maestría o hasta cuatro más de doctorado, o sea ¿toda una vida frente a un panorama falto de oportunidades?”

Pero luego me sucede que de pronto al sentarme frente a mi computadora, acudo a twitter, después a la sección hastag,  selecciono “Yo soy 132” y francamente me quedo muy decepcionado. El vocabulario, la falta de ortografía, el fanatismo, odio, burla, etc., me hacen ver la pobrísima académia a la que está sumiso nuestro país. Cero coherencia en términos de argumentos. Todo culpas al sistema, ¡y tienen razón! pero:  ¿educación? NO.

En esta fecha, muchachos que hace 45 días, aunque dejaban entrever un “no a todo y a favor de nada” y de ahí su hartazgo comprensible, al preguntarles “¿cómo va su movimiento?” la mayoría me contestan: “ya bien contaminado profesor. Lleno de colados sinvergüenzas, agitadores y golpeadores. Algunos lo atribuyen al PRD, la mayoría, otros al PRI, pero ya no quieren hacer nada. Denotan rabia derivada de saberse manipulados, más aún por encontrarse rechazados y lo peor: pobres de dinero e ilusiones.

Un buen número de estudiantes mexicanos “estudian” desde primaria a preparatoria por ejemplo: historia y geografía. Civismo no porque según la SEP es obsoleto. Qué decir de Gramática, Literatura, Ciencias Naturales, raíces cuadradas ¡uf! Llegan al exámen de admisión y resulta que no recuerdan nada. Muy simple: antes de obligar a estudiar es necesario ENSEÑAR A ESTUDIAR.

Yo recuerdo en mis épocas universitarias allá entre los ’60 y ’70, cuando nuestros maestros nos encomendaban una tarea relativa a un tema específico, en esos días no existían las computadoras. Acudíamos a la biblioteca de la facultad, consultábamos varios autores, confrontabamos y presentábamos una tarea responsable. De paso leíamos y reforzábamos nuestra ortografía y hasta la caligrafía. Hoy día, en la misma biblioteca a la que yo acudía encuentro los mismos libros, solo que polvosos y abandonados ¡y cómo no! ya pa’qué. Se sientan frente a una pantalla, anotan en Google un título y ¡zaz! aparece como por arte de magia un pequeño resumen, del cual los estudiantes hacen un extracto, lo entregan al profesor, salieron del paso y así poco a poco se van acercando a lo que yo llamo la hora fatal: obtienen su título de licenciatura, dejan de seguir actualizándose faltos de vocación y todos esos alumnos sumados en un gran total representan una población con una EDUCACIÓN POR DEMÁS DEFICIENTE ¿Futuro? Pues sí, a lo mejor un taxi.

Por el contrario, existen universidades particulares de gran prestigio pero muy lejos del alcance de la población standard. Caras, en extremo selectivas y con programas de muy alta calidad. Tiene que suceder: quienes provienen de la UNAM, de la UAM, del IPN, etc. quedan marginados, resentidos y con un espíritu revanchista que humanamente es entendible.

De ahí la mercancía de los políticos, el azuzar a la violencia convertida en plebe, en chusma, en carne de cañon. Malditos sistema, partidos políticos, peronajes torvos y oportunistas.

¿Qué de un México así….?

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *