HIDALGO AL FIN PRESO POR ALLENDE

Cerca de Guadalajara se encuentra un valle que rodea una colina en la que se encuentra Puente Calderón. En las cimas del lomerío estaba concentrada una turba de 100 mil personas mientras abajo disciplinados un total de 7 mil soldados a la espera de órdenes de atacar. Independientemente del reducido número de los segundos, la gran diferencia en efectividad derivaba del talento de quien los comandaba: el General Calleja. Allende sugería para dicho combate que el número de efectivos se redujera a una cantidad que integrara solamente a gente con experiencia, de manera de evitar que el resto lejos de ayudar, solamente terminara estorbando a las maniobras. Hidalgo por lo contrario, seguía en la tozudez del uso de las masas. A primeras horas de la mañana se inició el combate con el avance de las fuerzas de Calleja las cuales fueron bien repelidas en razón del número que originalmente acumulaba aquel gran contingente de insurgentes. Ante la acción de los levantados, tanto muchos soldados como el mismo Flon, dudaron respecto de seguir adelante o mejor alejarse en retirada.

Aquí Calleja me recordó a Napoleón con aquella capacidad para arengar a sus soldados en los momentos más críticos y con ella levantarles el ánimo y la disposición a acrecentar sus esfuerzos a costa de lo que fuera. Lo que en un principio daba la impresión de desastre en detrimento de las fuerzas callejistas y gracias a un milagro, quién sabe si realizado por la Virgen de los Remedios, patrona de los realistas vs. Guadalupe a favor de los insurgentes, el caso es que una granada proveniente de quién sabe dónde, fue a parar en un carro insurgente que transportaba pólvora y que al explotar hizo que toda esa tronadota produjera tal confusión y pánico entre aquellos al punto de salir en desbandada.

Calleja entonces simplemente aprovechó la huída de espantados para que en su correr sus fuerzas ametrallaran a tantos como las balas alcanzaban. Esta batalla representó la última para Hidalgo y la fatal para Flo. Este aguerrido a la vez que sanguinario general compañero de Calleja, cometió el gran error de alejarse de sus más cercanos, lo que aprovechó la turba para hacerlo caer de su caballo y ahí mismo convertirlo en despojos en razón del odio y rencor al interior de los reducidos enemigos. Calleja en cambio, a la postre virrey que sucedería a Venegas, resultó altamente reconocido por la Monarquía Española y mientras tanto condecorado por Fernando VII que le concedió el título de Conde de Calderón.

Los muchos historiadores que se dicen ser y que mejor resultarían útiles para escribir informes presidenciales para seguir promoviendo lo que a los gobiernos les conviene decir aprovechando la inocencia de los mexicanos derivada de su ignorancia, rinden honores a los héroes de la independencia y además con ello justifican el que éstos reposen hoy en la columna que sostiene al ángel ¿Saben por qué no se ha venido abajo dicho monumento? simplemente porque ha sabido resistir el efecto de los terremotos que cada día provocan los agarrones que ahí adentro se siguen dando Hidalgo con Allende y otros que ahí se encuentran. Lo ocurrido en Puente de Calderón vino a significar la gota que derramó el vaso para Allende y sus compañeros al punto de llegar Allende a considerar la posibilidad de dar fin a Hidalgo por la vía del envenenamiento.

Esto lo sopesó tomando en cuenta la opinión de bandos opuestos entre sí. Algunos justificaban y hasta alentaban dicha acción. Otros se opusieron rotundamente. Allende fue prudente y por el momento desechó la idea, sin que ello significara que quedara abandonada de manera definitiva. Todo esto no lo exhibe la historia oficial promovida por cada sistema en su momento, llámese el Iturbidista, el tristemente Santa Annista, Juarista, Porfirista, Revolucionario luego Priista y el hasta ahora el además de dividido entre sí y también harto ignorante: el Panista.

Miren, al interior de mi familia somos ocho hermanos como ya había mencionado. Nuestra convivencia ha estado llena de matices. Algunas veces buenos, otras no. Algunos hasta nos han expuesto al exterior con una imagen que yo califico de poco grata. Pero eso sí, les puedo asegurar que por la unión y educación que nuestros padres aplicaron en cada uno de nosotros, hemos terminado aceptándonos como somos realmente y eso nos ha enseñado además a tratar de proseguir nuestra vida intentando evitar que se cometan los mismos errores que tantas veces nos dividieron. Yo me pregunto ¿por qué diablos pretender ocultar lo que como ahora ustedes ven, resulta inocultable? Lo que tarde que temprano de alguna manera tenía que salir, no necesariamente de mí que repito, me he basado en todo lo que he consultado y confrontado ¿Por qué no nos lo exhibió el PRI con la verdad? Tuvo la oportunidad más de 70 años para hacerlo. ¿Por qué López Obrador trata de promoverse como émulo de héroes de barro? ¿Porque no sabe de historia o porque se basa en la falsedad para manipular a las mismas multitudes como las de 1810? ¿Por qué mi Alma Mater, la UNAM, no saca los trapitos al sol? ¿Por qué ahora el PAN o pretende no moverle, o bien prefiere hacerse el desentendido y no cumple su promesa de hablar con la verdad? ¿Por qué, por qué, por qué…?

Cada vez que estoy en París por supuesto que paso a los Inválidos a echarle un “hola mi cuate” a Napoleón y a todos esos grandes generales que como él y muchos de los nuestros, a como fuera, se entregaron en cuerpo y alma por su patria. Yo odio a Talleyrand, lo detesto y menosprecio por traidor, hipócrita y sacerdote ¡vaya que por demás corrupto! pero sobre todo porque colaboró a hacer pedazos a Napoleón y de paso en su momento a la propia Francia. Sin embargo, he estado en Reims y me encuentro que una de sus principales avenidas rinde honor a la memoria de dicho sujeto y me escandalizo, me quedo atónito y al primero que me encuentro originario de esa misma Alsacia en la que apareció alguna vez Juana de Arco, me aclara muchas cosas que hacen también realzar la figura de Talleyrand y bueno, termino diciéndome: “mira, ¡y cómo no que el sistema Liceo base de la educación francesa hablando con la verdad! Hoy un provinciano francés me enseñó algo más”. Aquí en México le preguntamos a cualquiera respecto de nuestra historia, hasta algunos que aparecen entrevistados por las calles por la televisión o la radio y terminan repitiendo como pericos más o menos lo que recuerdan de sus años mozos, todo viciado y champurrado o simplemente salen con el: “no sepo”. Qué triste vivir en medio de la mentira y la escasez de una aparato educativo como decimos vulgarmente “di a de devis…”

Hidalgo, ahora entonces se hizo chismoso. Salió de Guadalajara separado de los demás y en el camino fue propalando que Allende junto con Jiménez habían salido huyendo rumbo al norte para encontrar refugio en los Estados Unidos y llevando consigo el resto del dinero que quedaba para la causa. El 19 de enero arribó por la noche a Calvillo, hoy Aguascalientes. Una vez más a descansar con su, como decía Cachirulo, chocolatote. A los clérigos del lugar no les agradó la estancia del señor por considerarla comprometedora. Le regalaron paciencia y tolerancia mientras que por fin decidió continuar su camino y con ello regresar la tranquilidad a la población. Adelante se encontraba una hacienda conocida como San Blas del Pabellón. Ahí lo esperaba Allende, quien de inmediato lo tomó preso y amenazó de muerte. Aunque no quedó acta que por escrito diera fe de su renuncia como líder del movimiento, éste no tuvo más remedio que aceptar su nueva realidad.

@ap_penalosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *