La mesura de Don Porfirio para evitar nueva debacle

La historia oficial de México no da cuenta que próximo a morir Juárez, éste se empeñaba a continuar en el poder a costa de lo que fuera. Sus más allegados terminaron abandonandolo

Grandes esfuerzos tenía que hacer Don Porfirio por no hacerse presa del canto de la sirenas que le invitaban y hasta le exigían tomar las armas para por la fuerza someter al que ya se le daba el sobrenombre de “Tirano”. Díaz prefería esperar. Deseaba que la fiesta marchara en tranquilidad, cosa que ya como Presidente logró lo que le valió el reconocimiento como “Presidente de la paz”. Con el General Negrete (véase libro), ante lo crítico y desesperado de la situación y con la capacidad de convocatoria que su personalidad, decoro y prestigio representaba, México pudo estar a punto de una asonada que bien hubiera podido llevar al país a una nueva revuelta civil. Admiraba y respetaba a Díaz, confiaba en él dada la confianza y lealtad que Don Porfirio hacía sentir a la mayoría del pueblo. Negrete conminó a Díaz a unir fuerzas para provocar el desplome de Juárez.

Una vez más Don Porfirio se mostró cauto y convenció a Negrete de esperar. Le recordaba que Juárez además de contar con el apoyo de un Congreso coludido y comprado, contaba con fuerzas derivadas de tanto armamento moderno que en su oportunidad había recibido de Estados Unidos. Don Porfirio ya no quería saber de más masacres. Sabía que más temprano que tarde las cosas caerían por su propio peso. Ya Juárez mostraba gran desgaste. Había sufrido un derramecerebral del que logró salir airoso, pero ya sólo le quedaba un poco más de vida frente al tiempo que le hubiera sumado 19 años en la Presidencia. Todavía cosas muy fuertes estaban por suscitarse mientras Juárez se aferraba al poder y mientras, solo en su despacho ideando maquinaciones nuevas con Lerdo, tenía que aceptar que ya sus amigos Altamirano, el Nigromante, Riva Palacio, Zamacona, León Guzmán, Méndez, etc., habían decidido alejarse de él. Igual los gobiernos extranjeros se mostraban cautelosos. En Washington había temor de que en México se diera en una nueva revuelta.

Los signos de salud de Don Benito denotaban agotamiento. Ese aviso que fue la afectación cerebral que venturosamente superó, hacían pensar a Lerdo y a Don Porfirio que Juárez renunciaría a un nuevo intento de reelección pero se equivocaban. Lerdo en el fondo, hipócrita e intrigante, se frotaba las manos. Era frío, calculador y así como que cada día iba marcando rayas en sus cuadernos verticales hasta sumar cuatro para luego cruzarlas con una diagonal quinta. Esimpresionante el resultado de la reflexión cuando nos damos cuenta lo cruenta que había venido siendo la realidad de nuestro país en términos de tantos años acumulados, caracterizados por guerras civiles y asonadas promovidas principalmente por la avidez de los intervencionistas.

No obstante que ya todo aquello había pasado, ahora México a partir de 1867 sufría un nuevo cáncer producto de la ambición y la falta de lealtad a las leyes de su propio país por parte de Don Benito, quien después de haber sido testigo de los horrores de las guerras, en su afán de eternizarse en el poder, se mostraba insensible a un pueblo que clamaba por la paz.

Ya a partir de agosto de 1869 los avisperos empezaban a mostrar gran nerviosismo y disposición de ataque. ¿Se le puede calificar de “héroe” a quien además de ser necio no toma en cuenta que dicho defecto pone en riesgo la vida de las personas? En mi vida a muchos necios les he advertido: “tu necedad va a terminar acabandote” y siempre, siempre eso ha terminado sucediendo. ¿Por qué Juárez no se fue a su casa a disfrutar a su familia, a leer, a escribir, a recibir a tantos que le habrían mostrado su cariño, respeto y admiración? ¿qué pasaba en su interior? ¿ a qué tenía terror o de quién huía para refugiarse en la soledad propia de un Presidente detestado? ¿Era inconsciente al punto de no darse cuenta que su retiro oportuno le daría por premio la gloria? ¿No es verdad que Juárez es buen ejemplo de la enfermedad del poder? Hubiera sido buena idea después de su muerte, una autopsia para estudiar el cerebro de un ser humano muerto por dicha dolencia. No me explico cómo pudo ser posible que hiciera caso omiso ese señor de lo que ocurría a su alrededor y que por su estúpida necedad siguiera poniendo a México en la orilla.

Tres millones de pesos fue el botín que varios desesperados obtuvieron para organizar una acción de lucha para derrocarlo. Los involucrados al ser descubiertos terminaron en el paredón. En Morelia y en Toluca se sucedieron movimientos en franca rebeldía que reclamaban la urgente reinstauración de la Constitución. Juárez contestaba: “no” pero además imponía estados de sitio y suspensión de las garantías individuales.

Finalmente Negrete decidió levantarse en armas en Puebla, aún sin contar con el apoyo de Díaz y amenazó que en caso de hacerse de Juárez lo fusilaría. En San Luis Potosí, un levantamiento hizo renunciar a quien fuera Gobernador juarista para sucederlo un simpatizante de Don Porfirio de nombre Antonio Aguirre, quien de inmediato desconoció al Gobierno Federal en razón una vez más de haberse suspendido la vigencia de la Constitución de la República. En Zacatecas el Congreso desconoció a Juárez y promovió a Don Jesús González Ortega como Presidente. Juárez entonces nuevamente se hizo de nuevas “facultades extraordinarias” para evitar dicha acción. Por supuesto sus compinches del Congreso se las otorgaron. Pinches mentiras que ocultan la verdad cuando ignorantes de la historia o indignos charlatanes escriben guiones para llevar a la televisión por instrucciones de quién sabe quién, novelas como El Carruaje. Igual pendejos nosotros cuando por no mejor utilizar el tiempo para leer, nos entregamos al manejo de las pantallas para sentirnos obligados a adorar a “héroes” a efecto de conmemorar el Bicentenario y el Centenario de las mentiras nacionales. ¿Juárez héroe? ¿de dónde cómo?¿oportunista, hipócrita y descendiente de Santa Anna? Eso por supuesto.

www.antoniopatriciopeñalosa.com

Twitter: @ap_penalosa

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *