Mensaje al Señor Doctor José Cruz del Grupo Radio Centro

Lo felicito por su programa relativo a Sor Juana Inés de la Cruz. No así por el que se refiere a José María Morelos y Pavón a quien yo considero muy lejos de merecer ser elevado a héroe nacional. Morelos como Hidalgo fue un personaje cruel, mesiánico, falso, cobarde y manipulador. La forma como Usted lo expone se antoja una vez más como historia oficial falta de verdad.

De entrada cabe señalar que Morelos e Hidalgo, líderes de lo que yo llamo intentónas independentistas, urdieron traicionar a Allende, Aldama y Abasolo. A espaldas de estos últimos Miguel Hidalgo nombró a Morelos como comandante de las fuerzas del sur, situación que irritó y dolió mucho principalmente a Allende. La historia oficial se preocupa por defender a Morelos y hace caso omiso que como sacerdote que se decía, actuó de manera inmoral y falto de vocación al punto de procrear varios hijos, entre ellos Juan Nepomuceno Almonte, otro personaje muy criticado Ya en la cima de su mesianismo los dos personajes sustituyeron la sotana por uniformes militares saturados de oro y condecoraciones que vaya Usted a saber de donde las sacaron y derivado de qué. Mucho fue el saqueo que realizaron para su propio beneficio.

Usted exalta a Morelos como hombre humanista y de buenas intensiones y a la par trata de exhibir a Iturbide (verdadero consumador de la independencia) como traidor y cruel. No olvide que la vida militar, máxime cuando se está en guerra, obliga a la radicalidad. En aquellas épocas la sangre, los enfrentamientos, la miseria, etc. dominaban y la acción de los soldados implicaba mano dura.

No dejo de reconocer que Morelos como estratega fue brillante. Igual era gran conocedor del territorio que le fue encargado. Eso lo hizo brillar en muchas de sus batallas. Pero en la medida que su personalidad ascendía, con élla también su soberbia, prepotencia y crueldad. Así como Hidalgo vuelto loco a tal grado de haber alentando a la chusma a una carnicería en la Alhondiga de Granaditas, que incluyó a mujeres, niños, ancianos y demás; Morelos ordenó pasar a degûello a un buen número de soldados españoles sacados del Fuerte de San Diego en Acapulco y luego que sus cuerpos fueran arrojados a la Quebrada. Esto último como venganza por el fusilamiento de Don Mariano Matamoros a quien por cierto sus propios compañeros le insistían en no obedecer a Morelos por la misión loca que le encomendó y que finalmente le costó la vida.

Hidalgo al final de su existencia y previo a ser fusilado, por lo menos reconoció sus errores y pidió perdón. En cambio Morelos tenía tal terror a la muerte, que entre sollozos y a sabiendas de que se le iba a fusilar, ofreció al Virrey Calleja delatar a sus compañeros. Por eso murió solo y abandonado por aquellos que en su momento lo siguieron para luego calificarlo de cobarde y traidor. Eso no lo dice la historia oficial de México pero dígame Usted: ¿eso no fue traición?

Hidalgo fue apresado por Allende y Abasolo a pocas semanas del inicio de la guerra de independencia debido, repito, a su mesianismo. Igual con Morelos, el Congreso de Apatzingan lo desconoció, lo arrestó y se le obligó a actuar solo como guía para salvar la persecusión realista.

Morelos a punto de ser atrapado por Iturbide y ya abandonado por la mayoría de sus compañeros, pretendió huir empavorecido, con la ayuda de indigenas, a refugiarse en unas cuevas.

De todo lo anterior escrito, apenas una muestra. Yo me pregunto ¿por qué México está tan necesitado de héroes, además inmaculados?

Usted por su trabajo y estudios cuenta con herramientas que le darían la oportunidad de desenmascarar a la historia oficial hablando con la verdad. Desafortunadamente la falta de EDUCACIÓN DE CALIDAD MASÍVA y por éllo la falta de CONCIENCIA DE NACIONALIDAD, tiene a un buen número de mexicanos en un status de abulia e ignorancia.

Dése la oportunidad de hacer una revisión a fondo de la realidad en torno a José María Morelos y encontrará que él mismo reconocería que es sujeto de deformación.

Estoy interesado en observar el trato que en su momento le de a Don Agustín de Iturbide. Al tiempo…

Todo lo anterior dicho con todo respeto. Saludos!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *