MÉXICO ¿PLANETA O PARTE DE…?

Bien cuando al mundo se le bautizó como planeta tierra y conteniendo a México. Se dice que Dios creó al hombre a su imagen y semejanza, pero otros afirman que lo elaboró a base de lodo y luego lo convirtió en carne, hueso, un pedazo de pescuezo y alma ¿Será….?

Yo no tengo duda de que DIOS existe. Ya como lo interprete cada quién, es otra cosa. El universo es infinito y en el mismo se encuentra nuestro mundo con todo y México, rico en superficie y a más en recursos naturales. Lo malo está en que mucho de este último territorio sigue igual o ha quedado abandonado, cada día más deteriorado y del mismo se arrastra al mar mucha porquería que hace que se contamine más, también con nuestras aportaciones. Eso obedece a que el nacionalismo de los mexicanos, o está muy insensible, o simplemente no sabemos si lo tenemos. Yo me pregunto ¿por qué no sublimamos las arcillas y las llevamos a una calidad de auténtico valor? ¿por pereza, frustración, ignorancia, egoísmo, soberbia, envidia, ira, falta de confianza en nosotros mismos? ¡Qué sé yo! Pero eso sí, ni duda cabe que cualquier terrestre por mexicano que sea, tiene la capacidad suficiente para lo que llamamos “moldear”, esto es, hacer algo bueno y provechoso de cualquier cosa que tengamos a la mano, lo que puede ser entre otras cosas una oportunidad. Las oportunidades se buscan, difícilmente llegan solas. Son volubles, hacen como que nos ofrecen y luego nos arrebatan. Pero quien está bien con su alma, tiene fe y se decide, sabe que más temprano que tarde, si sublima, hará que esas potencias nos atrapen y terminen cobijándonos.

También las oportunidades a veces derivan no solo de esfuerzos o ilusiones, algunas irónicamente pueden provenir de desgracias. Quien vive un infortunio debe asimilarlo para luego engrandecerse. Costará muchísimo, hará sufrir, habrá que esperar a que las cosas se recompongan pero mientras, auto obligado cada quien a proseguir. Nuestra patria ha sufrido muchas calamidades, aunque no tan dramáticas como por ejemplo las de Europa. Esta última, después de haber quedado hecha añicos dos veces se volvió a levantar y miren, aún con sus pesadumbres ¡ahí está y seguro se volverá a recuperar! ¿Por qué México no toma conciencia y acepta su realidad por cruda que pueda ser y mejor opta por rebasarla? ¿por qué no sumar valores y decidirnos a forjarnos retos igual a nuevas posibilidades? Seguro estoy que si los mexicanos actuáramos a manera de familia, seríamos indestructibles.

Otra cosa ¿asistiríamos a una lujosa fiesta mal vestidos, fuera de tono y expuestos al ridículo a sabiendas que en nuestro guardaropa tenemos prendas suficientes como para lucir a la par de los demás? Muchas veces caigo en cuenta que aún conscientes de que nuestra real historia conserva implementos que bien nos harían brillar y resaltar, por falta de EDUCACIÓN DE CALIDAD que significa conocer la verdad, acabamos manejados por imbéciles o manipuladores que nos sugieren acercarnos a una gala portando trajes de disfraces. Existen malnacidos que se constituyen en sistema y que gozan o les conviene observar que otros terminen burlándose de nosotros ¿Gobiernos, Iglesia, “historiadores”? Vayan Ustedes a saber….

@ap_penalosa
http://www.antoniopatriciopeñalosa.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *