Si lo que van a decir los candidatos ¿fuera cierto?

En esta fecha, 30 de Marzo de 2012, inicia la Campaña Presidencial en México. Esto significa que el circo da paso a su temporada de cada seis años. Su carpa se observa deteriorada y parchada. Las graderías están apolilladas y los tigres y leones ya se ven chimuelos y sarnosos.

Bueno, tenía que suceder. El actual presidente Felipe Calderón ya está por concluir su gestión a DIOS gracias. Todas sus “buenas” intenciones sirvieron para nada y solo terminará dejando al país más hundido. Entre otras cosas había prometido una EDUCACIÓN DE CALIDAD, misma que a falta de ella, muchos mexicanos, una vez más, si acuden, arribarán a las urnas sin conciencia de nacionalidad y sin un criterio que les permita reflexionar respecto a qué o con quién está significàndose un mejor futuro para nuestra nación. Triste decirlo, pero resultaron seis años tirados a la basura. Más corrupción, desempleo, delincuencia, frustración, irritación, impotencia, en fin, todo lo que lleva a un país al caos.

Ahora vienen nuevos artistas a las pistas. Mediocres, repetitivos que terminarán demostrando como habitual, a la hora de subir al trapecio, su ineptitud. Pero como no hay nada nuevo, original, innovador, el público los volverá primero a aplaudir y luego los hará sujetos de rechifla urgiéndolos a que abandonen el escenario. Aquí la pregunta fuerte, difícil de plantear y hasta con temor algunas veces a manifestar: ¿por qué? La respuesta es muy sencilla: simple y sencillamente porque a muchos mexicanos ya les vale madre todo. No existe motivación, buen ejemplo con acciones, no con palabras. Preferimos hacer de nuestras desgracias espectáculos que nos hagan distraer nuestros sufrimientos y también, algo muy peligroso, indiferencia y no decisión de, a nuestra capacidad aportar, aunque sea con un grano de arena a favor de una patria que ya no podremos disfrutar, porque será necesario esperar que pasen muchos años para poderse contemplar. Mientras tantos coterraneos egoistas, no encuentren de inmediato un resultado concreto a su esfuerzo, preferirán abandonarse, dejar las cosas para los que vienen y mientras seguirán disfrutando del futbol, los amigos del cafè, las cervezas, las comedias en la televisión y todo aquello que no los mueva a por fin reaccionar en serio.

Vázquez Mota es engreída, ignorante y por lo mismo incapaz, hipócrita, ingrata y yo diría que hasta perversa. Peña Nieto con su historial no invita a la confianza. López Obrador, ahora ya no se exhibe como domador de leones, sino de hombre “bueno” y caritativo dispuesto a regalar palomitas de maíz o muéganos a quienes se acerquen a la carpa. Todo, todo, es una pantomima, típica de los medios circenses. ¿Será lástima o tragedia? Analícelo cada quien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *