OBREGÓN Y SU ARRIBO AL PODER

Llegó el momento de las elecciones y como se esperaba, Álvaro Obregón ganó sin mayores dificultades la Presidencia. Tomaría el cargo el 1 de diciembre de 1920 y De la Huerta sentía a su interior gran satisfacción por las condiciones en que entregaría el país al Presidente electo. Obregón también estaba al tanto de la personalidad de Peláez, pero se mantenía cauto mientras iba preparando la lista de los que serían tomados en cuenta para formar su gabinete. Decidió entre otros nombrar a Adolfo De la Huerta como nuevo Secretario de Hacienda, el cargo de Gobernación recaería en la persona de Plutarco Elías Calles quien antes con De la Huerta había actuado como Secretario de Guerra y Marina, optó por José Vasconcelos para Educación y por Pascual Ortiz Rubio para Comunicaciones y Obras Públicas.

Según Obregón, De la Huerta reunía todas las características que favorecieran las relaciones con los norteamericanos, de manera que éstos terminaran por darle el reconocimiento a su gobierno, créditos, pero sobre todo su avenimiento también al artículo 27 de la nueva Constitución que tanto se obcecaban en atacar y pretender eliminar los petroleros. Ya durante su campaña, Obregón había tenido contacto con ellos y por lo mismo imaginaba que el camino sería por demás tortuoso. En esos momentos se daba un “impasse”, en razón de que también en Estados Unidos se daría fin a la administración de Woodrow Wilson para dar paso a un nuevo presidente, pero ahora republicano.

Vasconcelos a mí me resulta un hombre muy divertido. Su forma de ser lo refleja como un tipo por demás vanidoso, soñador, romántico, culto pero a la vez medio loco. Su personalidad narcisista hacía que se le rindiera el trato de un dios. No había en la tierra un hombre más guapo, más culto y más certero en sus críticas que él. Era aguerrido, grillo, líder que sabía reunir multitudes a su alrededor, principalmente entre la gente joven. Era conflictivo pero a su vez, sin hacer lado su romanticismo, tenía muy claro que México, sin educación, estaba al margen del precipicio. Ponía de ejemplo al gran capital con todo y sus aberraciones, pero sin desconocer que sus resultados provenían del tino ejemplificado en la formación de sus habitantes, inmersos en esquemas educativos que a la postre serían los disparadores del gran desarrollo.

Nota: Gracias al apoyo y comprensión de las autoridades de la Universidad del Valle de México, UVM, la conferencia “Benito Juárez usurpador, traidor y dictador” tendrá los siguientes precios:
1. Estudiantes y maestros con credencial vigente: $300.00
2. Personas con facultades limitadas: gratis.
3. Resto: $ 450.00
4. Fecha: 3 de diciembre, 2013 de 15 a 18 hrs.
5.Lugar: Campos Eliseos 223, piso 10, Col. Polanco (casi frente a Hotel Presidente Chapultepec).
Cupo máximo: 30 personas.
Favor depositar en ventanilla BANCOMER, a cuenta 4152 3129 1900 0171 o cuenta cheques 0135173973 a nombre Antonio Patricio Peñalosa Àvila. Comunicar pago de inmediato al tel.: 5534056063.

@ap_penalosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *