RESUMIENDO: GRACIAS A DON AGUSTIN DE ITURBIDE MÉXICO LOGRÓ SU INDEPENDENCIA, PUNTO.

Fue alcanzada el 25 de septiembre del año 1821 luego de ser firmados los Tratados de Córdoba con la anuencia a regañadientes del rey Fernando VII. Por la parte de México actuó como signante el propio Don Agustín acompañado entre otros de Don Vicente Guerrero. En representación de España dio fe y reconocimiento Don Juan O’Donojú. Respecto de este último cabe aclarar que su posición no fue la de virrey. Vino a sustituir momentáneamente a Juan José Ruiz de Apodaca y Eliza, ese sí último virrey, actuando O’Donojú solamente como encargado del despacho pero con las facultades oficiales necesarias para poder actuar en nombre de su país.

Aceptemos lectores esta realidad y dejemos de hacernos bolas, en razón en parte de una historia oficial de México mentirosa y manipuladora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *