OBREGÓN Y CALLES TOMADITOS DE LA MANO

A primera hora del lunes apareció todo mustio San Pedro. DIOS no le dijo nada, llamó a su secretaria y le ordenó que no le pasara llamadas. Pidió que les llevaran café e inició la conversación: “¿Te acuerdas de la entrevista que sostuve con Villa y con Mcdoheny en New York ya hace algunos meses?” preguntó DIOS. “Por supuesto, Señor, ¿cómo no me voy a acordar? Sé que todavía la oficina del Superior de la catedral de San Patricio, no obstante desinfectantes, aromatizantes y dejando las ventanas abiertas por las noches, sigue oliendo a Pancho Villa”. “Bueno”, comentó el Creador: “ahí te va. Ese día los puse a los dos como lazos de cochino. Hasta palabrotas usé para que me entendieran y ahora resulta que ya volvieron a las andadas. Se va a armar un desmadre allá en la tierra que no sé si controlarlo o dejar que se las arreglen solos.

Continuó: “Villa con todo lo hipocritón que es, me salió con que ya iba a ser “buenito”, que ya se iba a portar bien, que se dedicaría a las labores del campo, en fin, que buscaría la santidad vía el arrepentimiento. No sé cómo se las arregló, mañoso como es, que hasta un señor al que le dicen Fito le obsequió todo un rancho según Villa para realizar apostolado a favor de todos sus secuaces. Y ahora resulta que anda de hocicón pretendiendo volver a las andadas, armar otra vez desordenes y aliarse, ya me acordé, el señor al que aludí se llama Adolfo de la Huerta, para retornar al poder y mandar a la fregada al actual presidente que se llama Álvaro Obregón, quien creo que ya decidió enviar a Villa aquí con nosotros y bueno a ver qué hacer con él.

Obregón también es harto problemático pero ahora ni lo toco porque apenas si puede con los norteamericanos quienes no quieren saber nada de él. Más sin embargo éste último está tratando de llevar a México en paz. Pero también es muy ambicioso y anda muy tomadito de la mano con un tal Plutarco, quien creo que a la larga se va a acabar echando a ese su muy “querido amigo”. Juegan mucho al “primero tú y después yo” ¡Les encanta! Ahí vienen pues otra vez los líos y mientras mis mexicanitos no le dan tiempo a mí Guadalupe para ayudarlos. Ni duerme la pobrecita. Me la están acabando.”

@ap.penalosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *