LA HUMANIDAD ¿HUMANA O AMBICIOSA?

Ayer por la noche, repasando antecedentes para mi segundo libro, reflexioné sobre la generosidad del que fuera uno de los mejores presidentes que México ha tenido: Don Lázaro Cárdenas del Río. También esa misma generosidad distingue al pueblo de México.
Debemos recordar con mucha tristeza el holocausto del que fueron víctimas tantos judíos que por ser “contaminantes” de una supuesta raza aria, fueron sujetos de horrendos asesinatos y martirios. Igual trato se aplicó a los retrasados mentales, a los homosexuales y en fin, a todos aquellos que estorbaban a las siniestras intenciones de Adolfo Hitler. Tampoco quedaron al margen de otra desgracia tantos y tantos republicanos españoles a los cuales nuestro país otorgó cobijo y comprensión. Estos, apenas son dos ejemplos de entre tantos más.

Oficialmente, México fue la única nación que manifestó su repudio a nivel internacional a la acción de los Nazis. Al resto del mundo lo que le preocupaba era más bien la intención expansionista de Alemania hasta alcanzar Rusia y luego de haberse hecho ya “dueña” de Polonia, ni siquiera la Iglesia por conducto de Pìo XII mostró su supuesta “influencia y caridad cristiana”. Todos eran intereses políticos ¿Cuántos estados del orbe se mostraron como una avestruz? Yo diría que la mayoría. Hoy nuestra nación de tanto pobrecito refugiado ha sido retribuida con creces. El esfuerzo, el trabajo de tantos extranjeros que han sabido valorar a nuestra patria, han sustituido la pereza y el adormilamiento de muchos de nuestros compatriotas.

@ap_penalosa
http://www.antoniopatriciopeñalosa.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *