Nuestro Himno Nacional ¿caduco?

 “Mexicanos al grito de guerra…” No por favor, ya no màs guerras. “Y retiembla en sus centro la tierra…” ¡Basta de sismos! los hay en el subsuelo y en la superficie. “ciña o patria…” ¿ceñirnos què? ¿oliva? o una màscara que oculte nuestras vergüenzas.

Si Don Jaime Nunò y Don Francisco Gonzàlez Bocanegra escucharan hoy a los mexicanos cantar nuestro Himno Nacional, se darían topes contra la pared. Dirìan “bola de burros. Muchos ni se lo saben y otros no lo reflexionan”. Y es que sì, nuestro himno està muy distante de los acontecimientos que alguna vez se dieron en nuestra patria y por lo mismo su contenido ya no tiene en nada, que ver con la realidad actual de nuestro país.

Yo me quedarìa con esa pequeña parte de “patria, patria tus hijos te juran….” Pero hoy, entre otras cosas, por falta de sentido de nacionalidad, derivado de la terrible falta de educación, muchos mexicanos no entienden lo que significa patria, simple y sencillamente porque no están sensibilizados con ella. Nuestra nación es para millones de personas solo una superficie sobre la cual sobreviven, pero no los motìva para esforzarse de manera de engrandecerla a favor de ellos mismos y de los demás, ahora y a futuro.

Nuestro Himno Nacional es muy útil para un evento como un mundial de futbol, olimpiadas, boxeo, ceremonias oficiales, etc. Nuestro actual presidente y su esposa, hasta me da la impresión que urgen a los medios para que a la hora en que lo interpretan veamos còmo se rasgan las vestiduras, de manera de movernos a la emoción y al reconocimiento a sus dignas convicciones. Muchos tarados, vestidos de charro o viejas idiotas pretendiendo resaltar “su belleza y popularidad” a la hora de entonarlo y luego darse cuenta que se equivocaron, terminan con el clásico “chin, la regué…”

“Aprestad el acero…” hoy sale carísimo. Porque tenemos autoridades tan inèptas y sin sentido comùn, que por no dar preferencia al “contenido nacional”, les vale una pura y dos con sal que el mismo provenga del extranjero en forma por ejemplo de tuberías fabricadas en la India, China, Europa, etc., cuando las que produce nuestra industria bien compiten en calidad, precio y servicio, con las mejores de otras partes.

“Al sonoro rugir del cañon…” yo le tengo pavor. Porque existen tres tipos de cañonazos: en dinero, los que se dan cuando un huésped distinguido nos visita o los que nos lanzan los que los tienen ahora en extremo modernos: los narcotraficantes. O sea, nuestro Himno Nacional a esta fecha ya no aplica. Mejor mientras se contrata a alguien que escriba otro a la altura de las nuevas circunstancias, tomemos momentáneamente como voz, mùsica y sentimiento, el de nuestro maravilloso pueblo constituido por personas gratas, humildes y sencillas: el Danzòn. Hasta los que lo escucharan de otras partes del mundo dirían “ese sì suena bonito y autèntico. Invita a aprender a bailarlo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *