LA URGENCIA DE LA EDUCACIÓN EN MÉXICO NO FUE TEMA PRIORITARIO DE CAMPAÑA

Hoy día y luego de muchos meses, México acaba de despertar enfrentado a una nueva realidad, por cierto además dramática. Ello obedece a una urgencia de asimilar que luego de más de 60 años las formas y estilos de gobierno podrían dar un giro de 80 grados ¿Estamos preparados para eso…? En mi opinión yo pienso que no, debido a que nuestro país no cuenta con una educación de calidad, pero además masiva, que de por resultado una auténtica conciencia de nación.

En el transcurso de las pasadas campañas presidenciales escuchábamos en términos de millones, promesas y más promesas, algunas incoherentes, críticas, agresiones, demagogia y más. Me asusta imaginar el dinero que significó un aparato constituido por partidos políticos demandantes de apoyos económicos acorde con las leyes actuales. Fueron miles de millones de pesos que bien podrían haber sido utilizados a fin de dar mayor apoyo a nuestra pobre infraestructura educativa.

Si bien es cierto que México hoy día es víctima de calamidades como la falta de seguridad, la corrupción, el último actual gobierno encabezado por Enrique Peña Nieto, el desempleo, la drogadicción en sus distintas formas, etc.; también es cierto que la desesperación provocada por partidos políticos como el PRI y el PAN, llevaron a la gran mayoría de nuestros compatriotas a emitir un voto de castigo que terminó beneficiando a MORENA. O sea “no queremos saber nada de nada del PRI y el PAN, con tal de despedazarlos, votaremos ahora si por AMLO…”.

En mi caso yo me siento temeroso. He sido severo crítico de AMLO y me está ya desde ahora, haciendo imaginar que su actuación será un vez más meramente populista. No obstante todo lo anotado, ahora tengo que ser con ese nuevo presidente sumamente respetuoso, tomando en cuenta que ahora ya no se trata del hombre, sino de la Institución Presidencial.

Pienso que el mayor reto que deben enfrentar gobierno y gobernados es el capítulo de la EDUCACIÓN. Mucho se discutió durante los debates en torno a las desgracias que México sufre pero el tema más importante, ese al que hago ahora referencia, en todo momento se trató de manera equívoca y marginal.

Si a la falta de conciencia de nación, derivada de falta de educación, agregamos que los mexicanos somos en extremo impacientes y no asumimos que construir una verdadera plataforma educativa podría significar 50 años o más, entonces México como país estará perdido.

La educación es un hábito que significa muchos años asimilar. Esto es que si finalmente se construye la plataforma de educación referida, nosotros, hijos, nietos y quizá bisnietos no serán partícipes todavía de los beneficios consecuentes. Por eso mismo hago referencia a la impaciencia antes anotada.

@ap_peñalosa

https://www.superprof.mx/laisser-recommandation-3597071-1b269fb8df7ab86ee6daf953aef3dcd0.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *