¿Y qué de ahora al 1 de Diciembre?

 Mi dinámica de trabajo con mi página web ha cambiado. Procuraba diariamente escribir un blog. Sin embargo, luego del 1 de Julio los hastag me abruman. Siento que anuncian un grave conflicto para México.

Es un hecho que nuestro proceso electoral resultó una vez más fraudulento y rico en innovaciones orientadas al manipuleo de un pueblo que por falta de EDUCACIÓN y “conciencia de nacionalidad” persiste flotando en el vacío. Pero los protagonistas, empezando por AMLO, a mi gusto enfermo de poder, esquizofrénico y finalmente derrotado, aunado a EPN, representan juntos la gota que derramará el vaso y que puede dar pié a un país ingobernable, harto, resentido y por su ignorancia fácilmente manipulable. Prevalece la pasión, la irracionalidad, diría yo que hasta una especie de morboso espíritu aventurero significado en la espectatíva de un “a ver qué va a pasar” sin razonar que el momento resulta en mucho, por demás coyuntural. No me quiero imaginar, si los planes prosperan, a una nación sumida en una debacle que podría resultar dramática. Distintos movimientos: diría “estudiantiles” plagados en su interior de agitadores ávidos de hacer uso del idealismo y romanticismo de los jóvenes para jalar agua a su favor. Sindicatos oportunistas como el que fuera el de los electricistas, dispuestos a inducir un “en contra de todo y a favor de nada”. Igual una Sección 122. Plebe, chusma, que como en las épocas pre independentistas, basadas en sus resentimientos y fanatismo, no se percataban que seguían a mesiánicos que solo los llevarían a la muerte y antes de ella a saciarse de sangre, al punto de sentirla, olerla y luego disfrutarla.

Si mis temores no están equivocados, me temo que nuestra patria se encuentra a punto de una tremenda adversidad que solo los pensantes podrían colaborar para que no suceda.

Me aterra pensar que el próximo 1 de Diciembre encontremos un panorama igual a mexicanos vs. mexicanos ¿Resultados? ¿Represión, muertos, heridos, familias desamparadas? ¿Escaséz de satisfactores? ¿Toque de queda? ¿Intervención militar? ¿Uso de las facultades del ejecutivo, de acuerdo a la constitución para extenderse años más en el poder? Negro panorama.

Las grandes naciones, hoy las más fuertes, han vivido experiencias cruentas. Guerras mundiales, revoluciones en su interior, dictaduras radicales, etc. Hoy cualquiera de ellas hasta trata de olvidar esos pasados. Sí, finalmente los llevaron a tomar conciencia y aprendieron duras lecciones ¿Por qué no tomarlas como punto de referencia? ¿Por qué no nosotros como país no tocar fondo, en serio, pero empezando a recorrer un camino largo pero a pasos firmes en PAZ?

Seamos cuidadosos. Pensemos en tanto que tenemos. Valoremos. Decidamos seguir un camino que nos lleve al engradecimiento, pero conscientes de que los resultados se verán a muy, muy largo plazo. No seremos testigos de ellos. Bien, ganó EPN, no nos gusta. Exijámosle, pero aunque nos reviente, ayudémosle. Solo no va a poder, menos si estamos irritados, divididos y no dispuestos a ser flexibles.

Aceptemos una realidad de la cual todos somos víctimas y culpables. Pero por favor, defendamos y resguardemos nuestra casa, se llama MÉXICO.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *