FCH y sus manos temblorosas

Una vez más encontré que FCH ha sido presidente inepto, falso y poco amigo de su propia nación. Nunca se preocupó por defender el “contenido nacional” a favor de nuestro país. Tampoco la dignidad de tanto mexicano inmerso en la opresión de extranjeros déspotas y malnacidos

Hace algunos días mi indignación una vez más derivó de observar a nuestro gobierno que luego de ser un muchacho asesinado por guardias de la frontera del lado de  USA, para variar se hizo chiquito, chiquito y no fue capaz siquiera de lanzar públicamente un ¡ya basta! a las tropelías de pseudoamericanos que dan la impresión no ser ni de aquí ni de allá. Igual sucedió luego de aquella pobre mujer mexicana que al llegar a España con la intención de encontrarse con una hija hospitalizada, quedó sujeta de arresto por imbéciles autoridades migratorias que seguramente no recuerdan, saben o les contaron a cuántos de su tierra cobijamos gracias a la generosidad  del Señor presidente Lázaro Cárdenas del Río como consecuencia de la Guerra Civil Española.

Este día en un noticiero de Televisa por segundo día se expuso la imagen de un coreano que trabaja en una empresa de su país instalada en Querétaro arremetiendo a golpes contra un trabajador nuestro de manera prepotente, cruel y arbitraria a la vista de compañeros que me dieron la impresión de ser más que trabajadores, esclavos de aquellos infelices. Yo, en el lugar de FCH luego de ver tal arrogancia, en lugar de estar fanfarroneando y gastando dinero de nuestros bolsillos, ya de por sí bastante afectados, en viajes para promover el resultado de sus “esfuerzos”, ya hubiera mandado cerrar la planta, multándola en serio y de paso tomar por el pescuezo al asiático para que apoyado en nuestro artículo 33 de nuestra constitución estuviera de regreso a su casita y con el trasero adolorido al punto de no poder sentarse en el asiento del avión.

¡Ah pero cómo consintió Calderón a los extranjeros en detrimento de la economía de tantos mexicanos que por su culpa quedaron desempleados o sujetos del mal trato! ¡Cuánto bien hizo a obreros extranjeros que en sus navidades mientras que en los hogares de los nuestros se festejaba con hambre, aquellos bendecían a nuestra patria por tanta importación que bien hubiera podido ser producida en nuestro país!

Puedo asegurar que muchas veces insistí a las Secretarías de Economía, Energía, PEMEX, CONAGUA,  CFE, etc. que por cada producto importado se habría espacio a un trabajador connacional para pasar de ser productivo a potencial delincuente. Agrias discusiones tuve con secretarios, subsecretarios, directores y demás esos sí en extremo bien pagados, cuando en el caso de tuberías de acero les hacía ver que la importación de las mismas no procedía en razón de que la industria mexicana está capaz y por mucho de satisfacer con ventaja demandas en condiciones de precio, calidad y magnífico servicio. Siempre respuestas esquivas: “vamos a analizar su observación”, “tiene Usted razón, algo haremos de inmediato”. “Fulano, avocate con tu “equipo” a dar prioridad a este asunto porque sí efectivamente debemos ver que se protejan los intereses a favor de nuestros compatriotas…” Advertencia: “pero señor ¿y los tratados de libre comercio qué…?” Intervine: “mire señor don sabelotodo, revise Usted las letras chiquitas de tales tratados y encontrará que los gobiernos estatales y las empresas paraestatales están al margen de cumplir con las obligaciónes que dichos documentos plantean…”

Seis años ¡seis años! y a esta fecha toda esa pandilla de burócratas que ya se van,  o bien nos hacen el favor de aceptar una invitación a comer al Club de Industriales para platicar con más serenidad las cosas o  los de abajo en esos mismos momentos comiendo fritangas con sus secretarias y planeando qué hacer por la tarde a la hora de la salida. Resultado: acueductos, gasoductos, oleoductos y tantos proyectos más invadidos de mercancías provenientes de la India, China, USA, Corea, etc. mientras nuestros pobrecitos trabajadores temblando cada semana y casi resignados al “lo siento mucho amigo, pero no hay chamba, como ves la planta está parada”.

No se que va a pasar con México. Somos un país que apesta a los ojos de la comunidad internacional por todo lo que ahora exhibe.  Este presidente que venturosamente ya se va y que se autocalificó como “presidente del empleo” sí, cumplió con el extranjero, pero a nuestra nación e industria las dejó colgadas de alfileres ¿Qué va a hacer el próximo gobierno? ¿Sabrá diferenciar qué sí venga a México del exterior porque adolecemos de éllo y qué no,  simplemente porque no hace falta? ¿Tendrá visión y valor como para poner un hasta aquí a todo aquello que tanta desgracia ha causado a nuestra población trabajadora atrás de la cual se encuentran familias que dependen del resultado de su esfuerzo y su trabajo? Francamente no lo sé. De lo que si estoy seguro es que la EDUCACIÓN, la AGRICULTURA y la conciencia de nación están por los suelos. El campo abandonado. La sobrepoblación urbana atrapada cada vez mayor al punto del extremo en economías subtarráneas, la contaminación al máximo, no digamos el pillaje, etc. Lo más grave: irritación y frustración cada día más alarmantes.

De las plataformas hotel en beneficio del país ibérico ¿Qué decir? Contratadas debajo de la mesa sin que mediara convocatoria a licitación? ¿Cuántas operaciones como esa de las cuales ni idea tenemos?

¡CUIDADO PRÓXIMA ADMINISTRACIÓN!

www.antoniopatriciopeñalosa.com

twitter: @ap_penalosa

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *