Archive for 03/11/2012

FCH y sus manos temblorosas

03/11/2012

Una vez más encontré que FCH ha sido presidente inepto, falso y poco amigo de su propia nación. Nunca se preocupó por defender el “contenido nacional” a favor de nuestro país. Tampoco la dignidad de tanto mexicano inmerso en la opresión de extranjeros déspotas y malnacidos

Hace algunos días mi indignación una vez más derivó de observar a nuestro gobierno que luego de ser un muchacho asesinado por guardias de la frontera del lado de  USA, para variar se hizo chiquito, chiquito y no fue capaz siquiera de lanzar públicamente un ¡ya basta! a las tropelías de pseudoamericanos que dan la impresión no ser ni de aquí ni de allá. Igual sucedió luego de aquella pobre mujer mexicana que al llegar a España con la intención de encontrarse con una hija hospitalizada, quedó sujeta de arresto por imbéciles autoridades migratorias que seguramente no recuerdan, saben o les contaron a cuántos de su tierra cobijamos gracias a la generosidad  del Señor presidente Lázaro Cárdenas del Río como consecuencia de la Guerra Civil Española.

Este día en un noticiero de Televisa por segundo día se expuso la imagen de un coreano que trabaja en una empresa de su país instalada en Querétaro arremetiendo a golpes contra un trabajador nuestro de manera prepotente, cruel y arbitraria a la vista de compañeros que me dieron la impresión de ser más que trabajadores, esclavos de aquellos infelices. Yo, en el lugar de FCH luego de ver tal arrogancia, en lugar de estar fanfarroneando y gastando dinero de nuestros bolsillos, ya de por sí bastante afectados, en viajes para promover el resultado de sus “esfuerzos”, ya hubiera mandado cerrar la planta, multándola en serio y de paso tomar por el pescuezo al asiático para que apoyado en nuestro artículo 33 de nuestra constitución estuviera de regreso a su casita y con el trasero adolorido al punto de no poder sentarse en el asiento del avión.

¡Ah pero cómo consintió Calderón a los extranjeros en detrimento de la economía de tantos mexicanos que por su culpa quedaron desempleados o sujetos del mal trato! ¡Cuánto bien hizo a obreros extranjeros que en sus navidades mientras que en los hogares de los nuestros se festejaba con hambre, aquellos bendecían a nuestra patria por tanta importación que bien hubiera podido ser producida en nuestro país!

Puedo asegurar que muchas veces insistí a las Secretarías de Economía, Energía, PEMEX, CONAGUA,  CFE, etc. que por cada producto importado se habría espacio a un trabajador connacional para pasar de ser productivo a potencial delincuente. Agrias discusiones tuve con secretarios, subsecretarios, directores y demás esos sí en extremo bien pagados, cuando en el caso de tuberías de acero les hacía ver que la importación de las mismas no procedía en razón de que la industria mexicana está capaz y por mucho de satisfacer con ventaja demandas en condiciones de precio, calidad y magnífico servicio. Siempre respuestas esquivas: “vamos a analizar su observación”, “tiene Usted razón, algo haremos de inmediato”. “Fulano, avocate con tu “equipo” a dar prioridad a este asunto porque sí efectivamente debemos ver que se protejan los intereses a favor de nuestros compatriotas…” Advertencia: “pero señor ¿y los tratados de libre comercio qué…?” Intervine: “mire señor don sabelotodo, revise Usted las letras chiquitas de tales tratados y encontrará que los gobiernos estatales y las empresas paraestatales están al margen de cumplir con las obligaciónes que dichos documentos plantean…”

Seis años ¡seis años! y a esta fecha toda esa pandilla de burócratas que ya se van,  o bien nos hacen el favor de aceptar una invitación a comer al Club de Industriales para platicar con más serenidad las cosas o  los de abajo en esos mismos momentos comiendo fritangas con sus secretarias y planeando qué hacer por la tarde a la hora de la salida. Resultado: acueductos, gasoductos, oleoductos y tantos proyectos más invadidos de mercancías provenientes de la India, China, USA, Corea, etc. mientras nuestros pobrecitos trabajadores temblando cada semana y casi resignados al “lo siento mucho amigo, pero no hay chamba, como ves la planta está parada”.

No se que va a pasar con México. Somos un país que apesta a los ojos de la comunidad internacional por todo lo que ahora exhibe.  Este presidente que venturosamente ya se va y que se autocalificó como “presidente del empleo” sí, cumplió con el extranjero, pero a nuestra nación e industria las dejó colgadas de alfileres ¿Qué va a hacer el próximo gobierno? ¿Sabrá diferenciar qué sí venga a México del exterior porque adolecemos de éllo y qué no,  simplemente porque no hace falta? ¿Tendrá visión y valor como para poner un hasta aquí a todo aquello que tanta desgracia ha causado a nuestra población trabajadora atrás de la cual se encuentran familias que dependen del resultado de su esfuerzo y su trabajo? Francamente no lo sé. De lo que si estoy seguro es que la EDUCACIÓN, la AGRICULTURA y la conciencia de nación están por los suelos. El campo abandonado. La sobrepoblación urbana atrapada cada vez mayor al punto del extremo en economías subtarráneas, la contaminación al máximo, no digamos el pillaje, etc. Lo más grave: irritación y frustración cada día más alarmantes.

De las plataformas hotel en beneficio del país ibérico ¿Qué decir? Contratadas debajo de la mesa sin que mediara convocatoria a licitación? ¿Cuántas operaciones como esa de las cuales ni idea tenemos?

¡CUIDADO PRÓXIMA ADMINISTRACIÓN!

www.antoniopatriciopeñalosa.com

twitter: @ap_penalosa

 

 

 

 

Don Porfirio lejos de las ramas

02/11/2012

¿Qué era déspota? no.  ¿Duro? por supuesto.  ¿Político? quizá desde que nació.  Pero la historia oficial trata de hacer que se le deteste.

El PRI se regocija, hace planes con el Verde Ecologista y van con la Gordillo a decirle: ”mi alma, ven y ahora siéntate en mis piernas”…. y ahí va la otra.

Exactamente igual que cuando en la época de Iturbide se constituyó un Congreso, nada ha cambiado al día de hoy. Por lo contrario, nos hemos hecho maestros o hasta doctorados en la grilla.  Los que solo observamos seguimos en la baba y los que nos representan bien que se preocupan porque esa baba persista y hasta aumente  aunque nos ahoguemos en ella.  Luego en medio de esa democracia “patito” (perdón Patrico, mi hijo) salimos cada tres o seis años a votar. Y nuestro incomparable México: bien gracias. A veces también me pasa que siento que a los mexicanos nos place que se nos trate con rudeza, así como a muchas mujeres u hombres que si no salen de pronto golpeados por el o la cónyuge piensan que ya no se les quiere.

Don Porfirio no se andaba con medias tintas: “o se ponen en paz o les rompo la madre”. Y cumplía con la amenaza ¡sí señor! Y astuto como era,  también respaldaba con el “buen ejemplo” el “bien hacer” dando seguimiento a los mandatos impuestos por la Constitución. Creo que fue el precursor del “tapado”.  No sé si se recuerde  previo a la decisión Presidencial a favor de López Mateos o de Don Gustavo Díaz Ordaz,  aquel anuncio de una cigarrera que rezaba:  “el tapado fuma Elegantes”. Así Don Porfirio, como en el acto de streaptease, de pronto mostraba y luego ocultaba. En 1898 en Monterrey cerca ya de la convocatoria a nuevas elecciones, le dio tal coba al General Bernardo Reyes en un banquete a la hora del brindis, que todos los regiomontanos daban por seguro que su sucesor  sería aquel,  en ese momento Gobernador de Nuevo León. Haciendo a un lado al mismísimo Presidente  todos se fueron a la cargada para hacerse notar ante el señor Reyes. Díaz a su interior se sentía muy bien y sonreía malevolamente ¡Vaya que se había exhibido demócrata! Lo que no sabían los del Cerro de la Silla era que en ese mismo momento en México había otro gallo que también cantaría: Don José Yves Limantour quien estoy seguro, en caso de no haber aparecido por ahí el señor Madero, hubiera sido el sucesor de Don Porfirio, en serio. Su gestión lo hizo resaltar como unos de los mejores Secretarios de Hacienda que han habido en nuestra historia.

La salida de Don Porfirio a su destierro  aunada al inicio de lo que a la postre significaría un rotundo fracaso, esto es la gestión de Don Francisco  quien terminaría asesinado junto con Pino Suárez, no dio pie a la continuación de un Porfiriato. Esto dio por resultado nuevas décadas de sangre y masacres inútiles que quedarían entonces reflejadas en una nueva dictadura de 70 años encabezada por un partido que ahora sigue vigente y se está recontruyendo que se llama PRI.

Si hoy la autoridad se amarrara los pantalones y de entrada mandara al bote de la basura a los inútiles de “Derechos Humanos” en ocasiones hasta perversos  como los de Greenpeace, oportunistas “buscalanas”, les aseguro que la inseguridad más allá de la derivada del narcotráfico, se reduciría en serio. Ministerios Públicos corruptos, policías coludidos con la delincuencia, secuestradores, cárceles que otorgan el posgrado a sus alumnos, políticos deshonestos, vagos  ¿qué más? Lo que pasa ahora es que estamos tan ahogados e infiltrados de ese tipo de alimañas, que nos resulta casi imposible confiar en un Juez respecto de un criterio, sapiencia y seriedad al decretar una pena, ya no digamos la de muerte. Hoy quizá el 80 por ciento de gente encerrada en un penal por falta de dinero, no puede abandonar el mismo a sabiendas de que es inocente o por lo menos, que su falta no amerita la prisión. Igual, imposible pensar que cualquier medicucho del sector Salud esté listo para decretar la eutanasia cuando lo que le urge es salir a su hora para luego del hospital unirse con sus compadres “doitores” a encontrarse con las enfermeras en el departamento de cualquiera de ellos a celebrar un buen sarao.

En 1877 de entre tantas anécdotas, 12 asaltantes se hicieron de un buen caudal minero que se trasladaba de Zacatecas a la ciudad de México. Los soldados federales a la vuelta de la esquina los tomaron presos y los pusieron en manos de la autoridad. Los angelitos entonces fueron llevados a Huichapan en donde ya el Gobernador tomó cartas en el asunto. Se dispuso entonces que de Huichapan aquellos se trasladaran a Pachuca. En resumen, no llegó con vida ninguno de los malvivientes. En otra ocasión, un muchacho robó a su patrón algunas monedas. Éste último se fue a quejar con los rurales  quienes antes habían sido soldados convertidos en delincuentes en razón de su desempleo. Lo tomaron preso y le preguntaron si efectivamente había dispuesto de dichas monedas. El cínico burlón dijo que por supuesto que no. Le ordenaron entonces voltear sus bolsillos y las mismas cayeron. El oficial sacó su pistola, se la acercó al cráneo, le disparó y simplemente ordenó a sus acompañantes: “dejen ahí el cuerpo, con todo y la monedas”  ¿Qué tal que apareciera hoy Don Porfirio? Seguro que robillos, robotes, secuestros, violaciones y tantas cosas más que aturden cada día más a nuestra sociedad se darían cada vez menos, en la medida en que a nuestras autoridades  las manos no les temblaran cada vez  ¡Ay pobrecitos, es que tanto que sufren y qué les queda! Qué les queda ni qué nada… ¡A trabajar  huevones! Muchos trabajos salen de la inventiva.

Miren, aquí mismo en Coyoacán, en una ocasión fui a una farmacia del Doctor SIMI. La cajera estaba bien ocupada contando toda la morralla que cada tres días le llevaba un sujeto vestido de manta y que  continuamente me encuentro repartiendo papelitos en sepa Dios qué dialecto pidiendo ayuda para que su comunidad pueda sobrevivir, con la imagen de Zapata por cierto. Un día le pregunté por qué no se regresaba al campo a trabajar sus tierritas. Se me quedó mirando, se hizo chiquito y salió despavorido. Bueno, esa tarde con la cajera de la misma farmacia se encontraba el  individuo anotado quien era el que le surtía las tantas monedas a aquella empleada. Me dijo: “este hombre es mi sol. Cada tres días me surte de cambio a razón de entre 400 a 500 pesos”.

Otro día comiendo con “mis Brujas” en el mercado de Coyoacán, se me acercó una señora con cara  compungida pero joven y fuerte. Me pidió una limosna para sus trescientos hijos,  su suegra en agonía, su perico y su marido retrasado mental. Iba bien trajeadita con todo y bolsa. Le dije:  “señora, si lava los trastes que están amontonados porque mis brujas no se dan a basto, le pago la comida con mucho gusto” ¿Qué creen que me dijo?  “vaya usted a buscar a su abuela porque yo no me rebajo a eso”.

Otra de limosneros: María Callas se quedaría chiquita en una ópera de tragedia. También en el mercado de Coyoacán, existe una mujer que ayudada de muletas va de puesto en puesto cantando de manera tal que la primera vez que la vi y escuché me revolqué en el piso a llorar y a darme golpes contra el mismo. Saqué 800 mil pesos de mi monedero, se los di y de inmediato me lancé a la iglesia de San Juan Bautista y no saben lo que le dije a Dios por injusto. Dos días después ¡que me la encuentro! Iba feliz corre que corre por el Jardín Centenario, brincando como cuando de niños jugábamos “avión”. Le dije entonces: “¡Señora qué gusto! Espero ya haya ido a la Basílica a dar gracias por el milagro ¡Mire ya camina!” Resultado: me mentó la madre.

Y el pobre de Don Porfirio, hasta allá en Francia remuriéndose de frío cuando le cae la nieve de Paris sobre su tumba.

www.antoniopatriciopeñalosa.com

Twitter: @ap_penalosa

 

 

 

 

 

 

 

 

La etapa Porfirista o el Porfiriato

01/11/2012

Don Porfirio de soldado a presidente

Con dicho término se bautizó el periodo en que el General Díaz gobernó a nuestro país. Don Vicente Guerrero tenía un nieto que se llamó Don Vicente Riva Palacio, coautor y director de la espléndida obra “México a través de los siglos”. Riva Palacio fue militar y escritor. Logró hacerse de los archivos de la Santa Inquisición. Mi tío Joaquín decía algo así como: “no sé de dónde se los fue a volar aquel”. Fue también gran militar. Cuenta Catón que cuando Manuel González lo hizo detener para mantenerlo encarcelado alrededor de un año, durante ese tiempo Don Vicente se dedicó a escribir el tomo correspondiente a la etapa virreinal. Hago alusión a esto que leí en la obra de Don Armando Fuentes Aguirre por tanto personaje de saber que resaltaba en nuestro país en el terreno intelectual y que necesariamente forzaba a Don Porfirio a elevarse a la altura de una sociedad muy exquisita, culta y demandante de mostrarse aristocrática.

Díaz aún Presidente en sus primeros años, molestaba con su rudo comportamiento propio del militarsote que no se detenía a escupir en una alfombra. De ahí entonces el seguir los consejos de sus allegados que le invitaban a ponerse a la altura de las circunstancias. Decidió entonces por lo pronto estudiar inglés y a la postre resultó que su maestra terminaría contrayendo nupcias con su alumno. Se llamaba Carmelita Romero Rubio, contaba con 17 años de edad y francamente me parece difícil verla casada con un garañón como lo era Don Porfirio que entonces sumaba 51 años de edad. Se sabe que ya en su segunda etapa como Presidente y gracias a Carmelita, Don Porfirio puso especial atención en su persona, de manera de que su imagen se fuera aterciopelando y empatando con las características propias de la aristocracia mexicana. Carmelita además de haber sido su maestra de inglés, imprimió en Don Porfirio gracias a su elevado nivel cultural y social, todas aquellas formas de comportamiento que lo hicieran lucir como un Presidente digno de cualquier ambiente elegante y sofisticado tanto a nivel nacional como internacional.

Díaz resultó buen alumno. Ya de por sí su porte natural representaba a un maniquí fácil de sublimar. El padre de Carmelita fue Don Manuel Romero Rubio, quien antes había sido hombre muy cercano a Lerdo de Tejada al punto de manejar la campaña política de aquel que pretendía reelegirse en la Presidencia. Finalmente se dieron diferencias entre los dos que los llevaron al rompimiento de lo que había sido una profunda amistad. Don Manuel era masón y aunque Carmelita profesaba con mucha fe la religión católica, su padre la atemperaba como buen liberal, de manera que aquella no cayera en fanatismos. Mientras Don Manuel González gobernaba Don Porfirio se pulía. Así el 6 de noviembre de 1881  éste último casó con Carmelita lo cual significó todo un acontecimiento social en el que ofició el Arzobispo de México  Don Antonio Pelagio de Labastida. En poco tiempo Don Porfirio empezaba a ser otro, bien vestido, refinado, de hablar pausado, en fin estaba listo para estar a la altura de las circunstancias como todo un “señor Presidente”.

Buena Pigmaleón resultó Carmelita. Antes de asumir la Presidencia el 1 de diciembre de 1884, Díaz viajó con su esposa y con su suegro a los Estados Unidos, un poco a manera de luna de miel. Creo que eso le valió a Romero Rubio ser tomado en cuenta para hacerse cargo una vez asumido el cargo Don Porfirio de la cartera de Gobernación. Díaz inició su nueva gestión con miras a tres importantes proyectos: reconstruir la economía nacional dando entrada a la inversión extranjera, consolidar su régimen de manera de eternizarse en el poder y por supuesto el relativo a otra consolidación: la paz. Estaba decidido a dar jaque al Rey promoviendo el avenimiento entre dos antaño enemigos a muerte: la Iglesia y el Estado. Suspendió de manera discreta las Leyes de Reforma. Bien fácil, la Iglesia volvía a hacer de las suyas y el gobierno así como que se hacía como mi hijo Patricio: “Pato”.

Además de Romero Rubio, figuraron en su gabinete,  en Relaciones Don Ignacio Mariscal, y como Ministro de la Guerra alguien que causó gran sorpresa: Don Manuel Dublán, quien en tiempos anteriores se había distinguido como aguerrido conservador y defensor del Emperador Maximiliano ¡Vaya Águila Real Don Porfirio en materia de sensibilidad política. En ese punto superó y por mucho a otra Águila también de gran realeza, a Napoleón Bonaparte!

Para el General Díaz ya no cabían conservadores y liberales. El espacio estaba únicamente para dar lugar a mexicanos, eso sí, con etiqueta porfirista. De otra forma ¡aguas!

www.antoniopatriciopeñalosa.com

Twitter: @ap_penalosa