UNA OPINIÓN PERSONAL SOBRE MIGUEL HIDALGO Y COSTILLA MAL LLAMADO “PADRE DE LA PATRIA”

Miguel Hidalgo apresado

A mí en lo personal me parece que Hidalgo como hombre era un tipo muy especial y simpático. Pícaro, cínico, muy inteligente, oportunistas, afecto al juego (el “Tute”), a las mujeres, etc. Pero además en extremo observador. El trabajo “sucio” en materia eclesiastica lo dejaba a sus subordinados y mientras estos oficiaban misas y rosarios, Don Miguel pasaba las tardes tomando licores y chocolate en tertulia con las damas de la alta sociedad. No debió llamarsele el “zorro”, pienso más bien que era un halcón. Volaba cada tiempo de Valladolid a México y desde las alturas observaba, observaba….El 14 de septiembre de 1810 estuvo bebiendo y platicando con el señor Riaño, eran él e Hidalgo amigos muy cercanos. Antes de salir de casa Don Miguel le pidió un préstamo de 200 pesos mismos que Riaño le entregó haciéndole pasar a la habitación en la que tenía su caja de caudales. Hidalgo agradeció, se despidió y salió a su casa a efecto de dormir ¿Que buscaba Hidalgo con el pretexto del préstamo? simplemente conocer el lugar donde se guardaba el cúmulo de tanta riqueza. La madrugada siguiente mientras Hidalgo descansaba llegaron Allende y Aldama a alertarlo en el sentido de que ya había sido descubierta la conspiración. Don Miguel no hizo caso a Allende que era necesario replegarse para entrenar a fuerzas para disciplinarlas a acciones militares. Hidalgo se negó. Ordenó de inmediato a salir a convocar a la plebe ignorante, sin armamento básico, a sabiendas que su volumen en términos de población cada día sería mayor. De ahí: un Hidalgo populista y manipulador. Allende y Aldama no obstante su advertencia terminaron obedeciendo a Don Miguel, pero sabiendo que en el fondo tanta gente luego incontrolable terminaría masacrada y además convertida en un serio estorbo para la continuación de las acciónes. Muy poco tiempo duró Hidalgo como la máxima autoridad. Luego de la debacle en la Alhondiga de Granaditas y la perdida de la batalla en que todo fue desgracia para los insugentes, Aldama y Abasolo decidieron su destitución y luego lo tomaron preso. Al final Hidalgo, Allende y Aldama luego de ser derrotados terminarían fusilados y decapitados. No pasó lo mismo con Abasolo. Ilustración:: Miguel Hidalgo apresado.

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=841459685974479&set=a.133980710055717.25043.1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *