JOSÉ VASCONCELOS

JOSÉ VASCONCELOS

«Quien mas haya menester de una cosa, quien mas ponga en ella apetencia y voluntad, ese debe de ser su dueño.»

«Pueden parecer pobres nuestras reflexiones ante los demás, aun sin serlo, pero tal juicio no alivia la carga del esfuerzo que cuesta alcanzarlas.»

Tomé como referencia dos frases de José Vasconcelos que vaya que tienen trascendencia hoy día frente al triste acontecer de la educación en México.
Se cuenta que era tal su pasión por un México a partir de su propio potencial, al punto de no aceptar dar cabida a la intromisión de iniciativas extranjerizantes o de civilizaciones que pusieran en riesgo nuestra autenticidad. Tuvo diferencias con Don Justo Sierra, con Don Porfirio, luego con Madero hasta enfrentarse con el inutil Pascual Ortíz Rubio frente al cual perdió la presidencia de México gracias al apoyo a favor del primero del cínico y tramposo Plutarco Elías Calles. Solo que el mal y el bien ya estaban hechos. Su periodo como rector de la Universidad Nacional Autónoma de México fue algo así como una limosna entre 1920 y 1921. Años después declinó aceptar a retormar dicha posición en 1929 por razones de dignidad aún con su gran pesar. Gobernaba Adolfo de la Huerta como presidente interino mientras a Obregón solo le interesaba el reconocimiento a su gobierno por parte de USA. A de la Huerta le gustaba Vasconcelos. Escuchaba con enorme simpatía su insistente “Fito, Fito, convence a tu patrón para que me den las armas con las cuales rescatar aquello que a México lo hará trascender: SU CULTURA.

1959 año trágico para México. Murió Don José. Toda una institución de la cual nuestra patria debiéra sentirse orgullosa. Escritor, poeta, filósofo, profundo conocedor de esa raza por la cual hablaría nuestro espíritu ¿Qué más, más….más?

Esa segunda frase que expongo Señores Presidente o Secretario de Educación Pública, tómenla por favor en cuenta. Hoy día los mexicanos cada vez más clamamos por una EDUCACIÓN DE CALIDAD que nos permita conocer, valorar y sentir nuestra nación. Fuera mentiras y mediocridades asociadas con corrupción. Iniciemos un proceso que sí, durará muchas, muchas décadas, para generar resultados. Que se reviva el corazón, la ilusión y visión de la talla de personajes como el que ahora nos ocupa ¿Qué pensaría aquel si retornara a observar lo que ahora nos ahoga? Seguramente buscaría regresar al lugar en que se le puso a descansar, solo temiendo que Elba Esther Gordillo y su grupo de secuaces hipócritamente se acercaran a rendirle un homenaje y dejarle algunas flores.

@ap_penalosa
www.antoniopatriciopeñalosa.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *