Los mexicanos debemos sentir orgullo por nuestras fuerzas armadas

El presidente Díaz Ordaz calificó a nuestros soldados como “Juanes” que se sacrifican por la patria

Por razones profesionales he mantenido contactos muy estrechos con el sector militar de México. Nunca imaginé que dicha relación influyera tanto en mi persona para ampliar el conocimiento de mi país. Amigos del ejercito, la Fuerza Aérea y de la Armada me brindaron su amistad y me permitieron conocer un mundo que muy pocos compatriotas valoran.

Existen en el mundo 2 organizaciones que van creciendo en forma piramidal: los ejércitos y la iglesia ¿por qué…? Yo diría que por cualquiera de dos razones: un cura o un soldado de pronto se ven obligados a desplazarse de la noche a la mañana de un punto a otro a costa de dejar su hogar. Esta situación no a todos atrae y eso los hace renunciar. También se dan casos en los cuales por falta de una buena preparación se ven obligados a resignarse resultado de su descalificación. De aquí entonces a manera de ejemplo que de mil prospectos deseosos de ingresar a las filas, un gran número se auto eliminan y hace que poco a poco la pirámide se vaya adelgazando. Muchos soldados o sacerdotes terminaron por rendirse debido a que no supieron o pudieron avanzar. Los que lo lograron fue debido a grandes esfuerzos para alcanzar la cima luego de empezar como personal de tropa, alumno en escuela militar o en un seminario para al final situarse en el umbral que alcanzan los generales o los obispos.

En el caso de México cuando un joven ingresa al Colegio Militar debe tener claro que para llegar a ostentarse como general, habrán que pasar de 35 a 40 años luego de superar las pruebas que corresponden a los sub tenientes, tenientes, capitanes segundo y primero, mayores, teniente coronel, coronel, general brigadier, general de brigada y por último general de división. De sub teniente y hasta teniente coronel los ascensos son resultado de todo tipo de exámenes. A partir de coronel los nuevos niveles que se alcanzan derivan de méritos a juicio del General Secretario y sus consejeros, mismos que son propuestos para su aprobación final al presidente de la republica.

En el ámbito de los militares la disciplina y discreción juegan papel preponderante. Les está prohibido el exhibicionismo y se les exige humildad. Conforme van avanzando y según sus meritos y vocación, se les ubica en escuelas universitarias que luego les dan paso a especialidades derivadas de maestrías. Brillan los médicos militares con distintas especialidades, igual coroneles con título de abogado, mayores que cursaron administración de empresas, etc.

Fui testigo del caso de un amigo con grado de mayor que optó por cursar para hacerse acreedor al título de Diplomado de Estado Mayor. El curso implica un tiempo de 2 años. Obliga a alejarse de la familia a lo largo de todo ese período. Contiene capítulos inherentes al arma que representan, intelectuales, físicas, etc. Esta persona 2 días antes de su examen final fue víctima de un ataque de apendicitis y se tuvo que operar. Caso de no presentarse a dicho examen en la fecha fijada, no obstante la enfermedad, quedaría eliminado. En la fecha contemplada se escapó del hospital desde un segundo piso, como pudo se presentó y finalmente aprobó.

Hoy día el panorama de México es adverso. Resignado una vez más a un futuro que lo tendrá inmerso en la inseguridad, corrupción, ineptitud, ausencia de educación y más. Nada podemos esperar de cualquiera de los partidos políticos que nos quieren gobernar para los próximos 6 años. Pregunta: ¿Por qué no darle cabida mejor a nuestro ejercito para que las cosas se pongan en orden y marchen bien…?

@ap_penalosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *